lunes, 28 de marzo de 2011

El método madre canguro: no puede haber excusas para su aplicación universal en prematuros


El método madre canguro incluye el contacto piel con piel entre la madre y su recién nacido, la lactancia materna frecuente y exclusiva (o casi exclusiva) y el alta hospitalaria temprana. El método madre canguro ha sido fomentado como una interesante intervención para mejorar la atención del recién nacido (principalmente el gran prematuro), fortalecer el vínculo entre la madre y el recién nacido y reducir los costos de atención. Podemos encontrar mucha bibliografía al respecto, alguna vinculada a profesionales sanitarios muy relevantes en este campo. Su uso está estrechamente relacionado con los Cuidados Centrados en el Desarrollo y el programa NIDCAP (Newborn Individualized Developmental Care and Assessment Program).

En este sentido, acaba de publicarse la revisión sistemática titulada “Kangaroo mother care to reduce morbidity and mortality in low birthweight infants”, publicada en la Colaboración Cochrane y que es la actualización del estudio firmado por los mismo autores en el año 2003. Sus resultados y conclusiones en el año 2011 son contundentes:

MAIN RESULTS: Sixteen studies, including 2518 infants, fulfilled inclusion criteria. Fourteen studies evaluated Kangaroo mother care (KMC) in low birthweight (LBW) infants after stabilization, one evaluated KMC in LBW infants before stabilization, and one compared early onset KMC (starting within 24 hours after birth) versus with late onset KMC(starting after 24 hours after birth) in relatively stable LBW infants. Eleven studies evaluated intermittent KMC and five evaluated continuous KMC. At discharge or 40 - 41 weeks' postmenstrual age, KMC was associated with a reduction in the risk of mortality (typical risk ratio (RR) 0.60, 95% confidence interval (CI) 0.39 to 0.93; seven trials, 1614 infants), nosocomial infection/sepsis (typical RR 0.42, 95% CI 0.24 to 0.73), hypothermia (typical RR 0.23, 95% CI 0.10 to 0.55), and length of hospital stay (typical mean difference 2.4 days, 95% CI 0.7 to 4.1). At latest follow up, KMC was associated with a decreased risk of mortality (typical RR 0.68, 95% CI 0.48 to 0.96; nine trials, 1952 infants) and severe infection/sepsis (typical RR 0.57, 95% CI 0.40 to 0.80). Moreover, KMC was found to increase some measures of infant growth, breastfeeding, and mother-infant attachment. AUTHORS' CONCLUSIONS: The evidence from this updated review supports the use of KMC in LBW infants as an alternative to conventional neonatal care mainly in resource-limited settings. Further information is required concerning effectiveness and safety of early onset continuous KMC in unstabilized LBW infants, long term neurodevelopmental outcomes, and costs of care.

Aunque recientemente se ha publicado un artículo en Progresos de Obstetricia y Ginecología con un título algo alarmante al respecto, creo que el mensaje de los autores sólo se aboga por el principio de precaución en cualquier acto médico, también en la aplicación del contacto piel con piel en las primeras horas de vida. Pero no debe desdibujar ni un ápice la importancia de esta técnica madre canguro, que debería ser de obligado cumplimiento por centros sanitarios y padres. Al igual que ya nadie duda de las bondades de no fumar en un centro sanitario (y se penaliza el infringir este aspecto), nadie puede dudar de las bondades en términos de salud individual y poblacional del método madre canguro.
Con los resultados expuestos en la revisión sistemática comentada, ya no hay excusas para dejar de aplicar de forma universal en los recién nacidos prematuros este método de cuidado centrado en la familia y en el paciente.

3 comentarios:

Ileana dijo...

Muy bien! Sólo un apunte:

Ya sé que a los "científicos" les encanta la palabra "método".

Y me alegro de que circule el cuidado madre-canguro, aunque sea bajo ese nombre, si así se puede convencer a todos los médicos al frente de las unidades de neonatología, y generalizar este derecho del recién nacido y de su madre.

Pero el cuidado de la madre no es un "método". El abrazo materno no es un "método". El amor no es un "método". ;-)

Rodrigañez, Casilda: El abrazo y el continuum del sistema sexual materno: el abrazo materno no es un método"

Gracias, un saludo.

Javier González de Dios dijo...

Tomamos nota. También nos gusta cuidar el lenguaje.
Pero quedémonos con la esenci del mensaje.
Un saludo,
Javier

Fidel Romero dijo...

Una pediatra comentaba con amargura a raíz de la apertura del nuevo Hospital de la Fe en Valencia que en las nuevas instalaciones tenías más posibilidades de entrar en neonatos para estar junto a tu hijo si eras una máquina que si eras una madre...

Esperemos que el progreso de las instituciones esté a la altura de la evidencia científica disponible y realmente se habiliten los espacios de cuidado neonatal para una presencia continuada de los padres y se forme al personal para potenciar este tipo de cuidados.

Enhorabuena por el trabajo de divulgación de esta noticia