miércoles, 23 de marzo de 2016

Unidad Pedagógica Hospitalaria: humanizar la enseñanza y la asistencia


En el concepto de Pedagogía Hospitalaria conviene tener presente cuatro ideas clave: que la humanización actúa como epicentro de la atención sanitaria, especialmente desde el siglo XXI, que la Pedagogía Hospitalaria cabe considerarla como una sección más del Servicio de Pediatría, que la Pedagogía Hospitalaria está más allá de la Medicina y más allá de la Educación Especial y que la Pedagogía Hospitalaria es mucho más que un aula hospitalaria, pues su labor se extiende más allá de sus paredes. 

En este artículo comentamos algunos aspectos generales de las Unidades Pedagógicas Hospitalarias de la Comunidad Valenciana y centramos nuestra atención sobre la labor efectuada por la Unidad Pedagógica Hospitalaria del Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario de Alicante. Con nuestra experiencia fundamentamos una conclusión: que toda Unidad Pedagógica Hospitalaria debe convertirse en instrumento docente y también terapéutico, totalmente integrado en el Servicio de Pediatría, y que su labor es una buena oportunidad para iniciar el camino de “hospital líquido”, entendiendo como tal aquél que sale de sus paredes y convive con la sociedad.

Tres frases enmarcan esta conclusión y este trabajo conjunto en la UPH:
“Mucha magia y suerte tienen los niños que consiguen ser niños” (Eduardo Galeano) 
“No me sigan a mí, sigan al niño” (María Montessori) 
“Si buscas resultados diferentes, no hagas siempre lo mismo” (Albert Einstein) 

“Una de las peores cosas que se puede hacer con un niño es no atenderlo”, nos recuerda Javier Urra. Por ello, de la reflexión anterior surgen algunos puntos clave: 
- La enfermedad provoca una ruptura de la biografía del niño y su familia. 
- La enfermedad de un hijo tiene un gran impacto físico, psíquico y social. 
- Muchos pacientes pediátricos están escolarizados. 
- El aula hospitalaria interviene también como elemento terapéutico. 
- El aula hospitalaria es el punto de encuentro de los aspectos sanitarios y docentes del niño y adolescente enfermo, con la familia como entorno y el pequeño paciente/alumno como centro de nuestra atención. 

Especialista en la materia han ido exponiendo alguno de los principales objetivos de la Pedagogía Hospitalaria y que incluiría, entre otros: 
- Proporcionar apoyo emocional al niño, paliar su déficit de tipo afectivo y atender a su desarrollo global. 
- Tratar de reducir sus deficiencias escolares y culturales que, con ocasión del internamiento, suelen producirse en el niño hospitalizado. 
- Disminuir su ansiedad y demás efectos negativos desencadenados como consecuencia de la hospitalización: carencia afectiva por separación familiar, adaptación a la hospitalización, tristeza, dolor y otros sentimientos asociados a la enfermedad, etc. 
- Mejorar la calidad de vida del niño dentro de la propia situación de enfermedad. 

Porque las peculiaridades de la educación en el entorno sanitario son debidas, al menos, a tres aspectos: 
- A la diversidad demográfica de los alumnos: distintas edades, distintas zonas geográficas, distintos ambientes socioculturales, etc. 
- A la diversidad de enfermedades subyacentes en cada alumno, lo que se traduce en necesidades educativas diferenciales. 
- A los diferentes periodos de hospitalización y sus necesidades. Según el tiempo de hospitalización, se distinguen tres grupos de alumnados: de larga hospitalización (más de 30 días), media hospitalización (entre 15 y 30 días) y corta hospitalización (menos de 15 días). 

La Unidad Pedagógica Hospitalaria (también conocida como Aula Hospitalaria) del Hospital General Universitario de Alicante (HGUA) es un centro educativo que depende de la Consellería de Educació, Cultura i Esport y cuenta con dos maestras especialistas en Pedagogía Terapéutica. El aula de la UPH está disponible también por las tardes para que, previo conocimiento de la Dirección-Gerencia, UPH y Jefe de Servicio de Pediatría, pueda ser utilizado por cualquier asociación (ASPANION, Cruz Roja, etc.) que quiera colaborar con actividades lúdicas con los niños hospitalizados. Consideramos un valor añadido el utilizar las tardes como un momento ideal para este tipo de actividades, dado que no interfieren con la habitual actividad asistencial de horario de mañana. 

Los retos nuestro Servicio de Pediatría es el de dirigirnos al concepto de “hospital líquido” junto a una "UPH líquida”. Y es por ello que en este tiempo se han trabajado estos puntos: 
- Dar a conocer la UPH (y ser conocidos) en el Servicio de Pediatría y en el HGUA, porque desde el conocimiento del trabajo del “otro” se entiende el respeto y la colaboración. El aula puede ser instrumento rehabilitador y terapéutico clave. 
- Abrir el espacio del aula hospitalaria a la participación de los trabajadores del ámbito hospitalario y que puedan aportar, a través de sus aficiones, actividades enriquecedoras para los niños (pintura, música, etc.). 
- Fomentar la utilización del tiempo libre en el hospital, programando actividades tanto de ocio como de carácter formativo, en coordinación con otros profesionales, entidades o asociaciones sin ánimo de lucro que intervienen en el entorno de la UPH y que es compartido por ellas. 
- Mostrar y concienciar a la sociedad el trabajo que, en colaboración con el Servicio de Pediatría del HGUA, se puede realizar y los beneficios que ello reporta a estos niños y adolescentes. 
- Participar en el objetivo de crear un entorno abierto a la comunidad con la sociedad, principalmente a través de dos proyectos: 
1) El proyecto “El MARQ viene al Aula hospitalaria”, en colaboración con el Museo Arqueológico de Alicante y con varias acciones entre ellas "Un hospital de cuento" con la mascota Chispita. 
2) El proyecto ”La cultura y el deporte se ponen la bata y el fonendo en la UPH”, con participación y colaboración de personalidades del mundo de la cultura y del deporte.

Esta breve descripción de las actividades de la UPH del HGUA sirven para remarcar la vitalidad de la misma, con el motor de la ilusión y de convertirse en instrumento terapéutico y docente, totalmente integrado en el Servicio de Pediatría. Porque pensamos que la UPH es una buena punta de lanza y una oportunidad para iniciar el camino de “hospital líquido”, entendiendo como tal aquél que sale de sus paredes y convive con la sociedad. Porque la UPH es un paradigma para humanizar la enseñanza y la asistencia sanitaria.

Nuestro agradecimiento a todo el equipo de profesionales sanitarios del Servicio de Pediatría, a los directivos del HGUA que han apoyado todos y cada uno de los proyectos. Y, especialmente, a cada una de las personas que, desinteresadamente, ha contribuido con su presencia en la Unidad Pedagógica Hospitalaria a hacer del Servicio de Pediatría un lugar un poco mejor y más humano cada día. Porque este es nuestro camino a #HospitalOptimista