Cine y Pediatría 8

lunes, 28 de mayo de 2012

La falta de ética de Vitaldent: no todo vale


Vitaldent es una franquicia española (con sede en Las Rozas, Madrid) especializada en servicios odontológicos integrales. Esta empresa lanzó una campaña publicitaria en enero de 2012, llamada "Haz las paces con el dentista", consistente en varios anuncios televisivos. Tres "perlas" que no pueden pasar desapercibidas para los que estimamos la profesión médica. 

Abajo os dejo los vídeos: 
-El primero se refiere a odontología integral. Para ello nos presentan a un odontólogo anciano y en una consulta anacrónica y sórdida.
-El segundo se refiere a la especialidad de ortodoncia. Se nos muestra a un odontólogo argentino frente a un niño y su madre.
-El tercero se refiere a la especialidad de implantología. Y aquí vemos a un odontólogo parlanchín, también de origen latinoamericano.

En los tres ejemplos se ridiculiza a todo odontólogo que no salga de Vitaldent, a donde acuden los pacientes bajo la música "Up we where belong" de Joe Cocker (y que nos recuerda a la película Oficial y Caballero) y en donde nos esperan bellos dentistas "Richard Gere style".

Pues sí, señores de Vitaldent, una cosa es una cosa y seis media docena. Ustedes han conseguido cabrear en una misma campaña a tirios y a troyanos. De una tacada, y con el único propósito comercial del negocio (puro y duro), han desacreditado a la profesión de odontólogos, a las personas ancianas y a los compañeros latinoamericanos (especial repercusión ha tenido esta campaña entre nuestro amigos de Argentina).

Bien, ya la Asociación de Consumidores FACUA y el Consejo General de Colegios de Dentistas han afirmado que la campaña es xenófoba y discriminatoria. Y de forma individual, también algún Colegio de Odontólogos a título individual, como el de Valencia, van a llevar a cabo todas las medidas legales posibles.

Miren, señores negociantes de Vitaldent, su mercado de la odontología ya tiene suficientemente mala fama entre usuarios externos (pacientes cuyos resultados no son los prometidos, por sus falsas expectativas) e internos (profesionales de odontología contratados por sueldos mileuristas), pero esta campaña que han lanzado sólo espero que sea bien entendida y les ponga en el lugar que se merecen. Que no es otro que el del desprecio por la falta de estética y, sobre todo, por la falta de ética: no tienen ni gusto ni educación.

Arriba incluyo la fotografía de la promoción que en un mes terminará su Grado de Odontología en la Facultad de Valencia. Como pueden ver, son jóvenes estudiantes de distintas nacionalidades, estudiantes también de otros países de Europa, África y Ásia (que lo digo por si quieren hacer algún anuncio con aquellos estudiantes que llevan pañuelo; ya puestos, a lo mejor les va bien para redondear su mal gusto). Estos estudiantes serán los futuros odontólogos, tras 5 años de preparación académica  (y, en algunos casos, con un máster por delante) que se habrán formado en los fundamentos asistenciales, docentes e investigadores de la odontología, pero también en los principios éticos de la profesión médica (eso que ustedes han sobrepasado, y mucho, con su campaña). Y espero que estos jóvenes nunca acaben en sus garras.

Soy pediatra con más de 25 años de profesión. Nunca había remitido a un paciente mio a Vitaldent. Y con esta campaña sólo han hecho que reafirmar mi posición. Y espero que estas palabras (y sentimiento) mio sea refrendado por muchos pediatras (y médicos de familia y otras especialidades). Y les salga la campaña por la culata...

No todo vale por conseguir el negocio: porque hoy la campaña es "Haz las paces con el dentista", pero mañana puede ser "Haz las paces con el pediatra" o con cualquier profesión médica. Y, ya saben, más vale una vez rojo que ciento colorado. ¡ Con la ética no se juega !

 

2 comentarios:

@nuriadelamo1 dijo...

Este tipo de empresas están proliferando mucho Unidental, etc. promovidas también por los seguros dentales tipo Adeslas que te prometen unos precios mucho más económicos. Mi experiencia, y la de mi hijo: solo fuimos a una visita diagnóstica hace años, presupuesto para los dos: más de 8000 euros. Al final hice caso a una compañera enfermera y fuí a su odontóloga (formada en la complutense, y con un equipo también español y vamos, normalito comparado con estos de los anuncios), el presupuesto de los dos fue de 2500 euros y una cara de susto que se llevó cuando vió el papel donde nos ponían el "tratamiento" a realizarnos que ni os cuento, esta clínica no trabaja con ninguna mutua ni con seguros concertados y nos han dejado estupendos, por supuesto, seguimos acudiendo allí desde entonces. No hay que fiarse, ni todo es tan caro ni tan bonito, ni tan barato y tan feo, al menos esa es mi experiencia.

Airun dijo...

Yo trabajo en una clinica dental desde hace 10 años. Nos vienen con presupuestos de este tipo de cadenas, y les presupuestan tratamientos que no necesitan para inflar la cuenta final, con materiales de poca calidad, con lo cual ahorran en costes, y luego vienen donde nosotras a que les arreglemos las cagadas que les hacen, porque no son pocas, ni leves...Yo con la salud no me la juego...Al final lo barato sale muy muy muy caro