Cine y Pediatría 8

miércoles, 13 de noviembre de 2019

BANCOS DE LECHE, la magia de la cadena blanca


En el año 2017 se creó el BANCO DE LECHE MATERNA DONADA (BL) en el Hospital General Universitario de Alicante (HGUA), en un proyecto conjunto de la Comunidad Valenciana (y junto al Hospital La Fe de Valencia y al Hospital General de Castellón). En su momento, y por ese motivo, compartimos un post en el que se explicaba ¿qué es un BL?, ¿cómo funciona un BL? y ¿cuáles son las indicaciones de la leche de banco?.

El pasado 8 de noviembre tuvo lugar la VI JORNADA DE LACTANCIA MATERNA en nuestro HGUA, un evento organizado por Comité de Lactancia Materna de nuestro Departamento de Salud. Una jornada con tres partes:
- Una charla inaugural: “Bancos de leche, la magia de la cadena blanca”
- Tres talleres: Yoga consciente, Posturas para amamantar y Porteo y materiales.
- Una charla de despedida: “Atención consciente con tu bebé en brazos”.
Y con actos así, somos coherentes con el lema de este año en la Semana Mundial de la Lactancia Materna que se ha celebrado hace un mes: "Empoderémonos, hagamos posible la lactancia".

De este acto queremos compartir la conferencia inaugural, “Bancos de leche, la magia de la cadena blanca”, y podéis revisar la sesión completa desde este enlace.

En su contenido podréis revisar:
- la historia de los BL
- quiénes fueron las primeras donantes
- cuál fue el primer BL
- las ventajas de los BL
- los beneficios de la leche materna donada
- los BL en el mundo y en España
- la metodología de trabajo de los BL: recogida, transporte, pasteurización, almacenamiento, dispensación y control de calidad
- las indicaciones de la leche materna donada
- quién puede ser donante y motivos de exclusión (temporal o definitiva)
- y la respuesta a las preguntas más frecuentes.

Y a la pregunta ¿qué gano yo con ser donante de leche?, caben muchas respuestas, pero que se concentran en una: formar parte de la magia de la cadena blanca.

lunes, 11 de noviembre de 2019

Día Mundial de los Cuidados Paliativos 2019: “Mis derechos, mis cuidados”


El 12 de Octubre de 2019 se celebró el Día Mundial de los Cuidados Paliativos (World Hospice and Palliative Care Day), un día de acción para celebrar y apoyar hospicios y cuidados paliativos en todo el mundo. Con motivo de ello, nuestro hospital fue el epicentro de esta celebración en la Comunidad Valenciana con la jornada celebrada el pasado 21 de octubre bajo el lema "Mis derechos, mis cuidados" y que se centraron en la reivindicación de los Cuidados Paliativos Pediátricos (CPP).  

Una reunión organizada por la Unidad de Hospitalización a Domicilio y Cuidados Paliativos Pediátricos (HDP-CPP) de nuestro Servicio de Pediatría, en colaboración con la Sociedad Valenciana de Medicina Paliativa. En ella se visibilizó la importancia de los cuidados paliativos en Pediatría y se plantearon los fundamentos de esta atención en los niños, cómo atender a sus necesidades, cómo acompañar al menor y a su familia, y todas aquellas cuestiones que velan por brindar una mejor calidad de vida a estos pacientes tan especiales con enfermedades crónicas y complejas. 

En este enlace podéis revisar el contenido científico de las cuatro ponencias desarrolladas, en lo que fue una tarde de ciencia y conciencia, de sentido y sensibilidad, de mucha emoción y alguna lágrima. Y todos sentimientos las palabras de Cicely Saunders, una de las madres de los CPP: “Importas porque eres tú, hasta el último momento de tu vida”

Gracias a nuestro equipo de UHDP-CPP por su gran labor cada día, en condiciones no siempre favorables, y a todos aquellos profesionales que trabajan por esa ciencia y ese arte que es cuidar la vida hasta el final. Porque los CPP son una necesidad y una obligación

Y en esta Jornada tan especial, tuve la oportunidad de abrir los actos científicos con estas palabras que reproduzco. 

