martes, 16 de febrero de 2010

"Si algo funciona, no lo toques" ¿O sí? Pediatría y troncalidad

Llevamos ya varias semanas con este tema. Dentro de la reestructuración (¿hacía falta?) del sistema MIR, hasta hace unos días la Pediatría corría peligro de extinción: dos años de medicina "de adultos" seguidos de dos años de "barniz pediátrico". Una especialidad de 4 años reducida a una broma de mal gusto.

Parecía que la cosa se arreglaba, pero a medias: resulta que en vez de "2 + 2" va a ser "1 + 3". Lo que para una especialidad como la Pediatría sigue siendo una broma de mal gusto. Estamos hablando de una especialidad para la que cuatro años se hacen cortos y que, por su especial complejidad y subespecialización, probablemente deberían ser cinco los años necesarios de formnación (opinión personal mía). La lucha por el reconocimiento oficial de las subespecialidades pediátricas data de cuando yo era residente, y de eso ya han llovido mares. El problema no es ya el reconociumiento de estas subespecialidades (entre ellas, la de pediatría de atención primaria, constantemente amenazada). El problema es ya la propia existencia de la Pediatría como tal.

Pero el Ministerio, o el Grupo de Troncalidad, van por otro sitio. No se sabe muy bien por donde, pero van por otro sitio. Después de reconocer en su documento las bondades del sistema MIR, optan por una reforma profunda. Dicen en su documento que "El sistema de residencia que comenzó a implantarse en el año 1978, ha dado a lo largo de sus mas de 30 años de vigencia suficientes pruebas de eficacia en cuanto a la calidad de los especialistas formados, o que ha permitido elevar de forma homogénea en todo el territorio del Estado la calidad asistencial, por ende la seguridad de los pacientes, situando a nuestro Sistema Nacional de Salud como uno de los que ha alcanzado mayores cotas de calidad en el ámbito de los países mas desarrollados".

Y, como funciona, vamos a cambiarlo. Como si no hubiera problemas sanitarios reales en este país a los que hincarle el diente.

En fin, mañana día 17 de febrero se dirime en el seno del Consejo Interterritorial de Salud el futuro de nuestra especialidad. Desde este blog poco podemos hacer salvo manifestar nuestra disconformidad más rotunda con la fórmula "1 + 3", "2 + 2" o cualquier otra que en esa línea parta de quien corresponda y mande.

La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha emitido hoy día 16 una nota de prensa sobre el "1 + 3". Compartimos la preocupación de la AEP, que es la de todos los pediatras. Podeis leer la nota aquí:

3 comentarios:

doctorin dijo...

Esperemos que la cordura se imponga al final. En mi opinión lo mejor sería una fórmula 3+2, con un tronco propio de 3 años de formación en Pediatría y 2 años más para el desarrollo de subespecialidades, incluyendo la Pediatría de AP y la "Pediatría General Hospitalaria". Sería la manera de empezar a desarrollar las distintas subespecialidades pediátricas de manera oficial.

Citopensis dijo...

Miedito da si al final consiguen hacer ese cambio.

Yo termino este año mi residencia de pediatría; no me considero un hacha ni mucho menos pero la sensación de "camino por andar" que siento al terminarla no me la quita nadie. Estoy de acuerdo con su postura en cuanto a la duración, debería suponer al menos 5 años.

Supongo que el año que viene me buscaré la "vida" de tal manera que pueda seguir adquiriendo los conocimientos, la práctica, que aún necesito para poder afimar que sé lo mínimo como para ser llevar a cabo de forma óptima mi trabajo.

Un saludo, y enhorabuena por el blog.

Iniciativas como ésta merecen la pena.

Cristóbal Buñuel Álvarez dijo...

Hoy se reúne el Consejo Interterritorial. A ver qué es lo que hacen finalmente...