miércoles, 19 de agosto de 2015

Slideshare, el valor de compartir…presentaciones de diapositivas


Internet es información, pero también puede ser “infoxicación”. Por ello, la Web 2.0 puede ser tu amigo o tu enemigo. Hay que buscar el ¿por qué? y el ¿para qué? de cada una de las redes sociales. Cada uno (también las instituciones) deberíamos responder a estas dos preguntas clave, de forma que si no se pueden contestar cabe reflexionar si vale la pena seguir adelante. 

Los recursos en la Web se pueden clasificar en cuatro grupos: 
- Comunicación: blogs, microblogging (Twitter) y redes sociales (Facebook, Google+, Linkedin, Instagram) 
- Difusión: RSS, Agregadores, PodCast y VideoCast. 
- Colaboración: Wikis (principalmente Wikipedia) y marcadores sociales. 
- Multimedia: vídeos (Youtube), fotografías (Picasa, Flickr), presentaciones (Slideshare). 

Hoy vamos a hablar de SLIDESHARE, un sitio web 2.0 de alojamiento de diapositivas que ofrece a los usuarios la posibilidad de subir y compartir en público o en privado presentaciones de diapositivas en PowerPoint (.ppt,.pps,.pptx,.ppsx,.pot y.potx), OpenOffice (.odp); presentaciones e infografías PDF (.pdf); documentos en Adobe PDF (.pdf), Microsoft Word (.doc,.docx y.rtf) y OpenOffice (.odt) y la mayoría de documentos de texto sin formato (.txt),e incluso algunos formatos de audio y vídeo. 

SlideShare fue lanzado a finales del 2006. El sitio web recibe alrededor de 60 millones de visitantes únicos al mes y más de 16 millones de usuarios registrados. En el año 2012 fue adquirida por Linkedin, de la que hablaremos otro día. Los principales competidores de este servicio son Scribd, Issuu y Docstoc. 

Tras 290 documentos compartidos en mi Slideshare y más de 600.000 descargas (principalmente de España y Estados Unidos)... llega un correo hace unos mees de este alojamiento 2.0 de diapositivas con este mensaje: "Javier, congrats - you are in the Top 5% of Most-Viewed on SlideShare". Y piensas: COMPARTIR vale la pena y se ha convertido en el verbo del siglo XXI.  Porque hace años, cuando uno realizaba una ponencia cuidaba mucho de que nadie más la viera y fuera a la “papelera” del ordenador, porque cuidábamos con celo la autoría y ahora no es así. Y gracias a ello, la ponencia que en un momento oyen 50, 100, 150 personas… pasa a ser superior a 10.000 por el simple hecho de compartirlo. 
Pero también piensas en la frase de El Principito: "A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: '¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?' Pero en cambio preguntan: '¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre? Solamente con estos detalles creen conocerle." 

Por eso creo que compartir es mucho más que una cifra... Y espero que predomine el valor de lo compartido, más allá del alter ego y del copyright.