sábado, 13 de febrero de 2016

Cine y Pediatría (318). "Ciudades de papel", entre nuestra zona de confort y nuestra zona de aprendizaje


Sencillamente, un buen libro es un buen libro sin importar el público objetivo. Y los libros para adolescentes se han convertido en todo un genero. Dado que muchas películas son adaptaciones de libros homónimos, no resulta extraño que al repasar esta lista de novelas para adolescentes (teenagers) muchas formen parte ya de la familia de Cine y Pediatría (C&P). Veamos algunas, en un supuesto orden de popularidad que, como toda lista, es cuestionable: la serie "Harry Potter" de J.K. Rowling, "The Fault in Our Stars" de John Green (versionado en C&P como Bajo la misma estrella - Josh Boone, 2014-), la serie "Twilight" de Stephenie Meyer, la serie "The Hunger Games" de Suzanne Collins, "Divergent Series" de Veronica Roth, "Forever" de Judy Blume, "The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy Series" de Douglas Adams, la serie de "Las aventuras de Narnia" de C.S. Lewis (versionado en C&P en tres películas de momento), "The Book Thief" de Markus Zusak (versionado en C&P como La ladrona de libros - Brian Percival, 2013-), "A Ring of Endless Light" de Madeleine L’Engle, "My Sister’s Keeper" de Jodi Picoult (versionado en C&P como La decisión de Anne - Nick Cassavetes, 20..-), "The Outsiders" de S.E. Hinton, "The Sisterhood of the Traveling Pants Series" de Ann Brashares, "The Perks of Being a Wallflower" de Stephen Chbosky (versionado en C&P como Las ventajas de ser un marginado - Stephen Chbosky, 2012-), "Nick and Nora’s Infinite Playlist de Rachel Cohen y David Levithan, en lengua inglesa. Y en una entrada ya dedicada a las teen movies, hablamos de la versión mediterránea de estos escritores y, concretamente, de dos: el romano Federico Moccia y el sevillano Francisco de Paula Fernández, alias Blue Jeans (versionada una de sus películas en C&P como El club de los incomprendidos - Carlos Sedes, 2014-). 

Nos centramos hoy en John Green, conocido vlogger (expresión para aquéllos que cuelgan vídeos en Youtube) y uno de los más famosos novelistas para adolescentes, con siete novelas en su haber: "Looking for Alaska" (2005), "An Abundance of Katherines" (2006), "Paper Towns" (2008), "Let It Snow: Three Holiday Romances" (2008), Will Grayson, Will Grayson -Will y Will- (2010) y The Fault in Our Stars (2012), su gran éxito. Su importancia es tal que en el año 2014 Green fue incluido en la lista de las 100 personas más influyentes en el mundo, según la revista Time. 

Y hoy comentaremos la última versión cinematográfica que ha aparecido, espoleados por el éxito de Bajo la misma estrella: Ciudades de papel (Jake Schreier, 2015) que contó en sus papeles principales con dos estrellas juveniles: Natt Wolff, ex-lider de la banda The Naked Brothers Band, en el papel de Quentin y la modelo inglesa Cara Delevigne, en el papel de Margo. 

Una película que comienza con la voz en off de nuestro protagonista: "Mi teoría es que a todos nos corresponde un milagro. Por ejemplo, que te toque la lotería, o que encestes en el último segundo en la final de la NBA, o tal vez hacer un viaje espacial o casarte con la reina de Inglaterra. De todas las cosas improbables que pasan en el mundo, podría decirse que al menos una nos pasará a cada uno de nosotros. Y resultó que mi milagro fue diferente. De todas las casas, de todas las urbanizaciones del estado de Florida yo acabé viviendo justo enfrente de la casa de Margot Roth Spiegelman... En cuanto la vi me enamoré loca y perdidamente de ella".  La película (y la novela) es muy "teen" (como corresponde), pero esconde algún mensaje superior que vale la pena escudriñar. 

