Cine y Pediatría 8

miércoles, 6 de junio de 2018

Libro "Cine y Pediatría 7", la adolescencia de un proyecto


Un año más, un Festival de Cine de Alicante más, un Congreso de Pediatría más... y un nuevo libro del proyecto "Cine y Pediatría" llega a las librerías (y a Amazon). La presentación oficial de Cine y Pediatría 7 tuvo lugar el pasado 30 de mayo en el 15 Festival Internacional de Cine de Alicante y también estará presente a partir de mañana en el 66 Congreso Nacional de la Asociación Española de Pediatría que se va a celebrar entre el 7-9 de junio en Zaragoza.

Y es así como se desgranan las celebraciones: 
- En el año 2012, publicamos Un sueño hecho realidad: el libro "Cine y Pediatría 1"
- Y en este año 2018, "Libro "Cine y Pediatría 7", la adolescencia de un proyecto".

Y con Cine y Pediatría 7 llegamos a la adolescencia de un proyecto que lleva en movimiento desde enero del año 2010 y que tantas satisfacciones profesionales y personales me ha deparado. Un proyecto que ha sido invitado en estos años a festivales de cine y congresos científicos – tanto nacionales como internacionales -, que se ha hecho presente en universidades, hospitales, congresos científicos, asociaciones de enfermos y entre docentes.
Es Cine y Pediatría, por tanto, un proyecto que se ha puesto de moda y que es invitado a inaugurar jornadas o a clausurar cursos y congresos. Porque C&P es un proyecto que une ciencia y arte, docencia y humanización, que transforma el cine en conciencia a través de las emociones y reflexiones que nos devuelve el color y calor de las más de 500 películas de los cinco continentes analizadas hasta la fecha.

Y con ello Cine y Pediatría ha llegado a la madurez del número perfecto, a la adolescencia de un proyecto que está haciendo realidad su principal objetivo: que nos atrevamos a PRESCRIBIR PELÍCULAS. Y con Cine y Pediatría 7 llegamos a la ADOLESCENCIA de un proyecto. Porque ya el gran François Truffaut dijo “La adolescencia es como un segundo parto. En el primero nace un niño y en el segundo, un hombre o una mujer. Y siempre es doloroso”. Y hoy, como veréis en el vídeo posterior, queremos homenajear la adolescencia de Cine y Pediatría con una reivindicación. Reivindicar la adolescencia como un género cinematográfico y que el cine sea una oportunidad para ayudar a entender esta época de la vida de una persona que en muchos casos es "una tierra de nadie", donde se es demasiado mayor para ser un niño y demasiado joven para ser un adulto. 

Centenares de películas con la adolescencia y adolescentes como protagonistas, para ver con otros ojos a través de la observación narrativa, y poder “prescribir” estas historias a pediatras y demás sanitarios, a educadores, a padres y a los propios adolescentes. Por todo ello, pensamos que es bueno "prescribir" películas sobre adolescentes. Y enumeraremos algunos ejemplos.

a) Adolescentes en las "consultas sagradas", identifi-cadas como aquel encuentro médico-paciente que es digno del mayor respeto, atención y tiempo. Por tanto, que no puede ser una consulta apresurada condicionada por los 10 minutos por paciente y donde el tema que convoca es de suficiente importancia para el adolescente y su familia como para atenderle en calidad y cantidad de tiempo. Una consulta que merece una comunicación amable, cálida, digna, empática, respetuosa y serena con el paciente, donde se cuida el tiempo y el lugar, y conllevan un estilo de práctica que hace fluidas las relaciones médico-paciente presentes y futuras.

Y en Cine y Pediatría queremos destacar al menos dos "consultas sagradas": el embarazo en adolescentes y el cáncer en adolescentes. Y el ejemplo de algunas películas nos pueden ayudar.

Historias de adolescentes embarazadas, entre el cine y la realidad: la historia de Jo en Un sabor a miel (Tony Richardson, 1961), de Aviva en Palíndromos (Todd Solondz, 2004), de Magdalena en Quinceañera (Richard Glatzer y Wash Westmoreland, 2006), de Juno en Juno (Jason Retiman, 2007), de Claireece "Precious" en Precious (Lee Daniels, 2009), etc.
Cuando la oncología pediátrica es la protagonista: la historia de Miguel Ángel en 4ª Planta (Antonio Mercero, 2003), de Kate en La decisión de Anne (Nick Cassavetes, 2009), de Oscar en Cartas a Dios (Éric-Emmanuel Schmitt, 2009), de Sam en Vivir para siempre (Gustavo Ron, 2010), de Antonio en Maktub (Paco Arango, 2011), etc.

b) Adolescentes en la "tierra de nadie", porque los adolescentes son demasiado jóvenes para ser adultos, demasiado mayores para ser niños. Adolescentes algunas veces sin rumbo y que necesitan ser reorientados. Y quizás algunas películas se puedan "prescribir" para mejorar la comunicación y educación por parte de la familia y centros escolares. La referencia a estas películas podría ser enorme, pero vamos a elegir 15 películas a través de sus 15 adolescentes protagonistas, habiendo elegido para ello a 15 protagonistas extremos. Y que exponemos por orden cronológico de estreno de cada película.
• La historia de Telly en Kids (Larry Clark, 1995), de Howie en L.I.E. (Michel Cuesta, 2001), de Liam en Felices dieciséis (Ken Loach, 2002), de El Polaquito en El Polaquito (Juan Carlos Desanzo, 2003), de Tracy en Thirteen (Catherine Hardwicke, 2003), de Tano en 7 vírgenes (Alberto Rodríguez, 2005), de Shaun en This is England (Shane Meadows, 2006), de Lola en LOL (Lisa Azuelos, 2008 y 2012), de Mia en Fish Tank (Andrea Arnold, 2009), de Oliver en Submarine (Richard Ayoade, 2010), de Butch, David y Ángel en Dog Pound (Kim Chapiron, 2010), de Charlie en Las ventajas de ser un marginado (Stephen Chobsky, 2012), de Alejandra en Después de Lucía (Michel Franco, 2012), de Jasna en Klip (Maja Milos, 2012), de Malony en La cabeza alta (Emmanuelle Bercot, 2015), entre otros muchos.

