jueves, 19 de abril de 2018

La Revista Pediatría de Atención Primaria 20 años después


La Revista Pediatría de Atención Primaria acaba de cumplir nada menos que 20 años de singladura. Todos podemos sentirnos orgullosos de ello, y a nivel personal me siento feliz de haber formado parte  en el pasado, durante ocho años, de su comité científico.

He visto crecer esta revista, se pasaron muchas dificultades y momentos difíciles, pero se supo hacer frente a todos los problemas y actualmente la Revista Pediatría de Atención Primaria ofrece un producto de una enorme calidad y que nos permite a todos los pediatras de AP permanecer actualizados. Una revista así también fomenta el afán investigador de los pediatras de AP: tenemos una revista propia especialmente receptiva a la investigación pediátrica que se realiza en AP.

Ediatada por Lua Ediciones, dispone de una magnífica página web que os animo - casi obligo . a visitarla. No quedaréis defraudados.

Con motivo de estos 20 años la revista ha publicado un editorial conmemorativo. Os recomiendo leerlo para que seamos conscientes del camino recorrido... y de lo mucho que queda por hacer.

A por otros 20 años.

Bajo estas líneas podéis descargaros el artículo desde SlideShare.


miércoles, 18 de abril de 2018

La Adolescencia como género cinematográfico: de la reivindicación a la oportunidad


Llevamos mucho tiempo reivindicando que la ADOLESCENCIA se considere un género cinematográfico: lo hemos realizado en las VI Jornadas de Medicina y Cultura que se desarrollaron en el año 2016 en Alcázar de San Juan, y en el año 2017 tanto en el 10º Simposio de Pediatría celebrado en Málaga como en el X Curso para Padres de Adolescentes celebrado en Alicante. Y también lo haremos hoy, en la 1ª Jornada Educar en Salud organizado por el CEFIRE (Centro de Formación, Innovación y Recursos Educativos) de la Consellería de Educación, Investigación, Cultura y Deporte y que tendrán lugar en Carlet (Valencia). 

Porque un género cinematográfico debe ser reconocido por el espectador, tanto por las evidencias que muestran (tipos de personajes - estereotipos -, escenarios, iluminación o ambientes) como por el tratamiento de las acciones y situaciones. Por tanto, géneros cinematográficos que se clasifican según los elementos comunes de las películas que abarquen y, sobre todo, por el sentimiento que busquen provocar en el espectador. Desde Cine y Pediatría hemos recogido cientos y cientos de películas con adolescentes de protagonistas, películas de sus vivencias en todos los países, de emociones y de conciencias en todos los idiomas y en esta etapa de la vida que es “tierra de nadie”. Y todo ello justifica nuestra reivindicación.

Porque la adolescencia es una etapa fundamental en el desarrollo biológico y psicosocial de una persona. Una etapa justa y necesaria para el crecimiento donde todo recurso que pueda mejorar la comunicación y educación de los adolescentes será bienvenida. Y entre esos recursos tiene un lugar destacado el cine, pues ver películas es un entretenimiento apreciado por los adolescentes y que forma parte de nuestra sociedad. Y como pediatras, que atendemos a la salud orgánica, emocional y social de la infancia y adolescencia, proponemos prescribir películas que ayuden a comprender la adolescencia y al adolescente dentro de sus ámbitos habituales (familias, amigos, centros educativos y sociedad). 

La "prescripción" de películas puede orientarse a los adolescentes y sus familias, estudiando muy bien el objetivo que se pretende en cada receptor, para que el mensaje positivo llegue correctamente. No consiste en prescribir, sino en prescribir bien películas tanto a nuestros hijos adolescentes, a nuestros alumnos adolescentes, a nuestros pacientes adolescentes. Prescribir películas argumentales y revisarlas a través de una observación narrativa.

Porque hay tantas películas con la adolescencia como protagonista, con sus múltiples facetas personales y sociales (y también sanitarias, por qué no) que, es por ello, que reivindicamos la adolescencia como un género cinematográfico. Y de esa reivindicación surge la oportunidad de ver el cine como una oportunidad para la docencia y la humanización en la práctica clínica. Porque algo así es el proyecto Cine y Pediatría. 

En este artículo que acabamos de publicar en la revista Pediatría de Atención Primaria, producto de nuestro último encuentro en Alicante profundizamos sobre ello. Un artículo que viene precedidos por tres frases:

“Los buenos hábitos formados en la juventud marcan toda la diferencia” Aristóteles
“La adolescencia es una edad de tránsito. Y debe acabar produciendo unos adultos autónomos, responsables y altruistas” Josep Cornellá
“La adolescencia es como un segundo parto. En el primero nace un niño y en el segundo, un hombre o una mujer. Y siempre es doloroso” François Truffaut.

Un artículo con los siguientes apartados:
- La adolescencia, esa "tierra de nadie" con tres etapas y tres preguntas
- Adolescencia, comunicación y educación: una trilogía de cine
- Reivindicando la adolescencia como género cinematográfico
- La adolescencia es "de cine": atrévete a prescribir películas:
a) Adolescentes en las "consultas sagradas": a.1) Historias de adolescentes embarazadas, entre el cine y la realidad; a.2) Cuando la oncología pediátrica es la protagonista
b) Adolescentes en la "tierra de nadie"
- Un The End a modo de colofón: ¿te atreves a prescribir películas de adolescentes y para adolescentes?

Y todo ello con las historia de 25 adolescentes. Un ramillete como ejemplo de lo que pudieran ser las cientos de historias "de cine" de nuestros adolescentes...

martes, 17 de abril de 2018

"Health Evidence": revisiones sistemáticas de interés pediátrico del mes de abril de 2018


"Health Evidence" ha publicado su selección mensual habitual de resúmenes sistemáticas (RS) pediátricas. Os la ofrecemos:

RS de calidad metodológica "fuerte":

RS de calidad metodológica "moderada":

lunes, 16 de abril de 2018

Comienza el curso de Continuum "A­pren­da Me­di­ci­na Ba­sa­da en la E­vi­den­cia pa­ra re­sol­ver du­das clí­ni­cas. 2018"


La Medicina Basada en la Evidencia (MBE, también Medicina basada en pruebas científicas) intenta resolver de la mejor forma posible la ecuación entre “lo deseable, lo posible y lo apropiado” en un entorno sembrado de incertidumbre, variabilidad en la práctica clínica, sobrecarga de información, aumento de demanda y limitación de recursos. 

El objetivo de este curso on line de la plataforma Continuum es dar respuesta a todas estas cuestiones. Se trata de un curso eminentemente práctico, bajo el título "Aprenda Medicina Basada en la Evidencia para resolver dudas clínicas 2018". Y es su tercera edición, pues la primera tuvo lugar en el año 2013 (fue el primer curso de Continuum en su nacimiento como plataforma de formación), la segunda en el año 2015 y ésta en este año 2018. Ya alrededor de 500 alumnos han realizado las dos ediciones previas, con un grado de satisfacción tan alto sobre el mismo que ellos serán el mejor eco para favorecer las inscripciones a esta nueva edición. 

Estamos en la era de la “infoxicación”. Los expertos consideran que para que los conocimientos de un profesional estén actualizados es necesario leer 17 artículos al día. En la hipotética situación de que pudiéramos cumplir estos objetivos, en muchas ocasiones, cuando queremos recuperar una determinada información para responder a una duda clínica concreta, no somos capaces. ¿Existe solución? ¿Es posible que ahora que disponemos de más información podamos estar más desinformados? 
Se calcula que solo respondemos a un 35% de las preguntas que nos surgen, y cuando lo hacemos encontramos respuesta para un 86% de ellas. En este proceso, con frecuencia tenemos dificultades a la hora de de elegir dónde buscar la información, decidir qué artículos seleccionar, interpretar los resultados de los estudios, tener seguridad de que son creíbles o decidir si podemos aplicarlos a nuestra población de pacientes. 

El objetivo de este curso es dar respuesta a todas estas cuestiones. El curso está dividido en tres módulos, cada uno de los cuales incluye la formación básica para poder responder a los tres tipos de preguntas que se hace un clínico con más frecuencia: 
- Módulo 1: Tratamiento 
- Módulo 2: Pruebas diagnósticas 
- Módulo 3: Factores de riesgo/pronóstico 

A su vez, el contenido de cada módulo se divide en unidades didácticas. La teoría se desarrolla acompañando a un caso clínico. En cada unidad didáctica se ofrece también información complementaria para los alumnos que quieran profundizar en un determinado aspecto. El curso es tutorizado, lo que implica que, a lo largo del curso, estaremos a su disposición para ayudarles a resolver las dudas que se les planteen. 

Creemos que se puede hacer una medicina de alta calidad si somos capaces de trasladar a nuestra práctica diaria los nuevos conocimientos biomédicos. Por ello, algunos de los objetivos docentes de este curso son: 
- Comprender las fortalezas y limitaciones de los estudios retrospectivos, series de casos, estudios transversales, estudios de casos y controles, estudios longitudinales, estudios de cohortes, ensayos controlados aleatorizados, ensayos antes-después, ensayos cruzados, ensayos abiertos, análisis post-hoc y análisis de subgrupos 
- Conocer en profundidad los pasos del ensayo clínico 
- Diferenciar entre reducción relativa y absoluta del riesgo 
- Calcular e interpretar el riesgo relativo y el odds-ratio, y el número necesario de pacientes a tratar 
- Comprender cómo la prevalencia de la enfermedad afecta al valor predictivo positivo y negativo de una prueba 
- Reconocer la importancia de un "estándar de oro" independiente en la evaluación de una prueba diagnóstica 
- Calcular e interpretar la sensibilidad y la especificidad, los valores predictivos positivos y negativos y los cocientes de probabilidades 
- Entender el propósito de una revisión sistemática, conocer las ventajas de añadir un metanálisis a una revisión sistemática, e interpretar los resultados de un metanálisis 
- Identificar las limitaciones de una revisión sistemática y de un metanálisis 
- Entender cómo afectan los sesgos a la validez de los resultados 
- Comprender cómo los factores de confusión afectan a la validez de los resultados 
- Identificar estrategias habituales en el diseño de un estudio para evitar o reducir los sesgos, los factores de confusión o de modificación del efecto 
- Entender la diferencia entre asociación y causalidad. 

Todo esto en un curso de más de 2 meses de duración (comienzo el 3 de mayo 2018 y finalización el 12 julio 2018), avalado por un equipo de pediatras con amplia experiencia docente en esta materia, miembros del Comité de Trabajo de Pediatría Basada en la Evidencia de la Asociación Española de Pediatría. 

Toda la información en este enlace¡¡ Te esperamos !! Pierde el miedo a la MBE y haz un buen uso de ella. 

sábado, 14 de abril de 2018

Cine y Pediatría (431). El "Mundo pequeño" puede ser muy grande


"Bueno, soy Albert Casals. Tengo 20 años. Viajo por todo el mundo desde los 15. Francia, Inglaterra, Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Italia, Grecia, Bosnia, Serbia, Croacia, Rumanía, Hungría, Dinamarca, Emiratos Árabes, Tailandia, Malasia, Singapur, Japón, Colombia, Ecuador, Perú, Chile, Bolivia, Argentina, Panamá, Estados Unidos, Marruecos, Mauritania, Senegal, Gambia, Guinea-Bissau... Creo que me he dejado alguno, pero básicamente... ¡ Ya tenemos unos cuantos !" 

Con esta presentación en voz en off comienza una película muy especial sobre un chico viajero, pero que viaja en silla de ruedas, sin dinero, sin equipaje, sin acompañantes. Y que en esta película documental se enfrenta a un nuevo reto: ir a las antípodas de Barcelona, su ciudad natal, y esta vez junto a su novia Anna, con quien emprenderá una odisea hasta llegar a Nueva Zelanda, al faro de East Cape, el lugar más recóndito de la Tierra. La película lleva por título Mundo pequeño (Marcel Barrena, 2012) y durante 83 minutos viviremos esta alucinante aventura de superación, optimismo, resiliencia, valentía y visión positiva de la vida. Una película que es producto de un complicado montaje en el que alternan las pocas grabaciones del equipo técnico con las grabaciones de los dos chicos durante su viaje con su Handycam HD, desde los vídeos caseros de su infancia y el proceso de su enfermedad a las entrevistas a personas allegadas a su entorno familiar y social (sus padres y abuela, los padres y amigas de Anna, su fisioterapeuta,... quienes nos relatan su compleja vida). Pero también imágenes de dibujos animados para ir explicando el viaje por los distintos países y diferentes destinos. 

Albert está parapléjico y a lo largo de la historia descubrimos la causa. A los 5 años enferma y lo que comenzó siendo una mononucleosis, finalizó con el diagnóstico de leucemia. Pero la quimioterapia aplicada para combatir esta enfermedad linfoproliferativa le provocó efectos secundarios, concretamente la vincristina le desencadeno una complicación excepcional: un síndrome de Guillain-Barré que al afectar la inervación de las piernas le dejó parapléjico de forma progresiva, hasta acabar en silla de ruedas. Ante esta adversidad sus padres le educaron para salir adelante por sí solo e incluso le enseñaron a viajar. Algo que al ver la película entendemos que fue una enseñanza que aprendió muy bien. 

Un viaje alucinante en silla de ruedas, sin dinero, contando con la buena voluntad de las personas. Un arriesgado film que sigue el rastro, a modo de crónica, de este joven y su chica en su odisea particular, recogiendo sus propias reflexiones, su propia filosofía de vida (una filosofía optimista, viviendo cada momento según lema: "Debemos hacer solo lo que nos haga felices") y su valiente forma de encarar los problemas que la existencia le pone en su camino. Una película que ha logrado cautivar a la crítica internacional con su mensaje netamente positivo de cómo superar la adversidad, de cómo tragarse el dolor y seguir adelante, de cómo vencer las adversidades (incluida una complicación asmática con insuficiencia respiratoria que casi le cuesta la vida a Albert, pero de la que logró recuperarse y decidió continuar el viaje). Un chico que ha acabado grabando en su piel cuatro tatuajes: "Son los que quería. Felicidad, libertad, amor y buena suerte"

Porque nada fue fácil en esta aventura, como podemos imaginar. Y a mitad de viaje Anna no lo soporta y regresa a Barcelona. Pero al cabo de unas semanas vuelve para reencontrarse con Albert y llegar al final juntos. Y lo consiguen, pudiendo contar su aventura a la persona que encuentran en el punto más lejano de su casa: "Hola Soy Albert y ella es Anna, y somos de España, de Barcelona. Hemos hecho todo el viaje por carretera, sin dinero desde España a Nueva Zelanda. Haciendo autostop. Y este es el lugar que está más lejos de nuestra casa. Tu casa está justo al otro lado del mundo. Hemos pasado por muchos países: Francia, Italia, Eslovenia, Bulgaria, Rumanía, Turquía, Georgia, Azerbaiyán, Kazakstan, China, Laos, Tailandia, Malasia, Indonesia, Australia... y ahora aquí".

Y al final, el último posit de la película, el que nos dibuja la dimensión de su aventura: "East Cape Ligthouse. Día 200, Km: 30.000". Y tras todo ese tiempo y esa distancia, tras atravesar 17 países sin más recursos que su silla de ruedas llega un final tan espectacular como su aventura, con los dos chicos de espalda sentados en el faro, en el punto más alejado de su casa, esperando el amanecer. Y las palabras siempre positivas de Albert: "Somos las primeras personas del mundo en ver salir el sol hoy". Y la pregunta de Anna: ¿"Y ahora donde vamos?". 

Albert Casals es especialmente conocido a Cataluña a raíz de la publicación de dos libros de viajes: "El món sobre rodes" (2009) y "Sense Fronteres" (2011). En estos libros y en la película Mundo pequeño (Món Petit en su título original en catalán) nos propone mirar al mundo con los ojos de un niño que estuvo a punto de morir y ahora celebra la vida a cada respiración, viviéndola como una aventura infinita sin obstáculos posibles. 

Porque Mundo pequeño nos muestra lo grande de una aventura al exterior viajando al interior de unos personajes únicos. Porque único es Albert y su novia Anna, pero no se quedan a la zaga sus padres y abuela, verdaderos ejemplo de ese dicho del periodista Hodding Carter: "Sólo dos legados duraderos podemos dejar a nuestros hijos: uno, raíces; otro, alas". Y la narrativa de la película intenta encontrar el equilibro entre la aventura del reto y la profundización en el protagonista. De forma que, en paralelo al seguimiento del viaje imposible de Albert y su novia Anna, el espectador fuese conociendo qué había detrás del personaje: la enfermedad sufrida, la educación recibida, una infancia compleja y una filosofía propia. Porque en este mundo tan pequeños, existen personas muy grandes. 

Y como Albert nos dice: "Se trata de pensar lo que quieres hacer realmente, y hacerlo. Si es viajar, viaja. Y si no, pues no viajes. La vida en verdad es simple". Una aventura física con 4 ruedas, 20 euros, 200 días y 30.000 kilómetros. Una aventura emocional aún mayor. Y por eso el mundo pequeño puede ser muy grande.

miércoles, 11 de abril de 2018

¿Eres vacunofóbico? Dime, te escucho


Y en esta semana tan vacunológica que mañana comienza en Alicante, hoy recordamos un libro de divulgación recientemente publicado por mi amigo Roi Piñeiro, pediatra madrileño inquieto y con buenas vibraciones en sus vainas de mielina. El título ya habla por sí solo: "¿Eres vacunofóbico? Dime, te escucho". 

Este pequeño libro de unas 90 páginas es, como lo define su autor, "un libro de educación sanitaria, basado en la evidencia científica, donde trataré de desmitificar todas las mentiras que circulan acerca de lo malas que son las vacunas... Intentaré cambiar tu decisión de no vacunar, solucionar tus dudas o reafirmar tu adecuada y apropiada intención de proteger a tus hijos". Valiente propuesta, también necesaria. 

Roi escribe este libro desde la experiencia adquirida en su centro de trabajo con una consulta pionera sobre asesoramiento en vacunas, dirigida principalmente hacia aquellos padres que, de forma voluntaria, han decidido no vacunar a sus hijos. De esa experiencia positiva deriva este libro, que viene proyectado en los siguientes 9 capítulos: 
- Introducción. Dudar es lógico 
- Los principales motivos para no vacunar 
- Un poco de historia 
- Los riesgos reales de las vacunas 
- Las enfermedades prevenibles, una a una 
- Desmontando mitos 
- Una experiencia positiva 
- Posibles soluciones frente a la no vacunación 
- Y ahora ¿qué hago? ¿Le vacuno o no? 

Porque las pruebas científicas en relación con las vacunas (en general y una a una) son muy numerosas respecto a su eficacia, seguridad, efectividad, inmunogenicidad y eficiencia. Se cuentan a miles los ensayos clínicos y a cientos las revisiones sistemáticas/metanálisis sobre vacunas, así como también cientos de guías y recomendaciones. Información que es consistente, pero información que no llega de forma adecuada al usuario, a la población general, a los padres que tienen que decidir sobre la salud de sus hijos y a cada ciudadano que tiene que decidir sobre su salud. 

Porque los ensayos clínicos tienen que bajar del atril de los congresos y llegar más y mejor al ciudadano, cuidando la forma y el fondo del mensaje, haciendo visible el rigor y transparencia de lo que se dice. Y se intuyen diferentes experiencias para que esto se pueda hacer realidad. Y una forma, sin duda, son libros de estas características como el que hoy comentamos, que mejoren la educación sanitaria. 

"¿Eres vacunofóbico? Dime, te escucho" es un libro fácil de leer y difícil de olvidar, escrito de forma abierta, con respeto, pero sin pelos en la lengua. De especial interés en el texto los 18 argumentos vacunofóbicos expuestos y su desmitificación posterior. 

Enhorabuena, Roi, por la idea y el desarrollo. Te esperamos en V3 en W3... pero esa es otra historia. Porque esto no va de pro-vacunas y anti-vacunas, esto va de actitudes asertivas, propositivas y positivas alrededor de la salud individual y colectiva, con más razones que opiniones, con más pruebas que divagaciones, con rigor y transparencia.

lunes, 9 de abril de 2018

Actualización en vacunación antimeningocócica


Hace tres semanas tuvo lugar la XLX Reunión de la Sociedad de Pediatría del Sureste de España. Y lo hizo con un eslogan para un evento científico tan lleno de buenas vibraciones como "Abriendo paso a nuevas etapas". En ese entorno pude presentar la presente comunicación sobre vacunas antimeningocócicas, que hoy recuerdo en una semana en que lo más granado de la vacunología pediátrica tendrá su encuentro en Alicante, en el entorno de sus Jornadas de Vacunas del CAV (Comité Asesor de Vacunas).

Una presentación que se puede revisar en este enlace, y con los siguientes objetivos:
OBJETIVO GENERAL: realizar una actualización de la importancia sanitaria de la enfermedad meningocócica invasiva (EMI) y del estado actual de la VACUNACIÓN frente a meningococo. 
OBJETIVO ESPECÍFICOS:
- Establecer el impacto sanitario de los SEROGRUPOS de meningococo en la Enfermedad meningocócica invasiva (EMI)
- Actualizar el estado actual de las VACUNAS frente a meningococo
- Recordar la ADOLESCENCIA como grupo clave en prevención
 - Reflexionar sobre la toma de DECISIONES sanitarias en vacunología

Un repaso al estado actual de las VACUNAS FRENTE A MENINGOCOCO:
- Vacunación frente meningococo serogrupo C
- Vacunación tetravalente frente serogrupos ACWY
- Vacunación multicomponenente serogrupo B, tanto la vacuna multicomponente 4CMenB como la vacuna bicomponente MenB-fHbp

En España existen 5 vacunas conjugadas antineumocócicas:
3 frente serogrupo C: Meningitec, Menjugate Kit y NeisVac-C
2 frente serogrupos A, C, W e Y: Menveo y Nimenrix
Y frente al serogrupo B otras dos vacunas: Bexero y Trumenba

Una presentación con 3 IDEAS CLAVE:

1) Es importante conocer los SEROGRUPOS de meningococo en la EMI y su epidemiologia cambiante. Y es clave reconocer los cambios epidemiológicos del serogrupo W

2) Es preciso estar actualizado en la INVESTIGACIÓN en vacunología, muy activa frente a meningococo: monovalente C, tetravalente ACWY y multi-bicomponente B. Y conviene reflexionar sobre las actuales recomendaciones del CAV

3) No podemos olvidar la relevancia sanitaria de la ADOLESCENCIA en los programas de vacunación. Y siempre recordar en la EMI la importancia adolescente por tres rasgos: máximo portador de meningococo, retraso en diagnóstico por peculiar sintomatología y viajero especial

sábado, 7 de abril de 2018

Cine y Pediatría (430). El “Camino” de la fe en la enfermedad


Hoy llega a Cine y Pediatría una gran historia de amor y dolor contada por uno de los directores de cine más apasionados y atrevidos del cine español. Una película llena de emociones y reflexiones, de sentido y sensibilidad, que acaba de cumplir 10 años de su estreno, un estreno acompañado de polémica, y que el pasado domingo, en un día tan apropiado como Domingo de Resurrección, se volvió a emitir en televisión. Una pequeña gran obra con arte, ciencia y conciencia que suelo prescribir entre las 10 películas para entender mejor en la cáncer en la infancia, pero que no había tenido aún la oportunidad de comentar. Hablo de Camino (Javier Fesser, 2008).

Javier Fesser funda en 1992, junto con el productor Luis Manso, la productora Películas Pendelton, caracterizada por utilizar la fantasía como recurso. Los dos primeros trabajos que escribe y dirige son los cortometrajes Aquel ritmillo (1995) y El secdleto de la tlompeta (1996), que se convierten en los dos más premiados del cine español, incluyendo el Goya el primero de ellos. Su primer largometraje fue el icónico film El milagro de P. Tinto (1998), y al que le seguirían obras de gran versatilidad como La gran aventura de Mortadelo y Filemón (2003), Binta y la gran idea (2004) - una de las cinco películas con cinco directores de la película En el mundo a cada rato, a la postre nuestra primera película comentada en este proyecto -, pero también los cortos Bienvenidos (2015) o 17 años juntos (2016). Fesser acaba de estrenar su última obra, Campeones (2018), alrededor de las personas con capacidades diferentes, pero diez años antes realizó Camino, una película que no pierde la esencia de la fantasía Pendelton, pero que no asume el tono de comedia, sino de drama basado en hechos reales.

Fue Camino la gran triunfadora de los XXIII Premios Anuales de la Academia de Cine Española-Goya 2009 obteniendo seis de los galardones: Mejor película, Mejor dirección y Mejor guión original para Javier Fesser, Mejor interpretación femenina protagonista para Carme Elías, Mejor interpretación masculina de reparto para Jordi Dauder, y el de Mejor actriz revelación para Nerea Camacho, sin duda uno de los ojos más bonitos del cine español, una joven actriz almeriense que no ha seguido la gran estela actoral que se presumía con este su primer papel en la gran pantalla. Sin embargo, no todo fueron alegrías para esta película, pues estuvo marcada desde el inicio de su rodaje por la controversia, al tratar de una forma directa al Opus Dei, a una de las instituciones de la Iglesia Católica más influyentes.

La película Camino se inspira en la historia real de Alexia González Barros, la hija menor de una familia perteneciente al Opus Dei, que falleció en 1985 a los catorce años de edad de un rabdomiosarcoma en la columna vertebral, y que actualmente está en proceso de canonización. Camino, como reza su sinopsis oficial, "es una aventura emocional en torno a una extraordinaria niña de 11 años que se enfrenta al mismo tiempo a dos acontecimientos que son completamente nuevos para ella: enamorarse y morir". De esa confusión de sentimientos Fesser se aprovecha para narrarnos una historia muy trágica y, de paso, mostrarnos de una forma clara, aunque en algunos momentos también manipuladora, la reacción de una familia vinculada al Opus Dei en una situación tan extrema como es la muerte de una hija.

Camino (Nerea Camacho) es una preciosa niña de 11 años que vive feliz en una familia religiosa y entre las amigas de su colegio, que espera ilusionada cada cumpleaños el vídeo que le regala su amoroso padre ("Papi, no me extraña que mami se enamorara de ti") y que comprende sin más que los principios de devoción a Dios y la Vírgen que le enseña su madre Gloria (Carmen Elías) forman parte de su vida, y que también le muestran desde el centro religioso ("Y hay una vocación que tenemos por el hecho de haber nacido: la de ser santos"). Camino es la alegría personificada, incluso al decirle con espontaneidad al operario que está en su cocina: "¿Sabe que alegrando lavadoras también se puede ser santo". En ella surge la ilusión de apuntarse a una obra de teatro infantil, especialmente cuando ve al niño Jesús (Cuco para su familia), de quien se enamora de manera platónica.

Camino es una niña que sueña como todos los niños, y en sus sueños se mezclan las escenas luminosas de Mr. Meebles con otras menos luminosas de su ángel custodio, al que su madre le encomienda. Pero los sueños se complican con la realidad de su enfermedad: una contractura cervical pasa a ser diagnosticada de una fractura, por la que sufre su primera operación; posteriormente se confirma ante la mala evolución que, en realidad lo que la niña presenta, es un cáncer en esa localización por nombre rabdiosarcoma, por el que es sometida a una segunda operación. Desde ese momento su vida se trunca, pero si casi perder la sonrisa, pese a que tiene que ser encamada y desplazada de su ciudad a la Clínica Universitaria de Navarra.

En este proceso Camino sigue soñando, y le acompañan en su fantasía un pequeño ratón, el mar, los pájaros, un patinete, su hermana Nuria (Manuela Vellés) y el antiguo novio hippie, y también Mr. Meebles quien le dice: "Tú tienes mucho avanzado porque tienes fe...". Recibe todo el apoyo familiar, especialmente de su padre José (Mariano Venancio) quien le regala un CGS (caja de guardar secretos) con su melodía y a quien le dice: “Papá, explícame la parte bonita de la historia, que la fea ya me la sé de memoria... “. Y Camino sigue esperando la carta de sus compañeras de colegio, pero especialmente de Jesús, y por ello llega a preguntar: "¿No me voy a morir papa? Porque sería una pena ahora que me empieza a salir todo bien".

La película Camino juega en su guión con la dualidad, que comienza con el mismo título de la película, el nombre de nuestra protagonista, pues Camino también hace referencia al libro homónimo publicado en 1934 por Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. También dualidad entre el amor a Jesús-niño y a Jesús-Dios, el querer entrar en la obra teatral y La Obra (como se conoce al Opus Dei), entre el teatro del colegio y el teatro de la vida, entre el sueño y la realidad, entre la fe de la madre y del padre. Y este es uno de los aspectos más delicados y dolorosos de la película, porque ante esta dura adversidad - la enfermedad mortal de una hija - el padre no tiene la visión de fe que le piden los miembros del Opus Dei a su alrededor (especialmente después de perder años antes a su primer hijo y de que su hija mayor decidiera ser numeraria del Opus en Pamplona, separandola de él física y anímicamente). Y aunque le dice el sacerdote de la Obra, "Tenemos que rezar mucho José, para que se cumpla la voluntad de Jesús y no la nuestra", o le recuerda su mujer, "Yo le doy gracias a Dios todos los días por la enfermedad de mi hija", el padre sufre en silencio.

La película comienza con la niña Camino en su lecho de muerte. Un flash-back nos traslada cinco meses antes, donde se nos narrarán todos los pormenores a los que tiene que hacer frente la joven, dulce, inocente y de mirada brillante, con unos ojos tan hermosos como su fe. No es de extrañar que su hermana le diga: "Tengo envidia de la fe gigante que tienes y tengo envidia porque te vas al cielo". Y el final regresa al mismo lecho, allí donde un sacerdote del Opus Dei dice a la madre: "Será la primera niña de la Obra que ascendiera a los altares".

Es una pena que esta película llena de corazón, que plantea de alguna forma el eterno debate entre la razón y la fe, se rodeara en su momento de la polémica, con notas de desmentido, incluida esta perfecta disección desde un miembro joven del Opus, prudentes y con tanta templanza que llega a decir: "Como todo en la vida, la película Camino de Javier Fresser tiene sus luces y sus sombras. Estos días muchos se han empeñado en moverse por las sombras hasta no ver absolutamente nada de claridad en esta propuesta fílmica y también otros se han obcecado en sus puntos luminosos hasta quedar encegados por ellos. Yo he tratado de moverme en el claroscuro, como si fuera un discípulo más de Rembrandt".

Pero deberíamos ver Camino con ojos limpios y sin prejuicios, para intuir en esta obra toda una lección de vida a través de los hermosos ojos de un niña. Y la película finaliza con el mensaje "A la memoria de Alexia Gonzalez Barros"... y, antes, un triángulo aparece en el sillón de la habitación donde falleció nuestra Camino, símbolo del Ojo de la providencia. Una película en la que Javier Fesser se inspiró en la novela de María Victoria Molins, "Alexia", y así consta en la reseña del libro: "La extraordinaria historia de una fe inquebrantable. Una de las cosas más difíciles, sobre todo en un adolescente, es aceptar lo que no se espera. El dolor físico se introdujo en la vida de Alexia súbitamente, sin pedir permiso, cuando ella tenía trece años. Pero encontró un ánimo preparado para la lucha. Una fuerza misteriosa y divina, que daba alas al espíritu de esta niña para aceptar sencillamente lo que Dios le daba. Gracias a la profunda religiosidad que le inculcaron sus padres, esta niña pudo soportar sin quejarse apenas una enfermedad que la tuvo postrada durante meses. Porque sabía que su destino estaba escrito y deseaba ir donde Dios quisiera llevarla".

Una película llena de emociones y reflexiones alrededor de la importancia de la fe en la enfermedad. Os dejamos los 10 minutos finales como prueba de ello, allí donde Camino baila en sueños con su amigo Jesús, ella con su vestido y zapatillas rojas. Y sus palabras: "Yo nunca hubiera soñado un final tan bonito". Y a la pregunta de su madre, "¿Hija, eres feliz?", ella responde "Sí, muy feliz".

 

miércoles, 4 de abril de 2018

Cómo publicar artículos en revistas biomédicas de impacto


Hace medio año publicamos el libro "Claves para sobrevivir a la publicación biomédica. Cómo elaborar una comunicación a un congreso y publicar un artículo científico", como recopilación de una parte de los capítulos de la serie sobre COMUNICACIÓN CIENTÍFICA publicados en la revista Acta Pediátrica Española.

Pues bien, como complemento (o refuerzo de lo anterior), vale la pena revisar también este libro publicado casi simultáneamente en el tiempo bajo el título de "Cómo publicar artículos en revistas biomédicas de impacto", una guía fácil y práctica para evitar los rechazos y adaptada a la pediatría. Un texto avalado por la experiencia y calidad de su autora en este campo, la Dra. Marta Pulido, editora médica independiente y consultora de edición médica del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM), Barcelona, España.

Un libro que se ha realizado en tres módulos: 

MÓDULO 1 El proceso de publicación
El proceso de publicación
Criterios de originalidad: ¿Cuándo un trabajo es original y cuándo no?
El artículo científico
El título
El resumen (abstract, summary)
La bibliografía
Tablas y figuras
Agradecimientos

MÓDULO 2 ¿Dónde publicar?
¿Dónde publicar? La elección de la revista
Indicadores bibliométricos de las revistas 
Las revistas de acceso abierto (open access)
La red EQUATOR

MÓDULO 3 Redacción y envío a la revista
Redacción y estilo científico
Envío a la revista: la carta de presentación (cover letter)
Autoría, conflicto de intereses y financiación
Derechos de propiedad intelectual (copyright)
Ética de publicación
La revisión por expertos (peer review)
La carta de apelación (appeal letter)
Corrección de galeradas (pruebas de imprenta) 

En este se puede acceder a su contenido: 
https://seup.org/pdf_public/como_publicar_articulos.pdf

lunes, 2 de abril de 2018

Que el estoicismo nos acompañe...


Zenón de Citio fue un filósofo fundador de la escuela filosófica estoica, que inició hacia el 300 a. C. en Atenas, donde desarrolló su vida intelectual. Ponía énfasis en el bien racional que se obtenía a través de una vida virtuosa, es decir, acorde a la naturaleza. Su filosofía fue muy exitosa ya desde su época y floreció aún más durante el helenismo y durante el periodo imperial de Roma, de los siglos II a.C. al II d.C. 

Y de esa filosofía surge el adjetivo estoico para definir a aquel que muestra fortaleza y dominio sobre sí mismo, especialmente ante las desgracias y dificultades. Ni que decir tiene que parece un buen adjetivo para los tiempos que corren. 

Y más ahora que acaba de publicarse el libro "Cómo ser un estoico" del Dr. Massimo Pigliucci, quien nos propone un decálogo de "ejercicios espirituales" para aplicar los preceptos de Zenón de Citio al día a día del siglo XXI. 

1. Templanza. Reflexionar sobre la fugacidad de las cosas. 
2. Anticipación. Imponerse una cláusula de reserva. 
3. Autocontrol. Tómate un momento antes de reaccionar y descubrirás que es más fácil mantener el control. 
4. Solidaridad o sentir por el infortunio de todo el mundo el mismo nivel de dolor y empatía que sentimos por el propio. 
5. Observación, y deja que el silencio sea tu objetivo en la mayoría de las ocasiones. 
6. Sabiduría para elegir bien la compañía, tanto en el mundo real como en el digital. 
7. Humildad, pero no falsa humildad. 
8. Humor, con tus amigos y, especialmente, con tus enemigos. 
9. Prudencia, porque la prudencia es un arte. 
10. Reflexión. Al menos al empezar y acabar el día, y también durante el día. 

Que el estoicismo nos acompañe... Que falta nos va a hacer ante tanta procrastinación, mediocridad y falta de valores.