miércoles, 23 de septiembre de 2015

Cómo escribir escritura científica bien escrita


Hace poco se ha publicado el libro "CÓMO ESCRIBIR ESCRITURA CIENTÍFICA BIEN ESCRITA" de Ángeles del Castillo Aguas, al que me une un lazo especial. Y no es otro que el honor que su autora me pidiera que lo prologara. 

Un libro de 93 páginas en una edición muy clara y amable de la Editorial Formación Alcalá y con seis capítulos esenciales: 
- Por qué y dónde publicar 
- Tipos de textos médicos 
- Dónde buscar la información 
- Consideraciones formales para la escritura 
- Bibliografía, normas de Vancouver y gestores bibliográficos 
- Envío a la revista y publicación 

Capítulos bien estrucuturados con recuadros de "Consejos" que ayudan a conservar las claves del mensaje. 

Un texto justo y necesario porque la comunicación es esencial a la naturaleza y práctica de la ciencia, también de la ciencia médica y casi una obligación de carácter ético. Y la comunicación científica escrita tiene unas normas y lenguaje, a diferencia del lenguaje literario (u otros), que debe cumplir unos requisitos mínimos de objetividad, rigor y claridad. 

Así termina el prólogo de este libro que ahora acabo de recordar: 
"Y para evitar la temida “infoxicación” no es necesario publicar más, sino publicar mejor. Y sobre ello versa este documento que hoy tengo la fortuna de prologar, gracias a la experiencia y amplios conocimientos de su autora, Angeles Del Castillo Aguas, consultora y editora de publicaciones biomédicas. Un documento que nos regala claves para publicar mejor textos médicos, en un paseo a través de seis capítulos de gran interés práctico. Seis capítulos redactados con la pulcritud y utilidad que permite ejecutar el conocer en profundidad cada uno de los temas por parte de su autora. 
Confiemos que no se cumpla la frase de Umberto Eco, “El mundo está lleno de libros preciosos, que nadie lee”. Porque este es un libro precioso que merece ser leído por muchos profesionales relacionados con el mundo de la sanidad y de la comunicación" 

Un libro aconsejable, porque atesora la esencia de cómo escribir escritura científica bien escrita.