"Los cuidados paliativos de los niños suponen el cuidado total del cuerpo, la mente y el espíritu del niño, e implican también el apoyo a la familia. El objetivo de los cuidados paliativos es lograr la mejor calidad de vida posible para los pacientes y sus familias, de acuerdo con sus valores, independientemente de dónde esté ubicado el paciente. Los cuidados paliativos son una forma de ejercer la medicina centrada en las personas. Y las personas son el niño, la familia y los profesionales que los atienden. Considerar que tratamos con personas ayuda a entender la multidimensionalidad inherente al hecho de ser persona. El paciente es un todo que padece una enfermedad que afecta a todos los ámbitos de su vida: a su cuerpo, a sus emociones, a sus creencias, a sus valores, a sus relaciones sociales, a su mundo de vínculos, a su familia. Atender correctamente a este niño enfermo exige tener en cuenta no solo lo que le pasa, sino lo que para él es importante. 
El desarrollo de los cuidados paliativos pediátricos es una tarea pendiente en la Pediatría. En Europa, recibir cuidados paliativos está considerado un derecho. Sin embargo, a excepción del Reino Unido, el desarrollo de los cuidados paliativos pediátricos es irregular en los diferentes países. En el año 2006, un grupo de expertos se reunió en Trento para ponerse de acuerdo en los estándares de calidad que debería cumplir cualquier organización o estructura de cuidados paliativos pediátricos..." 

Este texto forma parte de una Editorial que solicitamos hace 8 años para la revista Evidencias en Pediatría al Dr. Ricardo Martino, a quien podríamos considerar con su trabajo en el Hospital Niño Jesús de Madrid como uno de los grandes impulsores de los CPP. Pero en este tiempo, han surgido dos documentos importantes en el contexto del Sistema Nacional de Salud (SNS): 
- En el año 2014, el documento "Cuidados Paliativos Pediátricos en el SNS: criterios de atención". 
- En el año 2015, el documento "Cuidados Paliativos Pediátricos en el SNS: criterios de atención", complemento del anterior y editado por la Federación Española de Padres de Niños con Cáncer y en el que se destacan tres puntos: 1) el Interés Superior del Menor; 2) el Principio de No Discriminación, y 3) el Principio de Participación del Menor adecuada a su edad. 

En estos documentos queda claro que los CPP son un derecho y una prestación más de la asistencia sanitaria. Y también que es importante una buena organización estatal de los CPP, lo que, por un principio de equidad, implica que debiera permitir que todos los niños y adolescentes tuvieran las mismas oportunidades a recibir esta atención cuando se diagnostica una enfermedad amenazante para la vida y recibirlo bien el hospital o en domicilio. Además es importante tener en cuenta que los cuidados paliativos y los tratamientos curativos no son mutuamente excluyentes. 

Por tanto, dos ideas claras por las que hay que trabajar en conjunto todos, políticos, administraciones, gestores, sanitarios, asociaciones, pacientes y sociedad: 
- Los CPP son una necesidad para muchos niños y adolescentes con gran número de enfermedades, con las enfermedades neurológicas, las enfermedades oncológicas y las enfermedades raras a la cabeza, pero que abarca un gran número de pacientes y especialidades pediátricas. 
- Los CCP son una obligación, pues su desarrollo debe equiparse al ya establecido en los adultos.

En España, se estima que cerca de 125.000 pacientes con una enfermedad incurable necesitan recibir cuidados paliativos al final de su vida y, de ellos, unos 6.000 tienen menos de 20 años. Pero, actualmente, solo cuatro hospitales en España tienen unidades específicas de CPP: los hospitales Niño Jesús de Madrid, San Joan de Deu de Barcelona, Son Espases de Baleares y Materno Infantil de Las Palmas. Además, en algunas otras provincias, algunas Unidades de Hospitalización a Domicilio (como nuestro Hospital General Universitario de Alicante) o unidades de Oncología Pediátrica también prestan atención paliativa a sus pacientes. 

