Cine y Pediatría 8

lunes, 30 de octubre de 2017

Recomendaciones de seguimiento del prematuro tardío


Hace una semana compartíamos el Protocolo de seguimiento para el recién nacido menor de 1500 g o menor de 32 semanas de gestación recientemente publicado por la Sociedad Española de Neonatología (SENeo) con la colaboración de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) y la Red de Salud Materno Infantil y Desarrollo (red SAMID). Y hoy compartimos un documento coetáneo de las dos sociedades previas, SENeo y AEPap, bajo el título de "Recomendaciones de seguimiento del prematuro tardío"

Porque la prematuridad continúa siendo la primera causa de morbimortalidad neonatal e infantil, y constituye uno de los problemas de salud más importantes de la sociedad, especialmente en la más industrializada. La población de prematuros tardíos (PT), que incluye a los niños nacidos entre las 34 y 36 + 6 semanas de edad gestacional (SEG), representa el 70-74% de todos los prematuros y, de manera general, no se ha incluido en la mayoría de los protocolos y/o recomendaciones de seguimiento para niños prematuros. Esto es debido a que durante muchos años los PT han sido manejados como si de recién nacidos a término (RNT) se tratasen, lo que ha llevado al desconocimiento de su evolución a largo plazo. 

Sin embargo, este grupo de prematuros ha sido objeto de múltiples estudios en la última década, dejando constancia de que se trata de niños con un desarrollo diferente al de los RNT, por lo que no están exentos de presentar secuelas a largo plazo. La mayor incidencia de patología que presentan los PT al ser comparados con los RNT no se limita exclusivamente al periodo neonatal, si no que continua siendo mayor durante la infancia, con unas mayores tasas de rehospitalización y consulta a los Servicios de Urgencias, un mayor riesgo de infecciones, de fallo de medro, de problemas respiratorios y de trastornos del neurodesarrollo4. La mortalidad infantil también aumenta entre los PT, siendo 2-3 veces mayor que la de los RNT. Tampoco debemos olvidar que los costes medios de salud de los PT doblan los de los RNT. 

Debemos ser conscientes de que el riesgo de secuelas en la mayoría de los casos va a ser menor que el de aquellos de menor edad gestacional, pero no por ello lo debemos desestimar. Nuestro objetivo debe ser poder realizar diagnósticos e intervenciones precoces, principalmente a nivel del neurodesarrollo, que multiplicarán la probabilidad de buena evolución (o que incidirán seguro en una mejor evolución). 

Un tema de gran interés y sobre el que estamos desarrollando una Tesis Doctoral junto con la Universidad de Valladolid.

El protocolo completo se puede revisar en este enlace.

No hay comentarios: