martes, 10 de febrero de 2015

Lactancia materna: más evidencias y menos polémicas


Cuando un compañero pediatra publica un libro bajo el título de "Víctimas de la lactancia materna. ¡Ni dogmatismos ni trincheras" y con ello aparecen algunas declaraciones que contradicen las recomendaciones de la OMS (entre ellas argumentar que "en los países desarrollados el destete total o parcial debe hacerse a los cuatro meses de vida"), estaba claro que no era un libro para pasar desapercibido. 

Y los efectos han sido inmediatos, incluso a nivel de prensa general y organizaciones científicas. Distintas organizaciones de apoyo a la lactancia materna, así como comités y sociedades científicas, a través de miles de firmas, han conseguido paralizar su publicación
Y el propio Comité de Lactancia Materna de la AEP ha emitido un comunicado de desacuerdo, en el que vale la pena destacar la información resumen de las pruebas científicas al respecto: 

-La Organización Mundial de la Salud, la Unión Europea (UE) y el Comité de Lactancia Materna de la AEP recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida, y complementada con otros alimentos hasta los 2 años o más, esto es, hasta que la madre y el bebé lo deseen. De acuerdo con la evidencia científica actual, la lactancia materna es el gold standard en salud hoy en día, también en países desarrollados. 
- Es muy importante respetar los deseos de las madres que han tomado una decisión informada sobre el método de alimentación que van a seguir con sus hijos. Por ello, exigimos respeto para las madres que optan por la lactancia materna (que son entre el 80 y 90%, así como las que optan en cualquier momento por la lactancia artificial. Desde aquí pedimos que no se cree un enfrentamiento innecesario entre ambas opciones, que son igualmente respetables. 
- Muchos de los problemas que se mencionan (hipogalactia -que raramente es una hipogalactia real-, grietas, vuelta al trabajo) son las principales causas de destete precoz e involuntario, pudiéndose solventar estos problemas frecuentes con un apoyo adecuado por parte de profesionales bien formados y motivados. 
- Es responsabilidad de los pediatras supervisar el crecimiento de los niños y, en el caso de que se encuentren dificultades, buscar las causas y ofrecer soluciones, junto con la familia. A partir de los 6 meses, una dieta variada y rica en hierro aporta, junto con la lactancia a demanda, todos los nutrientes necesarios. 
- No hay evidencia científica que relacione la lactancia materna prolongada con ingresos hospitalarios por desmedro. Si un niño está desnutrido (o anémico o presenta raquitismo) es nuestro deber como pediatras buscar la causa y ofrecer soluciones, junto con la familia. 
- La lactancia materna es beneficiosa tanto para la salud del niño (diminución de infecciones respiratorias, otitis y diarreas, menos ingresos hospitalarios, menor riesgo de muerte súbita del lactante, enfermedades autoinmunes y obesidad, entre otros), como de la madre (menor riesgo de hemorragias en el postparto, cáncer de pecho y de ovario, diabetes, enfermedades cardiovasculares y depresión) y sus beneficios son más evidentes a mayor tiempo de lactancia. 
- No hay evidencia científica que postule que la lactancia materna suponga un mayor riesgo de ingestión de mercurio y de pesticidas. 
- Tampoco hay evidencia que asocie la lactancia prolongada con problemas psicológicos ni de desajuste social, sino al contrario, está demostrado que la lactancia materna se asocia a un mejor desarrollo cognitivo y emocional del niño. 
- Respecto a la relación entre la edad del destete y la adaptación a los nuevos alimentos, este Comité quiere recordar que hasta los 12 meses de edad, los nuevos alimentos que se van introduciendo en la dieta del bebé, son alimentos “complementarios” de la lactancia materna, que sigue representando la principal fuente de nutrientes. En la aceptación por parte del niño de nuevos sabores y texturas en su dieta intervienen muchos factores y se sabe que los bebés toleran mejor la introducción de nuevos alimentos si están recibiendo lactancia materna. 

Creo que la sensatez debe brillar en todo debate, aunque no sea un debate muy oportuno superada la primera década del siglo XXI. Sensatos son los puntos anteriores del Comité de Lactancia. Y sensato sería leer el libro en profundidad antes de ver opiniones en la prensa como éstas, por muy enfadado que uno se sienta: "que debe destituirse del cargo al pediatra que ha escrito el libro, que antepone sus intereses personales y profesionales a lo que recomiendan asociaciones de elevado reconocimiento mundial". Duro, muy duro... en un país que se llama con libertades y democrático. Defendamos la lactancia materna, pero no lo hagamos pidiendo la cabeza de nadie. Todo el mundo se merece un respecto e incluso tener opiniones diferentes. Toda polémica puede ser beneficiosa si se gestiona bien, pero no si la visceralidad se antepone a la razón. 

