lunes, 20 de octubre de 2014

Comunicación científica (XV). Conocimientos básicos para leer (y escribir) un artículo científico (2): Título, Resumen e Introducción


En nuestra entrada previa iniciamos una serie de capítulos sobre sobre “Conocimientos básicos para leer (y escribir) un artículo científico”. Y comenzamos a hablar de la lectura (y escritura) crítica de documentos científicos. Hoy comenzamos el análisis pormenorizado.

Aunque los apartados fundamentales de un artículo original se engloban bajo el acrónimo IMRD (Introducción, Material y Método, Resultados y Discusión), también se consideran otros apartados como Título, Resumen, Bibliografía, Agradecimientos, Financiación, Conflictos de intereses o Anexos. Y es así como cada apartado de un artículo científico (apartados principales o secundarios) deben diseccionarse en profundidad para conocer sus fortalezas y oportunidades, pero también su debilidades y amenazas a la hora de leer (y escribir). En este documento abordaremos las tres secciones iniciales de un artículo: Título, Resumen e Introducción. 

El Título es lo primero que se lee de un artículo, de ahí su importancia. Hay que buscar buenos títulos y por ello debemos conocer las características que se aconsejan y errores que debemos evitar. En el título (como en todo el texto) hemos de cuidar dos cuestiones básicas: la longitud de las frases y la longitud de las palabras, lo que se conoce como Índice de niebla. 

El Resumen es una parte fundamental del artículo, su tarjeta de presentación. Suele ser (junto con el título) lo que despierta el interés inicial para leer el texto completo. Su finalidad es identificar el contenido del documento de forma rápida y exacta, con pocas palabras (150-250) y con un estilo preciso y conciso. Debemos cuidar bien las palabras clave y su traducción al inglés. 

La Introducción es la presentación del trabajo y viene a ser como su texto de promoción. Debemos conocer bien la secuencia aconsejada, el buen uso de la bibliografía y la correcta exposición de los objetivos, pero también debemos evitar los errores más frecuentes que se comenten en este apartado. 

Toda la información en el archivo adjunto y en el enlace propio de Acta Pediátrica Española.