La situación actual de los CPP no cumple con criterios fundamentales de equidad: equidad con los adultos por el derecho a recibir los mismos cuidados al final de la vida y equidad entre Comunidades Autónomas, pues todos los niños, niñas y adolescentes (y sus familias) deberían tener las mismas oportunidades de recibir apoyo y ayuda en estos momentos tan críticos y complicados de la vida. 

Gestionar bien los CPP en España (actualmente en una situación precaria) es apostar por una medicina de calidad, repleta de ciencia y humanización. Invertir en CPP es para la sanidad, los pacientes, las familias y la sociedad de lo más rentable en términos de calidad percibida. Y una jornada como la de hoy, enmarcada en el Día Mundial de los Cuidados Paliativos, y bajo el título de “MIS DERECHOS, MIS CUIDADOS” solo viene a apoyar ese camino. 

Gracias a la Sociedad Valenciana de Cuidados Paliativos por elegir nuestro hospital para este evento. Mi especial agradecimiento a los pediatras y enfermeras de nuestra UHDP por la organización de esta jornada y, de forma muy sentida, por su trabajo diario en esta labor esencial en la medicina del siglo XXI. Sed bienvenidos al Hospital General Universitario de Alicante"

sábado, 9 de noviembre de 2019

Cine y Pediatría (513). “Nación salvaje”, versión 'millennial' de las brujas de Salem


En el año 1692 acaeció en la ciudad de Salem, próxima a Boston, una de las muestras más paradigmáticas de histeria colectiva y un claro ejemplo de lo que nunca debe ser la justicia: se conoció como la historia de las brujas de Salem y básicamente fue un juicio contra varios de sus vecinos que fueron acusados de la práctica de brujería. Un suceso mítico que ha hecho correr ríos de tinta en la literatura y el cine.  

¿Pero qué sucedió en Salem? Todo parece que comenzó cuando dos niñas del pueblo, de 9 y 11 años, empezaron a sufrir espasmos y convulsiones varias. Entre lloros dijeron que unas mujeres las embrujaron. El juez local lo que hizo fue creerlas y comenzó una investigación que hizo que creciera entre sus ciudadanos la histeria colectiva, haciendo que cada día aparecieran más niñas supuestamente embrujadas y nuevos implicados, hasta el punto de ser 141 los acusados. Al final, 20 de los acusados terminaron siendo ejecutados y cinco fallecieron en prisión. Cuatro años después del juicio, los jurados que dictaron sentencia, llegaron a firmar una confesión de error, donde dijeron que su actuación se debió al miedo que se produjo desde el comienzo de las acusaciones. Por si fuera poco, el veredicto estaba alejado de la imparcialidad, siendo los acusados de clases sociales desfavorecidas. 

El caso de las brujas de Salem fue una bola de nieve imposible de parar, donde la opinión pública de la época solo se conmovió cuando esta locura desatada llegó a las capas más altas de la sociedad estadounidense, pues hasta el presidente de la Universidad de Harvard llegaría a verse en acusaciones. El gobernador William Phips perdonó finalmente a todos los que eran sospechosos de brujería que todavía no habían sido ejecutados: la razón por la que se dice que tomó la decisión fue porque su mujer también fue acusada de brujería. Pero leemos en las crónicas que cuando ocurrió esto ya habían pasado 18 meses desde el comienzo de la cacería. Un caso realmente horripilante donde no se puede explicar cómo partiendo de unos rumores sin base, se pudo terminar en una auténtica persecución donde personas inocentes perdieron su vida. 

Esta historia ha sido llevada a los escenarios en diversos formatos. Arthur Miller escribió en 1952 la obra de teatro “The Crucible” (Las brujas de Salem), pues se apoyó en aquellos hechos reales para plasmar una alegoría de la fiebre persecutoria y represión macarthista de los años cincuenta. En el cine, la adaptación más conocida fue El crisol (Nicholas Hytner, 1996) con la participación de Daniel Day-Lewis y Winona Ryder. Y hoy llega a Cine y Pediatría una versión muy peculiar de histeria colectiva en una historia de adolescentes “millennials” del siglo XXI. Y la historia regresa a la ciudad de Salem, no podía ser de otra forma, pero ahora la caza de brujas es digital. La película en cuestión lleva por título Nación salvaje (Sam Levinson, 2018), y nos narra la persecución a cuatro amigas que viven su adolescencia en la población de Salem y donde todo comienza cuando alguien hackea unas comprometidas fotos del alcalde. Una película trasgresora con causa… 

Y la historia comienza con una pléyade de imágenes más próximas al videoclip que al cine convencional, con tres pantallas verticales de varios colores y una música machacona que nos adentra en el mundo frenético de ciertas adolescencias, y todo ello con esta voz en off: “Esta es una historia cien por cien real. Aunque os aviso que es bastante gráfica. Algunas advertencias de contenido sensible: sangre – abuso – clasicismo – muerte – alcohol – drogas - contenido sexual - masculinidad tóxica – homofobia – transfobia – armas – nacionalismo – racismo – secuestro – asesinato (intento de) – la mirada masculina – (intento de) violación – sexismo (mucho sexismo) – lenguaje ofensivo – tortura – violencia – egos masculinos frágieles”. Y poco después una declaración: “Mi nombre es Lilly Gilson y tengo 18 años. Estas son mis tres amigas: Em, Bex y Sarah. Y para ser honestas, no sé si vamos a salir vivas esta noche”

Evidentemente es un inicio desconcertante, de los que no deja indiferente y que nos lanza sin prolegómenos a todos los riesgos que rodean a la adolescencia de este nuestro primer mundo, donde el tabaco, alcohol, cannabis y sexo es una cuadratura habitual y normalizada en muchos casos, aderezada en esta nueva generación 'millennial' con la inmediatez y falta de privacidad a que nos someten las redes sociales. Y dibujar el entorno de estas cuatro adolescentes es el motivo de casi la mitad del metraje, donde se desarrollan Lily (Odessa Young), Em (Abra), Bex (Hari Nef) y Sarah (Suki Waterhouse), y que representan esa juventud desinhibida que tanto pueden pegarse una buena borrachera como hacerse una sesión de series de televisión. Y entre ellas comentan: “La gente se quema y quiere acabar con su pequeño universo”. Y la rebeldía de Lily se nos presenta tanto en el medio escolar como familiar: así, cuando un profesor le replica sobre la poca oportunidad y el carácter extremo de sus dibujos de desnudos ella contesta “¿Qué es extremo? ¿Los dibujos o que haya 500 millones de selfies de desnudos en internet? Es que me pidieron que dibujase del natural. Y esto es natural”; pero más llamativo es cuando su madre le interroga le interroga cuando se produce el 'ciberbullying' y 'sexting' con sus fotos: “Soy tu madre, eres mi hija. Me he pasado 18 años criándote. Solo quiero saber la verdad. ¿La de las fotos eres tú?... A ti que te pasa, ¿cómo has podido hacerlo?”.  

Y así es como Sam Levinson se sumerge de lleno en el lado más despiadado de la era 'millennial': el de la exposición diaria en las redes y su triada del lobo feroz (el 'ciberbullying', 'sexting' y 'grooming'), los likes de Instagram o Facebook, la ansiedad, la imagen perfecta y la presión de un sueño americano que no existe. Un retrato adolescente que Levinson llevaría a su máxima expresión años después en la aclamada serie de televisión "Euphoria". Y ya la película comienza con una declaración literal de intenciones y así será (por lo que vamos avisados): aquí se habla de sexo, drogas, culto a la imagen, homofobia, transfobia, racismo, masculinidad tóxica, machismo, armas, nacionalismo y violencia, redes sociales y dictadura de los memes. Nada que no veamos cada día al salir a la calle, aunque no sea tan concentrado como en esta película, que no deja indiferente. 

Y no deja indiferente en especial su segunda parte. Porque cuando un hacker del pueblo de Salem comienza a filtrar datos de algunos vecinos, el escándalo salpica al alcalde, al director del instituto, al jefe de policía… hasta que las tensiones estallan en violencia y sólo necesitan un cabeza de turco: y esa serán Lilly y sus amigas. Y entonces es cuando regresamos a la historia de las brujas de Salem, pero ya no estamos en el siglo XVII, cuando las acusadas de jugar con magia negra eran quemadas en la hoguera, sino en un 2018 en el que la nueva brujería es el progreso y la capacidad de las mujeres de ser libres, sexuales y orgullosas, de ser dueñas de demandar el derecho a su intimidad, a no ser increpadas o molestadas, a vivir en un entorno libre de machismo. Un entorno donde en su “biblia” ya puede pesar más Daenerys Targaryen, de Juego de Tronos, que el propio San Lucas o San Mateo. Una juventud fiel a una parte de nuestra actualidad que crece bajo la dictadura del postureo, el culto a la imagen, la personalidad online y la insensibilización hacia la violencia. Y que padecen (o pueden padecer) sus consecuencias… 

Y es que el Salem del siglo XXI puede llegar a ser peor que el de los juicios por brujería, un Salem de dispositivos móviles y del hackeo, donde la publicación de información íntima de sus ciudadanos hará que los ciudadanos pierdan el sentido, desencadenando una ola de violencia que termina arrastrando a nuestras cuatro protagonistas, acusadas de estar detrás de este hurto cibernético y perseguidas como si fuesen brujas de nuestro tiempo. Y la parte final de esta película es antológica, con las cuatro amigas con su gabardina roja, como cuatro caperucitas intentando salvar la vida de una sociedad que se convirtió en un lobo feroz… 

Algunos ven en Nación asesina un híbrido entre Spring Brakers (Harmony Korine, 2002) y The Purge: La noche de las bestias (James DeMonaco, 2013), con toques del Tarantino más sanguinario. Una película diseccionada en dos partes, con la exquisitez de un carnicero moral: una primera parte altamente fidedigna y bien elaborada en la narración de lo que se ha convertido nuestra sociedad, todo ello visto desde los ojos de los adolescentes y con un crítica a la masculinidad tóxica; y una segunda porción donde todo está llevado al extremo, y todo en clave 'millennial'. Pues como al final confiesa el responsable de todo este caos: lo hizo por los “LOL” (acrónimo de Laughing Out Loud). 

Y por un “LOL” se puede perder el norte, pero también el sur, el este y el oeste. Y por ello esta película, Nación salvaje, nos presenta un reflejo de la realidad 'millennial' en su primera mitad y una imagen distópica de sus consecuencias, en la segunda. Es una película imperfecta, pero se antoja recomendable – incluso con sus excesos y defectos - para ver con nuestros hijos adolescentes.
 

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Enfermedades raras y Pediatría: una amistad “de cine” a través de las películas

Las enfermedades raras (ER) o de baja prevalencia son muy frecuentes, pues la suma de todas las personas con ER se estima entre el 6 y 9% de la población, de ahí la importancia como problema de interés sanitario y social. Pero uno de los principales retos en el campo de las ER es que estas entidades se hagan visibles. Y un terreno esencial para trabajar por su visualización son los medios de comunicación, siendo el cine un recurso esencial. 

El proyecto Cine y Pediatría apuesta por el objetivo de mejorar la humanización de nuestra práctica clínica a través de la prescripción de películas. Y hoy adaptamos este objetivo de forma específica a la prescripción de películas en las ER, para conocer y reconocer a nuestros protagonistas y sus diferentes enfermedades de baja prevalencia. Esta labor ya la hemos realizado previamente en sendas conferencias en el Día Mundial de las Enfermedades Raras 2018 en Alicante, en el XV Curso Internacional de Pediatría celebrado en Mérida/Yucatán o en la reciente XVIII Reunión Anual de la Sociedad de Pediatría Balear en Palma de Mallorca. 

Y con el apoyo de dos amigos especialistas en la atención e investigación sobre las ER, hemos publicado al respecto un artículo en Revista de Pediatría de Atención Primaria que resumen los contenidos volcados en las distintas conferencias y bajo el mismo título que este post.


En el artículo proponemos 10 películas argumentales sobre ER, esenciales para vivir las emociones y reflexiones que nos devuelven sus protagonistas y familias y, por tanto, esenciales para prescribir (por orden cronológico): 
- La parada de los monstruos (Tod Browning, 1932); enfermedad: defectos congénitos múltiples, como microcefalias, siamesas, agenesias de extremidades, enanismos, etc. 
- El aceite de la vida (George Miller, 1992); enfermedad: adrenoleucodistrofia. 
- Máscara (Peter Bogdanovich, 1984); enfermedad: displasia craneodiafisal o leontiasis ósea. 
- El inolvidable Simon Birch (Mark Steven Johnson, 1998); enfermedad: síndrome de Morquio. 
- Gabrielle (Louise Archambault, 2013); enfermedad: síndrome de Williams. 
- Al frente de la clase (Peter Werner, 2008); enfermedad: síndrome de Tourette. 
- Medidas extraordinarias (Tom Vaugham, 2010); enfermedad: enfermedad de Pompe. 
- Cromosoma 5 (María Ripoll, 2013); enfermedad: síndrome del maullido de gato, o síndrome 5p -. 
- Línea de meta (Paola García Costas, 2014); enfermedad: síndrome de Rett. 
- Wonder (Stephen Chbosky, 2017); enfermedad: síndrome de Treacher Collins.


Pero también sugerimos otras 10 películas relevantes al respecto, también que podríamos utilizar para visibilizar y conocer estas entidades: 
- El milagro de Anna Sullivan (Arthur Penn, 1962); enfermedad: síndrome de Usher. 
- También los enanos empezaron pequeños (Wernez Herzog, 1970); enfermedad: acrondoplasia. 
- El hombre elefante (David Lynch, 1980); enfermedad: síndrome de Proteus. 
- El protegido (M. Night Shyamalan, 2000); enfermedad: osteogénesis imperfecta. 
- Los otros (Alejandro Amenábar, 2001); enfermedad: xeroderma pigmentoso. 
- Frágiles (Jaume Balagueró, 2005); enfermedad: osteogénesis imperfecta. 
- XXY (Lucía Puenzo, 2007); enfermedad: síndrome de Klinefelter. 
- El curioso caso de Benjamin Button (David Fincher, 2008); enfermedad: progeria. 
- Insensibles (Juan Carlos Medina, 2012); enfermedad: insensibilidad congénita al dolor con anhidrosis o CIPA 
- Los milagros del cielo (Patricia Riggen, 2016); enfermedad: seudoobstrucción intestinal crónica y trastorno de hipomotilidad antral. 

La observación narrativa de estas películas argumentales (y también de las relevanes) nos permitirá acercarnos a este apasionante mundo de las ER, pero sobre todo de las extraordinarias personas y familias que hay detrás del frío nombre de cada entidad médica. Y es por ello que lo “raro” se convierte en extraordinario en el séptimo arte. 

Películas que hacen visibles estas ER y las problemáticas que les acompañan. Y para ello basta recordar la reciente película documental de Isabel Gemio, una obra coral del año 2018 por título, precisamente, Jóvenes invisibles, siete historias sobre jóvenes con ER para que la sociedad reaccione a no ignorarlas, en esta película sobre el amor, la esperanza, el valor, la alegría y el aprendizaje… una película de héroes que no quieren ser anónimos.


Y por ello os animamos a prescribir estas películas (especialmente las argumentales) a vuestros alumnos, residentes en formación, compañeros de profesión (con los centros sanitarios y centros educativos como objetivo principal), y también a pacientes y familiares. La observación narrativa de algunas películas argumentales nos permitirán a través de la prefiguración (el "antes" de ver la película), configuración (el "durante" de ver la película) y refiguración (el "después" de ver la película) acercarnos a este apasionante mundo de las ER, pero sobre todo de las extraordinarias personas y familias que hay detrás del frío nombre de cada entidad médica. 

Ahora bien, prescribir es un acto muy serio. Y también lo es el hecho de “prescribir” películas, pues hay que elegir bien el mensaje, el receptor y el momento. Ya que una película que puede ser muy beneficiosa para un residente en formación, podría no serlo (y todo lo contrario) para un paciente o familiar, dependiendo del momento en que se encuentre. 

Sea como sea, seguimos reivindicando que hay que ver el cine como una oportunidad para la docencia y la humanización en la práctica clínica. Porque algo así es el proyecto Cine y Pediatría. 

En este enlace os dejamos el enlace al artículo original, que podéis consultar también desde la Revista de Pediatría de Atención Primaria

Y este tema fue la esencia del vídeo de presentación de Cine y Pediatría 8, que recordamos de nuevo.

lunes, 4 de noviembre de 2019

Campaña de vacunación antigripal y sanitarios: responsabilidad y coherencia


En estas fechas comienza (o ha comenzado ya) la Campaña anual de vacunación antigripal 2019-20. Porque frente a la gripe la medida preventiva fundamental es la vacunación. La Organización Mundial de la Salud recomienda llegar a unas tasas de vacunación del 75%, pero en España la tasa global de vacunación es de un 54% según los datos de la última campaña (2018-19). 

En el último año se apunta unas 6.300 defunciones atribuidas a la gripe, cifra que no podemos obviar, además de su elevada morbilidad y tasas de absentismo laboral y escolar. La misión fundamental de esta vacunación es proteger a la población más susceptible, es decir, a los mayores de 65 años, embarazadas, personas que padezcan alguna patología crónica (respiratoria o de otro tipo) y también el personal sanitario. 

Pero entre el personal sanitario (considerado como grupo de riesgo) se recogen unas tasas globales del 33,9%, con grandes oscilaciones entre Comunidades Autónomas: entre el 20,7% de Ceuta, el 21% de Aragón y el 22,3% de Melilla por debajo y el 36,6% de Cantabria, el 46% de Galicia y el 58,7% de la Comunidad Valenciana. Y esto ni habla de responsabilidad ni habla de coherencia. Y aunque en nuestra Comunidad Valenciana los resultados son los mejores de España, siguen estando muy alejados de ese 75% mínimo razonable. Además, las tasas de vacunación son diferentes entre estamentos sanitarios (mayores en médicos y enfermeras, inferiores en auxiliares) y entre especialidades (siendo Pediatría una especialidad con razonable grado de compromiso frente a la vacunación antigripal... y ante todas las vacunas). 

En esta campaña ya está disponible la vacuna tetravalente antigripal (con dos cepas A y dos cepas B: A/Brisbane/02/2018, A/Kansas/14/2017, B/Colorado/06/2017 y B/Phuket/3073/2013), aunque - como es desgraciadamente habitual - no se ha adaptado por igual en toda España, y solo 9 Autonomías siguen las directrices al acuerdo marco de centras la compras. El resto, pues ya se sabe que somos muy de reino de taifas... 

