miércoles, 2 de junio de 2010

Marco ético de la Asociación Española de Pediatría (AEP): una noticia esperada con satisfacción


El movimiento de renovación y mejora de la calidad asistencial y de las sociedades científicas a través de la Bioética es una realidad en Medicina, especialmente en la última década. De ello dan fe los diversos foros en los que se desenvuelve la formación de los profesionales: másters, cursos, congresos, ponencias, publicaciones, etc.
Algunas publicaciones resultan de marcado interés para la formación continuada en este campo. En los años 2001 y 2002 se publicó una serie en Medicina Clínica bajo el título de Bioética para Clínicos fomentada por autores adscritos al Proyecto de Bioética para Clínicos del Instituto de Bioética de la Fundación de Ciencias de la Salud y cuyos contenidos se expusieron en una editorial de presentación
y en los sucesivos temas tratados: la deliberación moral; el consentimiento informado; la capacidad de los pacientes para tomar decisiones; la toma de decisiones con el paciente menor; el deber de no abandonar al paciente; las relaciones entre profesionales sanitarios; la limitación del esfuerzo terapéutico; la gestión de bajas laborales; la confidencialidad en la práctica clínica; el uso racional de recursos, las actividades preventivas en atención primaria; (problemas específicos del inicio y del final de la vida; decisiones de sustitución; planificación anticipada de las decisiones sanitarias, asesoramiento genético, etc.
Desde hace un año una nueva serie se viene publicando en Medicina Clínica, bajo el epígrafe de Investigación clínica y bioética, de indudable interés, y cuyo último artículo acaba de ser publicado.

En este contexto, recibimos con satisfacción la propuesta de Marco Ético elaborado por el Comité de Bioética de la AEP y que se presentará en la próxima Asamblea Ordinaria del Congreso de la AEP, acontecimiento científico que se celebrará los días 3-5 de junio en Maspalomas (Gran Canarias). Creo que el texto merece una detenida lectura, y en donde se destaca que la AEP “es consciente de la necesidad de tener un marco ético que contemple aspectos como la humanización en Pediatría, la transparencia, la relación médico-paciente, la relación con la industria farmacéutica, la investigación, la docencia y la profesionalidad…. Un marco ético que trascienda la visión moralista y concite la medicina basada en pruebas científicas, con una práctica clínica basada en valores”.

Es una noticia que esperábamos con interés y recibimos con satisfacción desde el Grupo de Trabajo de Pediatría Basada en la Evidencia (GT-PBE) y, sin duda, será una satisfacción compartida con el conjunto de pediatras de la AEP.