sábado, 13 de noviembre de 2010

Cine y Pediatría (44). “Juno” se atreve a debatir sobre el embarazo no deseado en adolescentes


Juno es la diosa de la maternidad en la mitología romana (equivalente a la diosa Hera en la mitología griega), protectora de las mujeres, reina del Olimpo y mujer de Júpiter. Pero también es el título de una película que tuvo como protagonista a una joven adolescente que conocimos en nuestra entrada previa: Ellen Page.
Jason Reitman, actor devenido en director, se hizo cargo de su adaptación. En su corta carrera, Reitman ha demostrado ser mejor director que actor, con tres películas que lo atesoran: Gracias por no fumar (2005) y Up in the air (2009), en las que también escribió el guión. Entre medias Juno (2007), una sorpresa en toda regla, si bien en este caso el guión corrió a cargo de la peculiar Diablo Cody, quien se basó para ello en experiencias personales.

Juno se atreve a narrar temas de gran calado en el transcurrir de una adolescente: un embarazo no deseado y la posibilidad del aborto frente al camino de la adopción… con las relaciones de pareja como telón de fondo. Juno MacGuff (Ellen Page) descubre que está embarazada de un amigo a los 16 años. Aunque inicialmente decide abortar, en el último momento opta por dejar nacer al bebé y darlo en adopción. Para ello busca una pareja con la intención de arreglar una adopción privada.

Juno ha sido multipremiada alrededor del mundo, en donde destacamos sus cuatro nominaciones a los premios Oscar: mejor película y mejor director (arrebatado por la cinta de los hermanos Coen, No es país para viejos), mejor actriz principal (arrebatado por Marion Cotillard por su interpretación de Edith Piaf en La vida en rosa) y si ganó el de mejor guión original. Éxito de público, hasta convertirse en la película que ha recaudado más dinero en la historia de la distribuidora Fox Searchlight Pictures. Aún así no se libró de la crítica (los temas que trataba no iban a dejar indiferente casi a nadie) por lo que la cinta fue criticada por dos comunidades antagónicas: tanto por Pro vida como por Pro elección, por su manera de tratar el tema del aborto y la adopción. Las críticas de prestigiosos periódicos de la contradictoria sociedad USA sostenían esa polémica, con denominaciones de película “pro abortista” para unos, “pro vida” para otros y “feministas” para terceros.

En esta sección ya hemos hablado en distintas ocasiones del tema de la adopción (entradas 13, 14, 29 y 38) o del aborto (entradas 20 y 32). Pero distintos países y formatos fílmicos reinciden continuamente en el tema del embarazo no deseado y aborto. En formato de película recordamos la mejicana El crimen del padre Amaro (Carlos Carrera, 2002), la británica El secreto de Vera Drake (Mike Leigh, 2004) o la rumana 4 meses, 3 semanas y 2 días (Christian Mungiu, 2007), la más cruda, con un título emblemático. Otros formatos lo han tratado, como el telefilme Si las paredes hablaran (Cher y Nancy Savoca, 1996) o el documental El grito silencioso (Dr Bernard Nathason, 1984), un caso especial. Como muchos conocen, el Dr Bernard Nathason fue durante años el "rey del aborto" en su clínica abortista de New York; en 1969 fundó la "Asociación Nacional para la Revocación de las Leyes contra el Aborto", pero cuentan que al final de los setenta renegó de su militancia en pro del aborto y llegó a ser un gran abogado de la causa pro vida. Todo muy mediático, por lo que se entenderá que el video ha sido una popular herramienta utilizada en las campañas en contra de la despenalización del aborto por el movimiento Pro vida.

Independiente de la polémica, siempre estimulante (si no olvidamos las dosis de amor que destilan los personajes), queremos destacar tres puntos de interés por los que debería no perderse esta película: 1) por el guión de Diablo Cody y la dirección de Reitman (no perderse los créditos iniciales con Juno caminando por la ciudad mientras toma un zumo de naranja, así como el transcurrir de la historia narrada en las cuatro estaciones del año); 2) por la interpretación de Ellen Page (elegida por Reitman sin dudar, como no podía ser menos, tras verla en Hard Candy y con un trayectoria brillante: pronto en Whip it!, el debut en la dirección de Drew Barrymore); 3) por la banda sonora, principalmente del grupo The Moldy Peaches y otros grupos del underground, elegida por la propia Ellen Page, por se la música que una adolescente Juno escucharía; en una película donde la música juega un papel fundamental en las vidas de los protagonistas, la banda sonora de Juno (canciones simples, ingeniosas y bellas) se convierte en toda una atracción.

El tema del embarazo no deseado en adolescentes ha sufrido una pequeña convulsión en España después de conocer que una niña de 10 años ha dado a luz en el hospital de Jérez. La realidad siempre supera a la ficción. De ello reflexiona acertadamente Santiago García-Tornel en su blog Reflexiones de un pediatra curtido. Reflexionemos todos, con más razones que pasiones, sobre el valor de una vida, de la maternidad y la protección de las mujeres… y que eso se combine con el diálogo entre el amor y la vida. Y si no lo vemos claro solicitemos inspiración (quizás a la diosa Juno).