Os animamos a prescribir películas a vuestros hijos adolescentes, a vuestros alumnos adolescentes, a vuestros pacientes adolescentes. Y también para prescribirlas a nosotros mismos, porque es importante acercarnos a los adolescentes y comprender algunos aspectos de "ese segundo parto" del que nos hablaba Truffaut.

Y hoy inauguramos el número 7, nuestra adolescencia con este número mágico, que lleva en su portada la magia de una nueva vida, mi primera nieta, Paula, cuyo nombre significa "la más pequeña" y a quien dedico este nuevo libro. Y como ya es habitual, cada libro viene acompañado de tres prólogos, dedicados al Cine, a la Pediatría y a la Docencia. Tres prólogos cuyos autores hacen mejor y grande al proyecto de Cine y Pediatría:
El Prólogo desde el punto de vista de la Pediatría viene de la mano de un Maestro de la Pediatría, aquel del que todos los pediatras unidos al español hemos estudiado (porque dos manuales nos han acompañado siempre en nuestro escritorio, "el Nelson" en inglés y "el Cruz" en español) y quien sigue con una actividad e inquietud mental envidiable a sus más de 90 años: el querido Prof. Manuel Cruz Hernández.
Porque nos decía William A. Ward, uno de los escritores más mediáticos del siglo XX alrededor de la inspiración, aquello de "El maestro mediocre, cuenta. El maestro corriente, explica. El maestro bueno, demuestra. El maestro excelente, inspira". Y el Prof. Cruz inspira, y su magisterio y ejemplo nos hace mejor a todos, y él es un paradigma de que las personas no son grandes por lo que tienen, sino por lo que son.

El Prólogo desde el punto de vista del Cine es un regalo de una de aquellas personas que hace más de dos décadas me inspiraron a ver el cine con otros ojos, con los ojos del cine fórum en aquel programa mítico de televisión dirigido por José Luis Garci, de un nombre tan significativo como "¡Qué grande es el cine!". Y en este caso hablo del escritor y crítico cinematográfico Oti Rodríguez Marchante, quien ha escrito con su experiencia un prólogo tan sustancioso como su título: "¿Quién mira antes a quién, la infancia al cine o el cine a la infancia?". Y con un colofón pienso que tan acertado como éste: "Todo esto multiplicado es lo que ofrece esta entrega prescriptiva, este prospecto utilísimo de Javier González de Dios que es aconsejable leer antes, durante y después de “cada toma”, es decir, de ver las películas que analiza. Una ventana a la lectura, sí, pero también una invitación para ir, estar y vivir un poco dentro de lo saludable del cine".

El Prólogo desde el punto de vista de la Docencia llega desde la amistad y el saber de un médico de la palabra, quizás el mejor médico de la palabra que hoy pudiéramos reconocer: Fernando A. Navarro, salmantino ya universal en el universo del lenguaje médico. Me unió a Fernando una formación común en la Universidad de Salamanca, compañeros de la Facultad de Medicina. Luego nos reunió la vida hace ya más de 15 años el proyecto MEDES (MEDicina en ESpañol), como vocales ambos de su Comité Técnico. Y antes de este prólogo titulado "El cine, lección de humanidad" ya me regaló hace casi cuatro año su Conversatio en mi discurso de ingreso en ASEMEYA (Asociación Española de Médicos Escritores y Artistas), que en aquel momento titulé "¿Te atreves a prescribir películas?". Y quizás por ello el final de su prologo concluye así: "Y recetar películas, sí, como desde hace ya casi un decenio lleva proponiendo González de Dios cada sábado desde la bitácora Pediatría basada en pruebas, puede ser un remedio excelente para formar pediatras más completos y más humanos; para contribuir a humanizar nuestra pediatría y nuestra medicina entera. He dicho".

Y queda dicho que nada de lo anterior sería posible sin la suma de tantos colaboradores que apoyan el proyecto de Cine y Pediatría, a los muchos lectores desde internet y las redes sociales, a aquellos que estiman tener los libros entre sus manos y en sus librerías. Porque sumar y compartir son los verbos más vinculados a estos inicios del siglo XXI, y en ese mundo crece Cine y Pediatría, ya un "adolescente" proyecto que ha llegado al número 7 y que hace suyo ese proverbio africano que nos enseña la película La buena mentira (Philipe Falardeau, 2014):
"Si quieres ir rápido, camina solo;
si quieres llegar lejos, ve acompañado"

Podéis adquirir el libro desde Lúa Ediciones vía on-line en esta dirección (y sin gastos de envío).

Ahora os dejamos el vídeo de presentación, que lo disfrutéis... (Nota: por esas peculiares reglas de las redes sociales, el vídeo ha sido bloqueado en Norteamérica, concrétamente en Canadá, USA y México... y lo siento realmente por los muchos amigos en este último país)

No hay comentarios: