miércoles, 8 de febrero de 2017

La ADOLESCENCIA en el séptimo arte: desde la reivindicación del género cinematográfico a la oportunidad


El 10º Simposio de Pediatría celebrado en Málaga este fin de semana ha brillado con luz propia durante dos días alrededor de dos temas principales: vacunas y patología respiratoria. Ponentes nacionales e internacionales de primer nivel y casi 250 asistentes, terminando las jornadas científicas casi a las 22 hs. Si eso no es amor a la ciencia... 

En este contexto el honor es doble al poder clausurar un acto así con la ponencia "La ADOLESCENCIA en el séptimo arte: desde la reivindicación del género cinematográfico a la oportunidad". Y tres genios del arte, uno autóctono de la ciudad y otros dos de la meca del cine, han sido quienes nos han dado la pista para ello:

“El escritor necesita una pluma, el pintor un pincel, el cineasta todo un ejército” Oscar Welles 
“La adolescencia es como un segundo parto. En el primero nace un niño y en el segundo, un hombre o una mujer. Y siempre es doloroso” François Truffaut 
“En aprender a pintar como los pintores del Renacimiento tardé unos años; pintar como los niños me llevó toda la vida” Pablo Ruiz Picasso. 

La adolescencia es un periodo en el desarrollo biológico, psicológico, sexual y social inmediatamente posterior a la niñez y que comienza con la pubertad. Es un periodo vital entre la pubertad y la edad adulta, su rango de duración varía según las diferentes fuentes y opiniones médicas, científicas y psicológicas, generalmente se enmarca su inicio entre los 10 y 12 año, y su finalización a los 19 o 24 (Wikipedia). Por ello, la adolescencia es un filón para el séptimo arte y un lugar donde poder compartir emociones y reflexiones, ciencia y conciencia en la que apoyarnos como padres, profesores o pediatras en el mejor entendimiento y manejo de esta no fácil etapa de la vida. 

Son tantas las películas que versan sobre adolescencia y adolescentes, que reivindicamos su consagración como nuevo género cinematográfico (no hablamos de cine "para" adolescente - el teen cinema -, sino de cine "con" adolescentes), casi a la altura del western, del cine policíaco o del cine de ciencia ficción. Cientos y cientos de adolescentes, de vivencias en todos los países, de emociones y de conciencias en todos los idiomas y en esta etapa de la vida que es “tierra de nadie”. Y por ello el cine es una oportunidad en esta etapa de la vida. 

Os animamos a prescribir películas a vuestros hijos adolescentes, a vuestros alumnos adolescentes, a vuestros pacientes adolescentes. Y también para prescribirlas a nosotros mismos, porque un adolescente no es un niño, pero tampoco un adulto pequeño. Es mucho más y más complejo. La observación narrativa de algunas películas argumentales nos permitirán a través de la prefiguración, configuración y refiguración acercarnos a esta etapa, acercarnos a ellos y comprender algunos aspectos de "ese segundo parto" del que nos hablaba Truffaut. 

En la presentación anexa algunas pistas.