martes, 6 de enero de 2015

No radiarás a tus pacientes en vano (II)



La realización de pruebas radiológicas innecesarias a nuestros niños ha sido motivo de diversas entradas de este blog ("No radiarás a tus pacientes en vano", "Radiografía de cráneo y traumatismo craneal: ¿Es necesaria?"). Es un tema siempre presente. En el contexto de la medicina hiperdemandante que padecemos, uno de los efectos secundarios de la misma es la petición excesiva de pruebas radiológicas (y de todo tipo).

La cuestión se ha puesto sobre el tapete de nuevo y ha saltado a la prensa generalista. Así, podemos leer ayer mismo que existe "un exceso de pruebas radiológicas en niños". En el texto de la noticia se hace referencia a un reciente estudio realizado en Estados Unidos. Dicho estudio, que analizaba 719 radiografías de tórax realizadas en niños y adolescentes, concluyó que en el 88% de los casos la prueba no alteró el tratamiento prescrito por el médico. Se trataba, por lo tanto, de radiografías innecesarias.

Sirva esto para recordar que la radiografía de tórax, dentro de las pruebas radiológicas existentes, es de la que menos radia. Dentro de la necesaria concienciación de padres y médicos, cabe tener muy presente esta tabla que no es la primara vez que aparece en este blog. ¿Cuánto radia una radiografía de tórax? Pues casi, çasi es la que menos radia. Le ganan por goleada otras como la de cráneo, abdomen... y no digamos ya pruebas radiológicas más complejas como gammagrafías o un escáner. 

Antes de "disparar" una radiografía... tengamos esta tabla siempre presente. Y valoremos si realmente el niño va a beneficiarse del resultado de la prueba realizada.



2 comentarios:

Santiago dijo...

Que el 88% no alterasen el tratamiento no implica que fueran innecesarias. Cuando me pongo el cinturon de seguridad en el coche, un 99% de las veces no tengo ningun accidente, pero no podemos por eso deducir que era innecesario.

Por otro lado, la radiacion natural "de base" oscila entre 1,5 y 7,5 mSv por anyo segun el sitio donde vivas. Una radiografia de torax es el equivalente a 1-3 dias de radiacion natural (es decir, si vives en uno de los sitios con menos radiacion, con una radiografia cada 3 dias, tu radiacion total sera similar a la de los que viven en los sitios con mas radiacion).

Aparte, hay zonas del mundo donde la radiacion de base es mas alta que en el resto del mundo. Las tasas de cancer en esas zonas no son mayores (http://cricket.biol.sc.edu/papers/natural/Hendry%20et%20al%202009.pdf ). La hipotesis que se solia usar de que no existe un minimo de riesgo para la radiacion, que toda tiene una cierta probabilidad de ser "mala" ya ha sido desechada por el comite de las naciones unidad sobre seguridad nuclear (el UNSCEAR).

Es decir, que seguramente existe un celo excesivo en lo que se refiere a limitar la radiacion. Siempre es bueno preguntarse si algo es necesario (tanto para pruebas que radien como para pruebas de laboratorio), pero la radiacion asociada con la mayoria de radiografias simples es despreciable.

José Cristóbal Buñuel Álvarez dijo...

Gracias por tu comentario.

Es cierto que la radiografía de tórax es probablemente ´- junto a la de extremidades, en casos de traumatismo - de las que menos radian. Pero no por eso son inocuas. Y menos aún la repetición de las mismas. Y menos aún otras pruebas radiológicas sobre otras partes del organismo cuyo uso - y abuso - está muy extendido, cada vez más. Basta con que prestes atención a la tabla que menos insertado en la tabla del blog.

Diversos estudios, por otra parte, ya han puesto de manifiesto la relación entre radiaciones ionizantes en niños y mayor incidencia de cáncer en edades posteriores de la vida. Así que aquí el "cinturón de seguridad" del que hablas sería "primum non nocere" si no es estrictamente necesario.

Un saludo.