Menos hiel y más poesía. Como este pequeño poema de Federico García Lorca: 
"Nuestro ideal no llega a las estrellas, 
es sereno, sencillo, 
quisiéramos hacer miel como las abejas 
o tener dulce la voz o fuerte el grito, 
o fácil caminar sobre las hierbas, 
o senos donde mamen nuestros hijos"

8 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Se ha prohibido la publicación del libro? ¿Qué pasa con la lactancia materna que despierta un radicalismo que no hay en ningún otro asunto de nutrición? A mi mujer le costaba seguir con la lactancia materna cuando se incorporo al trabajo, pero fue a una charla de la Liga de la Leche donde la hicieron literalmente llorar por su elección de ir dejandolo.

Carmen Martínez dijo...

No doy crédito a la gestión de la libertad de opinión en este tema por determinados colectivos .

Esto parece una religión con muchos profetas.

Hoy día no se quema el libro, pero el significado es el mismo.
Gracias por vuestra templada reflexión .
Carmen Martínez

yo dijo...

Estás olvidando que los profesionales sanitarios tienen obligaciones legales y deontológicas que cumplir. No pueden, por ley, divulgar mentiras médicas a la,sociedad. Por eso se están pidiendo responsabilidades. Un Juez no puede escribir un libroaconsejando cómo cometer un delito de pederastia y dando trucos sobre cómo zafarse de la justicia. Podría ampararse en si libertad de expresión? El Consejo General del Poder Judicial se le echaría encima. Hay determinadas profesiones que imponen a quienes las,ejercen obligaciones especiales que el resto de ciudadanos no tenemos. Un pediatra no puede divulgar mentiras médicas, perjudicando la,salud de los menores, para satisfacer intereses personales o económicos. No puede. Lo juró o prometió en el Juramento Hipocrático, cuando obtuvo su titulo. Y la ley no le deja. Os tenéis que informar mejor los profesionales sanitarios de las obligaciones legales que tenéis, porque se nota que decís estas cosas de la libertad de expresión por mo tener ni idea de lo que dicen las leyes que regulan vuestra profesión y vuestro Código Deontológico. Lorena.

María Berrozpe dijo...

Por supuesto que todo el mundo se merece un respeto y tener opiniones diferentes. Pero las madre y los niños nos merecemos profesionales preparados, informados y formados convenientemente. Si el doctor no cumple estos requisitos, algo que puede deducirse de sus palabras simplemente leyendo la contraportada del libro y algunas de sus declaraciones, entonces está justificada la petición de destitución, ya que ocupa un cargo público pagado con los impuestos de todos. No se trata de una cuestión de opiniones, creo yo, sino de respetar o no respetar la evidencia científica porque en este debate poco debate científico hay ya a estas alturas.

Evidentemente la lactancia materna tiene dimensiones que van mucho más allá de la simple ciencia, las cuales admiten mucho debate. Y en ello estamos. Pero eso ya es otro tema.

Javier Gonzalez de Dios dijo...

En este mundo de libertades se respetan al máximo las opciones políticas, sexuales y religiosas. Y no se aceptarían actitudes de bloqueo ante opiniones minoritarias. Las opiniones del compañero pediatra son minoritarias y desde este blog no las apoyamos, pero el bloquerle su libro (la mayoría no lo han leído ni tan siquiera) suena, valga la distancia, a las actitudes que tomaban los gobiernos de entonces cuando bloqueaban las obras de Els Joglars... (que se prohibían y era la mejor publicidad) .
Somos muchos los que nos preocupamos por proteger a la infancia, puede ser con lactancia materna o sin ella, pero lo que no debe faltar es el respeto a todas las personas, incluso ante opiniones diferentes.

Anónimo dijo...

Javier sólo felicitarte por tu blog y por la sensatez, el respeto y la coherencia con la que siempre tratas los diferentes temas. Un saludo de una humilde colega y enhorabuena por tu trabajo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
laura.c dijo...

Estoy a favor de la LM, pero todos los radicalismos son mlaos; lo dijo por la mujer del Anónimo que salió llorando de la reunión de la liga de la leche.
Un poco de porfavor con las madres trabajadoras;
e insisto que soy madre trabajadora y llevo 16 meses de lactancia materna