miércoles, 18 de septiembre de 2013

Nuevas formas de consumo de alcohol: estamos tontos o qué...


Importadas del Reino Unido y de Estados Unidos, en los últimos años han emergido nuevas formas de consumo de alcohol en las que se utilizan las cavidades y superficies mucosas del organismo diferentes a la vía digestiva. Los usuarios, generalmente adolescentes y jóvenes, realizan estas prácticas con el ánimo de experimentar, por unos supuestos inicios de acción rápido y de mayor potencia, así como para evitar el fetor enólico. Prácticas que, por otro lado, se extienden con gran rapidez entre los usuarios por obra y gracia de la red, a través de los foros de internet y de los vídeos de Youtube, especialmente. Cientos (sino miles) de vídeos campean a sus anchas por la red, estimulando estas prácticas que, si no fuera por el peligro que entrañan, resultarían hasta ridículas.

La prensa se viene haciendo eco en los últimos meses. De algunas de estas formas ya hemos hablado en el blog, pero quizás convenga recordar en qué consisten. Y con ello reflexionar, una vez más, sobre los riesgos del consumo de alcohol en la sociedad, en general, y en la infancia y adolescencia muy en particular.

- El eyeballing consiste en la aplicación directa de alcohol sobre la mucosa ocular. El efecto alcohólico conseguido probablemente sea bajo, pero es una práctica que se realiza habitualmente tras una previa ingestión de alcohol, con lo que los usuarios consiguen un mayor “subidón”. Aparte de ser una frikada como un templo (hay que ser tonto el haba…), conlleva un claro riesgo de lesiones corneales graves con eventual evolución a ceguera. O sea, esta tontería debe ser conocida (también por los padres) pues puede salir muy cara…

- El oxy-shots consiste en consumir alcohol en dispositivos de nebulización junto con oxígeno, al igual que aplicamos un broncodilatador en urgencias a un asmático con un crisis grave. Con ello se consigue una mayor superficie de absorción y mayor rapidez de acción, al obviar el filtro hepático que ocurre cuando se ingiere por vía digestiva. No cabe duda de que esta técnica puede agravar patologías pulmonares subyacentes de las personas que lo realizan, especialmente aquellos con bronquitis / asma.
 
- El tampodka (o “tampax on the rocks”) consiste en la aplicación en la vagina o en el ano de tampones impregnados previamente en alcohol, generalmente vodka. Con ello se produce una absorción muy rápida y evita, inicialmente, el fetor enólico, por lo que se ha convertido en una técnica popular en adolescentes para evitar el control de sus padres. Ni que decir tiene que promueve la posibilidad de infecciones locales e irritativas en los lugares de aplicación.

- El binge drink consiste en el consumo rápido e intensivo de bebidas alcohólicas, en "atracones". Suele producirse cuando se consumen de 4 a 5 bebidas en un plazo aproximado de dos horas y se suele hacer en grupo, como una situación de desafío….

- La alcohorexia (o ebriorexia) es una patología doble en la que se combinan el alcoholismo, la anorexia y la bulimia. Esconde el peor de los trastornos alimentarios: saltarse la comida para entregarse a la bebida. Es una catástrofe que provoca desnutrición, ansiedad y daños psicológicos.

- El botellón es una reunión masiva de jóvenes de entre 13 y 24 años fundamentalmente, para consumir grandes cantidades de bebida alcohólica que han adquirido previamente en comercios, y que sirve de "acompañamiento" para escuchar música y hablar. Es una moda típicamente española (exportada) y donde algunas ciudades (Granada, Cáceres,…) se disputan el muy dudoso honor de tener los mayores botellones de la piel de toro: que digo yo que donde esté la Alhambra de Granada y el Casco histórico de Cáceres que se quiten tonterías molestas y peligrosas como éstas.

Desde este blog se nos acabará la voz, pero no las ganas, de repetir que el consumo de alcohol en menores no es normal.

Este vídeo, de la actual campaña Fundación Ayuda contra la Drogodependencia, es asqueroso. Pero más asquerosas y trágicas son las consecuencias del alcohol en la juventud... Lo dijimos hace un poco en este blog... y lo repetimos: ¿Para cuando una ley antialcohol en España...?. Y no hablamos de una ley restrictiva y peyorativa, sino de una ley que proteja la salud y la vida.