martes, 26 de marzo de 2013

Lo Que De Verdad Importa


Vivimos tiempos de crisis económica, es cierto. Pero yo siempre he pensado que esta crisis, real, que padecemos es consecuencia directa de otra crisis previa que ha pasado inexplicablemente desapercibida... o que al menos no se le dado - no se le está dando, porque sigue entre nosotros - la importancia que merece: padecemos una brutal crisis moral, una falta absoluta de valores éticos. No es difícil deducir que de esos polvos - aún presentes y actuantes en nuestra sociedad - vienen los lodos que padecemos.

Me canso de oír que España es uno de los primeros países en... multitud de rankings lamentables: corrupción, adicciones entre nuestros jóvenes (alcohol, drogas...), embarazos adolescentes, aborto... para qué seguir.

Es por ello reconfortante que existan fundaciones como "Lo Que De Verdad Importa". Cuando se ha perdido el norte, es urgente recuperarlo. Cuando por nuestra prensa, radio y televisión no hacen más que bombardearnos con malas noticias, es importante no perder de vista que el mundo está lleno de personas normales capaces de acciones admirables. Esta Fundación está inspirada en el testimonio de Nicholas Fortsmann, un multimillonario que, enfermo de cáncer, escribió sus últimas reflexiones sobre los asuntos que de verdad le importaban en la vida. Lo tituló ‘What really matters’.

La formación en valores, lamentablemente, no parece ser una de las prioridades educativas actuales. Ni de este gobierno ni de los previos, independientemente de su ideología política. Es por ello que resulta reconfortante que desde la sociedad nazcan iniciativas como "Lo Que De Verdad Importa".

Podemos leer en su web que "La Fundación LQDVI tiene por fin promover el desarrollo y la difusión de los valores humanos, éticos y morales universales al público en general, fundamentalmente mediante el desarrollo de actividades culturales". Y muy especialmente, añado, mediante actividades dirigidas a nuestros jóvenes.

Y una de esas actividades son las conferencias dirigidas a jóvenes. Testimonios personales de seres humanos como tú y como yo que han tenido que enfrentarse a situaciones difíciles. Testimonios necesarios en una sociedad como la nuestra, con tan baja tolerancia a cualquier pequeña frustración.

Os dejo un vídeo de una de estas conferencias. Dura una media hora pero os recomiendo que la veáis entera. El ponente es Albert Espinosa. Muchos lo conoceréis por sus libros y sus películas ("Planta cuarta", la serie de televisión "Pulseras Rojas")... Albert padeció un cáncer óseo a los 14 años. Perdió. como él explica en el vídeo, una pierna, un pulmón y medio hígado. Albert tiene muchas cosas que enseñarnos a todos. Como por ejemplo que cualquier circunstancia vital, por negativa que pueda ser, siempre tiene dos caras. Una positiva y otra negativa. Y escoger una u otra es posible. Y depende de nosotros.

Podéis ver más conferencias de esta Fundación clicando en este enlace.

3 comentarios:

papeso dijo...

¿Necesita una fundación de este tipo patrocinios como Telefónica, Inditex, Coca-cola, La Caixa (protagonista de bastantes desahucios)?
Evidentemente, uno de los valores que propugna no es el de la gratuidad, probablemente. Ni tampoco parece exigir demasiado a los patrocinadores para mostrarse como empresas "solidarias".
No quiero presentar este comentario como una crítica agria. Solamente como una reflexión sobre el papel de estas fundaciones "buenrollistas".
Un saludo y mi felicitación por la calidad del blog.

José Cristóbal Buñuel Álvarez dijo...

Un saludo.

Te respondo desde mi absoluta ausencia de conflicto de intereses, ni con esta fundación ni con La Caixa... Respecto a esta última (donde no tengo ni un euro metido), sólo decir que es no La Caixa sino su Obra Social - que hace muchas cosas y buenas - la que participa en esta Fundación.

Podrá parecer bien, mal o regular. Las Fundaciones no se nutren del aire. Ahora bien, aprovecho tu argumento para agradecer a LQDVI una cosa que no puede negar nadie: su transparencia. Sabemos que entidades la apoyan aunque alguna nos parezca mal... ¿Cuantas Fundaciones son tan transparentes en este aspecto? Bien pocas...

Respecto al "buenrollismo, creo que las actividades de esta Fundación van mucho más allá del "buenrollismo light" tan en boga en nuestros tiempos (y que tanto me repugna, la verdad). Basta con que te tomes tu tiempo para escuchar el testimonio de Albert Espinosa. O el de Irene Villa. O el de tantas otras personas que participan en las conferencias de LQDVI.

Pablo Pérez dijo...

Sobre la ausencia de conflicto de intereses por tu parte, no tengo ninguna duda.
Pero creo que el asunto de los patrocinadores debería cuidarse más. me recuerda a una sobre hábitos de vida saludable (con el sello del Ministerio de Sanidad), también patrocinada por Coca-cola, o Panrico-Donuts.
Bien, no quiero "trollear" más de lo necesario :)
Un abrazo y gracias por tu respuesta.