viernes, 15 de junio de 2012

TAC y cáncer: cuidado con las radiaciones innecesarias...


Los niños son especialmente sensibles a las radiaciones ionizantes. Sus organismos están e crecimiento y, debido a su corta edad, disponen de muchos años por delante para desarrollar tumores, más aún cuando son expuestos a edades precoces a la radiación procedente de las pruebas radiológicas.

Hemos posido leer en la prensa generalista la siguiente alarmante noticia: "El TAC triplica el riesgo de cáncer en niños". La noticia se basa en un reciente estudio de cohortes históricas publicado en Lancet. Las neoplasias más frecuentemente asociadas a esta exposición al TAC serían los tumores cerebrales y las leucemias.

Sin duda, el titular de la prensa asusta y, aunque el riesgo basal de estas neoplasias en niños es bajo, la multiplicación por 3 de ese riesgo debe ser tenido en cuenta.

No debe abusarse de esta prueba complementaria y sus indicaciones deben estar siempre bien definidas. ¿Se abusa del TAC? La muy extendida medicina defensiva, basada en el erróneo principio de "hacer muchas cosas  - pruebas complementarias, análisis, tratamientos... - para cubrirse las espaldas" de cara a una posible denuncia es, quizá, la mayor responsable del abuso del TAC y de otras pruebas complementarias.Y de tantos tratamientos no necesarios.

Reordamos aquí entradas previas de este blog que abordaban una temática similar. No hace falta irse hasta el TAC: se ha asociado recientemente a la ortopantomografía dental con una mayor incidencia de meningioma (¿Cuantos niños se hacen esta prueba? Muchísimos. ¿Siempre justificada?).

Se hace necesaria una racionalización del uso de todas las pruebas radiológicas en la infancia y adolescencia. E incluso la creación de un "carnet radiológico" donde queden anotadas las radiografías que un niño recibe a lo largo de su vida.

¿Cuánto radia un TAC en comparación con una radiografía de tórax (RxT)? Os adjuntamos de nuevo esta tabla de equivalencias, que habla por sí sola: un TAC de cabeza equivale a 115 RxT, un TAC de tórax equivale a 400 RxT y uno de abdomen a 500 RxT. Poco más que añadir.

2 comentarios:

Alesmismo dijo...

A veces me pregunto de donde salió el nombre de "medicina defensiva". Es más, me pregunto, por qué los pacientes no entienden que cuando "atacan" a cualquiera, lo normal es que el "oponente" se defienda.
Quizá la mutua confianza entre pacientes y médicos podría disminuir el número de tumores malignos. Echo de menos estas dudas en la entrada. Entiendo que la entrada pueda estar enfocada a los profesionales sanitarios, pero los términos en los que está redactada, la hacen asequible a los usuarios y también habría que decirles a ellos: "Confíe en su médico. No lo presione. No lo ataque, o acabará por defenderse". Eso no quita que le pregunte, se informe y tome la decisión que considere más beneficiosa.

José Cristóbal Buñuel Álvarez dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Rafael. Tu comentario complementa lo escrito y aporta lo que quizá le falta.


Un saludo.