miércoles, 11 de mayo de 2016

Uso, abuso y mal uso del Smartphone: conocer los límites


El teléfono inteligente (ya más conocido como smartphone) está cambiando los hábitos humanos desde su aparición hace menos de 10 años. Casi nada se puede entender ya sin internet y, especialmente, sin la convivencia de las diferentes redes sociales en el smartphone. Tiene grandes ventajas y oportunidades, pero también inconvenientes y amenazas alrededor de los hábitos sociales comportamientos. No sin razón se suele decir que "el smartphone nos acerca de los que están lejos y nos separa de los que están cerca", como un buen disruptor de pareja. 

Algunas cifras que se manejan: 
- El 70% de los habitantes de Europa Occidental tienen un smartphone. 
- En el año 2015 se vendieron más de 1.400 millones de smartphone. 
- El porcentaje de ventas mayor de smartphone actualmente se encuentra en India y China. 
- En un estudio de la Universidad de Standford, hasta un 75% de los estudiantes se dormían por la noche usando el móvil. 
- Más del 70% de niños menores de edad tienen móvil en España. 
- Casi el 90% de los españoles usan WhatsApp, Line, Snapchat, Telegram... varias veces al día o continuamente. 

Puntos para el debate: 
- Sobre la memoria: se debate si almacenar datos en el dispositivo y la conexión efímera atrofian la capacidad cerebral. 
- Sobre la ansiedad: se ve favorecida por la hiperconectividad, cuando no por los problemas de batería, cobertura o saldo. 
- Sobre la seguridad: porque los límites de la ciberseguridad y la privacidad chocan continuamente.
- Sobre la distracción: la más usual crítica al móvil, principalmente cuando se conduce (pero que también afecta ya a los peatones y a las aulas)

La adicción a internet y al teléfono móvil es, para algunos, la enfermedad del siglo XXI. Las TIC y la Red nos rodea y nos envuelve, con algunos fenómenos bien conocidos en toda la población. Pero es en los adolescentes donde más impacto tiene y esos límites entre el uso, abuso y mal uso son más difíciles. Por ejemplo: 
 - La "nomofobia" (procedente del acrónimo no-mobile-phone phobia), que es el miedo (o fobia) a no estar en contacto por el móvil, un miedo irracional a salir de casa sin el teléfono móvil. Con el FOMO ("fear of missing out"), el miedo a perderse algo si no se está conectado que causa ansiedad. 
- Los "early adopters", que son las personas que son los primeros en adoptar un nuevo dispositivo, una nueva web o cualquier tipo de tecno-moda. 
- El "postureo" social, donde es casi tan importante (o más) anunciarlo que hacerlo y exhibir el ego on line. 
- La epidemia de hiperconectividad y sobresocialización, con ejemplos tan sorprendentes como que ya es posible estar conectados a miles de pies de altura (las empresas United Airlines y Jet Blue han instalados wifi gratis en sus vuelos) o que ha nacido el llamado automóvil conectado. 

Realizar un buen uso del smartphone y no un abuso o mal uso, tener nuestro "por qué" y "para qué" en las redes sociales... y saber escapar de ella con el aroma de un café y de amigos, pueden ser buenos principios para convivir con las TIC. Un Internet que nos haga mejores y que no dañe nuestro cerebro.