miércoles, 22 de enero de 2014

Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico: el nuevo "libro rojo"


Es un placer hablar bien de las personas. Esta virtud tan positiva para el ser humano es especialmente fácil si la persona es un amigo y un genio; en este caso un genio de la palabra y del lenguaje. Esta persona es Fernando A. Navarro, compañero en la Facultad de Medicina en Salamanca (curiosamente ambos fuimos los afortunados de recibir el Premio Extraordinario de Licenciatura), compañero en MEDES, amigo del que aprendo lo que no está escrito (y, sino, espero a que lo escriba). Quien conozca a Fernando A. Navarro y a su obra sabrá que soy objetivo, pese a la amistad. 

En el año 2005 tuve el honor de prologar en el entorno de la Pediatría la 2ª edición de su Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina (al que muchos llaman como el "libro rojo") y en el año 2011 comentaba desde este mismo blog que su participación fue crucial en todo un hito en medicina: el Diccionario de términos médicos de la Real Academia Nacional de Medicina

Hoy queremos hablar de la 3ª edición del "libro rojo", que es exclusivamente electrónica, de consulta en línea a través de la plataforma Cosnautas. El salto del papel a la nube es de tal magnitud, que el autor ha considerado conveniente rebautizar incluso el diccionario. Si en las dos primeras ediciones el "libro rojo" llevaba por título Diccionario crítico de dudas inglés-español de medicina (2000 y 2005), en esta tercera pasa a llamarse Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico (2013)

Las más de 47.000 remisiones clicables que trufan la obra (en la primera edición eran poco más de 15.000) habrán de servir al lector para utilizar el diccionario como un conjunto homogéneo y extraer el máximo partido didáctico y profesional de cada búsqueda. Al hacerlo, además, percibirá la coherencia interna y la uniformidad de criterio que solo la autoría única permite conseguir en una obra de estas características y de esta envergadura. 
En la web, el propio autor nos responde a 5 preguntas: ¿Por qué otro diccionario?, ¿Por qué un diccionario de dudas?, ¿Por qué un diccionario crítico?, ¿Por qué un diccionario inglés-español? y ¿Por qué un diccionario de medicina? Y esta nueva versión de el "libro rojo" que apareció el Día de Reyes contiene las ventajas que entraña la publicación electrónica sobre la impresa. 

Porque en el año 460 antes de Cristo nació en la isla de Cos el gran Hipócrates; y el año 2013, la Plataforma Cos se ha estrenado con tres recursos: esta 3ª edición del Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico, el Árbol de Cos de Laura Munoa (un potente buscador gratuito con más de un millar de recursos internéticos seleccionados y clasificados por tema, calidad, idioma y tipo de recurso) y la segunda edición del Repertorio de siglas médicas en español (que pasa de 18.500 entradas con 37.000 acepciones a más de 27.500 entradas con 78.000 acepciones, ahora también con equivalencias inglesas en forma siglada y desarrollada).

Las palabras son la herramienta del escritor y, por ende, del científico: el empleo de la palabra exacta, propia y adecuada es una regla fundamental del buen estilo científico. Y, hoy por hoy, los científicos, los sanitarios, los médicos, los pediatras... debemos aprender a escribir mejor y debemos aprender a traducir mejor.

Bienvenido esta nueva edición del Diccionario de dudas y dificultades de traducción del inglés médico, bienvenidos el nuevo "libro rojo".

2 comentarios:

Ruben Roa dijo...

Muy bueno como siempre Javier, pero más allá de las traducciones, o la escritura, aparecen los acrónimos. Comunes en la literatura. He intentado trabajar con ella desde wikipedia, algunos son imposibles de discernir sin preguntar al autor como MACE ( Major Cardiovascular Events ), donde puede ser un infarto de miocardio o tambien un accidente cerebro vascular, sin siquiera saberlo salvo que le preguntemos al autor. He intentado esto desde la propia wikipedia en Inglés. seria una buena iniciativa para el castellano u otros idiomas, que algunos trabajemos en ello también. Gran abrazo desde Argentina.

Lola Alonso dijo...

Muy buena exposición de la obra, Javier.
Muy interesante las recomendaciones, porque es muy importante en la comprensión precisa.
Al final, caeré en el libro electrónico, aunque me guste tanto el papel.