jueves, 27 de junio de 2013

Neo-Dividencias. NIDCAP, una polémica necesaria


En los años 70 Als desarrolló la teoría sinactiva que es la base del NIDCAP (Newborn Individualized Developmental Care and Assessment Program). En las unidades en las que se aplican los cuidados NIDCAP se realizan observaciones de los niños prematuros antes, durante y después de las manipulaciones. En cada observación se recoge información de múltiples ítems en relación con el comportamiento del niño y se proporcionan recomendaciones individualizadas a los cuidadores de los niños para que los cuidados se adapten lo mejor posible a las necesidades y capacidades de cada niño. Por otro lado se intenta que la familia sea la principal protagonista de los cuidados que se proporcionan al niño. 
Desde una perspectiva práctica se podría decir que el NIDCAP es una forma de Cuidados centrados en el desarrollo que tiene ciertas características, algunas de las cuales se pueden considerar como ventajas y otras quizás como desventajas. 

La revisión sistemática (RS) publicada recientemente en Pediatrics concluye que no hay evidencia de que el NIDCAP disminuya la morbilidad de los niños prematuros durante su ingreso ni de que mejore el desarrollo neurológico a largo plazo. Y con ella se ha abierto la caja de Pandora. Y por ello Evidencias en Pediatría ha decidido analizar esta RS por medio de una artículo valorado críticamente y, a su vez, solicitar una editorial ha compañeros con alta experiencia en NIDCAP en España. 

Aconsejamos encarecidamente la lectura de ambos documentos, pues se plantea una polémica enriquecedora, donde nada es blanco ni negro, ni lo que parece. 

 - En la editorial, bajo el título de "NIDCAP, práctica clínica y metanálisis" se plantea que "quizás los metanálisis, las revisiones sistemáticas, los ensayos clínicos no puedan ser el instrumento de medida de todo, quizás haya otra dimensión de nuestro trabajo que debamos evaluar de otra forma, simplemente en satisfacción de quien recibe el cuidado"

- En el artículo valorado críticamente, bajo el título de "Reflexiones sobre el NIDCAP: de la evaluación cuantitativa a la cualitativa y económica", se concluye que "aunque el NIDCAP no demuestra mejorías clínicas significativas importantes, consistentes y mantenidas en el prematuro, está fuera de duda su valor cualitativo en la humanización y cuidados centrados en el desarrollo y la familia. Esta RS no valora todo lo que implica el NIDCAP, pero sí suscita nuevas preguntas: ¿debemos implantar el NIDCAP como una forma estándar de cuidado del prematuro o bastaría implantar las otras medidas de cuidados centrados en el desarrollo? Y, ¿se justifica el coste actual de adquisición de formación en el NIDCAP?"

Una Neo-dividencia muy actual. Una más en Neonatología. Y en este debate hemos aprendido algo claro: que la síntesis cuantitativa (RS con o sin metanálisis) es importante, pero no lo es todo; y que se debe plantear también síntesis cualitativa de las intervenciones sanitarias y, sin duda, no olvidarnos de evaluar económicamente todo lo que hagamos. 
Porque en el triángulo actual de toma de decisiones siempre debemos tener en cuenta el triángulo beneficios-riesgos-costes en el cuadrilátero bióetico (no maleficiencia-autonomía-beneficiencia-justicia).