Cuenta la historia de Quentin Jacobsen (a quien todos conocen como Q), un adolescente que vive al lado de la preciosa Margo Roth Spiegelman, quienes establecen lazos fuertes de amistad en la niñez. Pero con el paso del tiempo su relación se deteriora y se alejan, y se convierten en casi desconocidos cuando llegan al último curso de instituto: él es tímido, casi invisible para los demás, salvo para sus dos amigos fieles (Radar y Q.S.); ella es líder y admirada por los chicos, con un halo de misterio e inconformidad. 
Cuando Margo y Quentin han perdido todo contacto, una noche Margo aparece en la ventana de Quentin, tal y como hacía cuando eran pequeños, para pedirle su coche y realizar una serie de nueve misiones pendientes de venganza contra su novio. Al final de la noche, terminan en lo alto de uno de los edificios más altos de la ciudad, con el panorama de la ciudad de Orlando. Y allí Margo le confiesa: "De cerca todo es más feo... Es una ciudad de papel. Fíjate bien, son casas de papel en calles de papel y gente de papel. Vivo aquí desde 11 años y nunca he tenido cerca a nadie a quien le importe lo que de verdad importa". Y también: "Te diré una cosa: se te ve guapo cuando estás seguro y feo cuando no". Esa noche resultó muy importante para ambos, pero de forma diferente. Y tras el abrazo sentido de despedida de Margo a su amigo, le dice, abriendo en pinza el pulgar y el índice: "Mira, ves esto. Esta es tu zona de confort, así de pequeña Quentin. Todas las cosas que deseas en la vida están por ahí fuera. Como te has sentido esta noche es como deberías sentirte toda la vida". 
Pero, a la mañana siguiente, Margo desaparece. A partir de ese momento, Quentin, junto a sus dos peculiares amigos y la ex mejor amiga de Margo, tratan de encontrarla a toda costa siguiendo unas extrañas pistas que ella ha ido dejando. Quentin ha pasado toda su vida amando en secreto a la aventurera Margo y en la búsqueda de su amiga y de su amor idílico encuentra algunas respuestas: "Que traicionero es creer que una persona es más que una persona. Margot no era un milagro ni una aventura, ni un tesoro valioso, era una chica. Tardé bastante en darme cuenta de lo equivocado que estaba y no solo sobre Margot. Estaba equivocado sobre muchas cosas. Yo creía que a todos nos corresponde un milagro y lo sigo creyendo. Y ha resultado que mi milagro era éste...". Y al final, de nuevo, la voz en off de nuestro protagonista: "Así que puede que no a todos nos toque la lotería o que no nos casemos con alguien de la realeza o que no encestemos en el último momento, pero eso no quita que hayamos vivido aventuras increíbles y conocido a gente excepcional. Y que ahora todo sean recuerdos inolvidables. El truco está en darse cuenta antes de que sea demasiado tarde". Y un graffiti final sobre un pupitre: "Q, Radar, B.S. We shook up the World". 

El término "paper town" es utilizado para referirse a ciudades inexistentes que algunos fabricantes de mapas colocan en sus trabajos para poder probar en el futuro que han sido copiados, e intentar las acciones judiciales correspondientes. Pero también en esta obra dichas palabras se refieren a la visión que Margo tiene de su ciudad. Sea como sea, Ciudades de papel es un relato iniciático peculiar, que quizás pretendiera acercarse (y no lo consigue) a Las ventajas de ser un marginado, pero en donde se puede reflexionar sobre lo que significa salir de nuestra zona de confort. 

Porque desde pequeños todos sabemos soñar, dormidos y despiertos. Gracias a la potencia de nuestra imaginación creemos que somos capaces de cualquier cosa. Sin embargo, según crecemos, perdemos esta maravillosa capacidad que luego tanta falta nos hace en la vida a la hora de ser creativos, de innovar, de cambiar nuestras vidas. Y necesitamos que nos inviten a soñar otra vez, a desafiar nuestra zona de confort, y disfrutar del placer de convertir los sueños en realidad. En alguna ocasión hemos hablado de este tema en el blog, pero hoy queremos recordarlo con el mensaje de Ciudades de papel. Y vale la pena recordar estos mensajes: 1) Hay que salir de nuestra Zona de confort y avanzar a la Zona de aprendizaje, sin tener miedo a la Zona de no experiencia.; 2) Para ello debemos compaginar nuestra tensión emocional y nuestra tensión creativa y saber enfrentarse a la diatriba que provocarán las motivaciones frente a los miedos; 3) La solución pasa por creer en nosotros, pues somos el protagonista de nuestra vida. Y saber responder al ¿quién?, ¿qué?, ¿por qué?, ¿para qué?, ¿cómo? nos ayudará a avanzar de la zona de confort hacia la zona de aprendizaje, nos ayudará a avanzar hacia nuestro sueño. 
Porque la Zona de confort es quejarse de lo mal que estamos, pero sin arrimar el hombro. La Zona de aprendizaje implica esfuerzo y riesgo, es “evolución” (si el cambio se realiza de arriba abajo), pero también “revolución” (si el cambio se realiza de abajo arriba). La Zona de aprendizaje implica creatividad, curiosidad y entusiasmo. Y, precisamente, creatividad, curiosidad y entusiasmo son las tres cualidades del alma. 

Es posible que Ciudades de papel no sea una gran película, pero si es posible que los personajes de Quentin y Margo nos enfrenten a estos zonas tan dispares de nuestra vida... y podamos reflexionar sobre ello.