sábado, 20 de agosto de 2011

Cine y Pediatría (84). “Freaks”, cuando las personas con defectos congénitos son los artistas


La palabra friqui (del inglés freaky) es bien conocida y utilizada para referirnos a personas o comportamientos que se salen de la normalidad, que presentan un sentido transgresor sobre las normas o comportamientos sociales. Y también para referirnos a la persona con un interés o gusto desmesurado por un tema, afición o hobby hasta el punto de convertirlo en una forma de vida. Freak un término bien conocido; lo que se conoce menos es que este término procede de una antigua (y clásica) película, en la época de plena transición del cine mudo al sonoro: Freaks (Tod Browning, 1932), titulada en España como La parada de los monstruos y en Hispanoamérica como Fenómenos.

Tod Browning, fue un director y actor estadounidense prolífico, pero que ha pasado a la historia principalmente por sus trabajos dentro del género de terror: algunos ejemplos son el clásico Drácula (1931), con Bega Lugosi, o la propia Freaks (1932). Freaks es una adaptación del cuento de Todd Robbins "Spurs", publicado en 1923: el cuento narra la historia de un enano que trabaja en un circo y se enamora de una voluptuosa caballista; ésta, conocedora de que el pretendiente enano acaba de heredar una gran herencia, le hace creer que se casará con él, pero con la idea de envenenarle y quedarse con su dinero. Este cuento parece que llamó la atención de los ejecutivos de Metro-Goldwyn-Mayer: ahora bien, tras la adaptación cinematográfica, la película fue muy polémica, pues nunca se había filmado algo tan escabroso. Durante muchos años esta película estuvo prohibida en el Reino Unido; y las reposiciones que se pudieron ver fueron muy escasas, incluso en Estados Unidos.

La película Freaks cuenta la historia de Hans, un enano que trabaja en el circo de Madame Tetrallini en Francia, que está comprometido con una compañera del circo, la también enana Frida. Sin embargo, Hans se prenda de la belleza de Cleopatra, una sensual trapecista. Cleopatra ridiculiza las atenciones que el enano tiene para con ella, pero, tras enterarse que ha heredado una fortuna de un pariente rico, trama casarse con Hans, envenenarlo y huir con Hércules, el hombre fuerte del circo. Durante la noche de bodas, los “fenómenos” del circo (un elenco de personas reales con defectos congénitos: acondroplasias y otros enanismos no filiados, microcéfalos con retraso mental, personas con agenesias de extremidades, siamesas, etc) votan aceptar a Cleopatra como una de ellos, ya que ahora es esposa de un enano. La congregación se pasa entre sus miembros un cáliz de vino, del que todos beben; sin embargo, Cleopatra los rechaza enérgicamente: "sucios y repugnantes fenómenos, me dan ganas de vomitar". Durante los siguientes días Cleopatra administra a Hans pequeñas dosis de veneno. Los demás “freaks” del circo descubren el engaño y, durante una noche de tormenta atacan a Hércules y a Cleopatra, a quien convierten en una criatura ciega, sin piernas y que solo habla por graznidos.

Hoy es un clásico de culto, pero en su tiempo (y quizás aún hoy), Freaks fue considerada demasiado horripilante y el público obligó a que fuera retirada de las pantallas. La película fue interpretada por personas con deformidades reales. No se utilizaron efectos especiales de maquillaje, excepto la breve escena al final de la película (cuando se representa a la trapecista convertida en gallina). Esta inquietante visión proviene seguramente del propio Browning, que fue artista de circo de joven: "las personas con defectos congénitos viven apartados de la sociedad, incluso en el mundo del circo están separados".

Para el casting de la película, Browning decidió recurrir a verdaderos “fenómenos” de la naturaleza. Como respuesta a esta llamada, Metro-Goldwyn-Mayer fue bombardeada con miles de fotografías de candidatos a los varios papeles. El casting final englobó un grupo único de personas con defectos congénitos, el más bizarro reunido jamás para una misma película:
-El papel principal de los amantes liliputienses (Hans y Frida) recayó sobre los alemanes Harry y Daisy ("la Mae West enana") Earles que, en verdad, eran hermanos y que junto con las otras hermanas (Grace y Tiny Earles) habían viajado a Estados Unidos, donde se presentaron como la Familia Doll. Curiosamente, la familia Earles apareció posteriormente al completo en El Mago de Oz (Victor Fleming, 1939), en el papel de los Munchkins.
-Elvira Snow y Jenny Lee Snow (las “Pinheads”), hermanas microcefálicas y retraso mental, conocidas con el nombre artístico de Zip y Pip.
-Schlitzie ("Maggie, la última de los Aztecas") era un chico microcéfalo nacido en Yucatán, que se la vestía de mujer. Notablemente inteligente para su estado, siempre feliz y sonriente, tenía con Tod Browning un afecto mutuo marcado. Schlitzie falleció a los 80 años, una edad inusual para un microcefálico.
-Johnny Eck (el “Hombre tronco”) fue un joven que nació sin piernas, sobresaliente en sus estudios y que destacó en artes, música y filosofía. Tras una época en Hollywood, continuó trabajando en circos y ferias.
-Angelo Rossitto fue el más prolífico de los fenómenos que participaron en Freaks, un enano que, a lo largo de su dilatada historia en Hollywood, ha acompañado a los grandes del cine de terror: Boris Karloff, Bela Lugosi, Lon Chaney Jr. y Vincent Price.
-Daisy y Violet Hilton (las “Hermanas siamesas”) nacieron unidas por la cadera y compartían un mismo sistema circulatorio. Fueron, durante mucho tiempo, las atracciones de feria mejor pagadas del mundo.
-Prince Radian (el "Torso Viviente" o “La Oruga Humana”), un negro sin miembros que podía pintar, escribir y encender un cigarrillo sólo con su boca.
-Olga Roderick (la "Mujer Barbuda"), casada tres veces y había tenido dos hijos, juró no volver a trabajar en Hollywood, por considerar que la película de Browning era "un insulto para todos los fenómenos".
-Martha Morris (la "Beldad sin Brazos") y Frances O'Connor (la “Venus de Milo Viviente"), ambas con agenesia de brazos.
-Josephine Joseph, (la “Mitad hombre-Mitad mujer”), nunca se supo a ciencia cierta si era hombre, mujer o hermafrodita legítimo.
-Koo Koo (la “La Mujer Ciega de Marte "), una mujer ciega que sufría una enfermedad de los huesos y que parecía no reaccionar ante los estímulos externos, capaz de sentarse totalmente inmóvil en una silla por horas.
-Pete Robinson (el "Esqueleto Viviente"), pesaba 25 Kg y estaba casado con Bunny Smith, la mujer obesa (más de 200 Kg).
Curiosamente, en el casting de Freaks fue más difícil encontrar a los actores "normales". Inicialmente Victor McLaglen sería Hércules, Myrna Loy sería Cleopatra y Jean Harlow interpretaría a Venus. Pero ninguno de ellos aceptó estos papeles: así que Henry Victor cubrió el papel del forzudo y Olga Baclanova, una estrella del cine mudo originaria de Rusia, fue contratada como Cleopatra. Olga sufrió mucho durante el rodaje cuando vio al resto del elenco, aunque se acostumbró: "era muy difícil, ya que no los podía mirar... me hacía daño, como ser humano; pero luego me fui acostumbrando a ellos." Uno de los principales problemas que hubo que asumir fue que la mayoría de los personajes “freaks” no tenían nociones de actuación.

A lo largo de casi 80 años ha existido esta historia, llena de anécdotas y de vaivenes. En un principio circuló en el medio literario, luego pasó al cine y, finalmente, al teatro. La historia, en definitiva, es el enfrentamiento de aquello que consideramos "anormal" contra lo supuestamente "normal"; el equívoco está en que no tenemos que asociar normal con bien y anormal con mal. Se dice que Freaks destruyó la carrera de Browning, pero lo cierto es quedará en la historia del cine como uno de los más refinados ejemplo de que el adjetivo "monstruo" ha sido mal definido.

Esta entrada de hoy tiene algo de especial, pues versa sobre un tema muy querido en este blog: los defectos congénitos, como paradigma de enfermedades raras. Sirva como homenaje a tantas personas que dedican su vida a investigar en el campo de los defectos congénitos y a cuidar a estas personas, facilitándoles que su vida sea más “normal”. Y una especial dedicatoria a María Luisa Martínez-Frías y a todo su equipo del ECEMC, quien lidera esta labor en España con proyección internacional. También en el ECEMC, como en Freaks, las personas con defectos congénitos son los personajes, son los artistas. Nuestra sección de Propositus en el blog es una manera de contribuir a difundir esta labor.

Esta entrada está inspirada tras ver el espectáculo Corteo de Le Cirque du Soleil en su paso por Alicante, donde no falta un gigante acromegálico ni dos enanos liliputienses (por cierto, la chica que sobrevuela el aforo del público con globos tiene un gran parecido a nuestra nuestra Frida en Freaks).


2 comentarios:

Isolina Riano dijo...

Muchas gracias, Javier por proponernos esta película Freaks y tu acertada sinopsis. Que importante romper la visión, con raíces en el naturalismo y que aun esta muy presente en nuestra cultura, de identificar lo bello con lo bueno, y lo feo-deforme con lo malo. Como dice el Principito lo esencial es invisible a los ojos. Y en la película parece que quienes tienen los buenos sentimientos y valores positivos son precisamente "los feos" por fuera.

Javier González de Dios dijo...

Gracias a ti Isolina por creer en el proyecto que tenemos entre manos: considerar el cine como una posibilidad de encuentro para mejorar el humanismo y la relación médico-paciente en nuestra profesión.