En una reciente sesión que nuestro Hospital General Universitario de Alicante ha ofrecido para concienciar de la vacunación entre el personal sanitario, se respondían de forma clara a algunas preguntas que cabe tener muy presentes - y sencillamente por una razón: todo profesional sanitario no vacunado es potencialmente una fuente de infección -: 
- ¿Debo vacunarme de la gripe? Sí, para proteger la salud de mis pacientes, la de mi familia, mis compañeros y mi salud. 
- ¿Qué se consigue cuando los profesionales sanitarios nos vacunamos de la gripe? Al menos las siguientes venajas: 1) disponer de un ambiente más seguro; 2) reducir la morbi-mortalidad asociada a los cuidados de salud; 3) disminuir el absentismo del personal; 4) reducir los costes de la atención sanitaria. 
- ¿Cuál es la gravedad de la gripe? La enfermedad gripal puede ir de leve a ser grave y es especialmente peligrosa para personas con un riesgo aumentado. 
- ¿Por qué debo vacunarme todos los años? Por que los virus de la gripe cambian y las vacunas son actualizadas de una temporada a otra, y porque la protección inmunitaria que ofrece la vacuna a la persona disminuye con el tiempo, por lo que la vacuna anual es necesaria para una protección óptima.  
Así que por un hospital libre de gripe, nos debemos vacunar por nuestros pacientes, por nuestra familia y por nuestra salud. A los sanitarios nos queda mucho por avanzar y lo debemos hacer por dos motivos clave: por responsabilidad y por coherencia

sábado, 2 de noviembre de 2019

Cine y Pediatría (512). “El viaje de Fanny” y el viaje a ninguna parte


El historiador inglés Lord Acton - famoso por haber acuñado el conocido aforismo «El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente» - puso ya de manifiesto a finales del siglo XIX la naturaleza contradictoria del nacionalismo, pues así como apareció como una fuerza liberadora y democrática en aquella convulsa Europa, aún no habían aparecido sus desviaciones integristas, totalitarias, imperialistas y xenofóbicas. Y ya fue en el siglo XX cuando se pueden obtener dos grandes conclusiones: que el nacionalismo como tal continuó siendo una fuerza de transformación y cambio y que los nacionalismos (porque hay muy distintas tipologías: liberales y autoritarios, religiosos, étnicos y lingüísticos, abiertos y cerrados) serían causa de importantes y a menudo violentos conflictos, con consecuencias casi siempre decisivas y muchas veces – las dos Guerras Mundiales, por ejemplo – aciagas.

Tras la Segunda Guerra Mundial, en Europa occidental el desprestigio de las ideas nacionalistas y los nacionalismos generaría la aparición del proyecto territorial y político de la construcción de una Europa unida y supranacional, la construcción de la Unión Europea. Otra cosa bien distinta se asoció en lo que se llamaría “tercer mundo” (Asia, África) a movimientos de liberación nacional y/o anti-imperialistas y que estaría en la raíz de alguno de los espinosos problemas internacionales de la posguerra: procesos de decolonización o conflicto árabe-israelí.

El nacionalismo reaparecería en las últimas décadas del siglo XX en la desarrollada y próspera Unión Europea (con particular incidencia en Irlanda del Norte - con el recuerdo del IRA -, Bélgica y España - con el recuerdo de ETA -), pero también en la formación de nuevos estados en la Europa del este tras el colapso del comunismo en 1989 y la desintegración de la Unión Europea y de Yugoslavia (conflictos que han creado el término “balcanización”).

Las guerras nunca traen nada bueno. Los guerras por los nacionalismos tampoco. Y es paradigmático el importante número de películas que nos devuelven la mirada inocente de la infancia ante el nacionalsocialismo alemán, ya por siempre conocido por el terrible nombre de nazismo. Basten algunos ejemplos que ya forman parte de la familia de Cine y Pediatría: Juegos prohibidos (René Clément, 1952), El niño y el muro (Ismael Rodríguez, 1955), El diario de Ana Frank (George Stevens, 1959), El tambor de hojalata (Volker Schöndorff, 1979), La vida es bella (Roberto Benigni, 1997), La tumba de las luciérnagas (Isao Takahata, 1998), Hijos de un mismo Dios (Yurek Bogayevicz, 2001), Napola (Dennis Gansel, 2004), El niño con el pijama de rayas (Mark Herman, 2008), Rutka: un diario del Holocausto (Alexander Marengo , 2009), La cinta blanca (Michael Haneke, 2009), La llave de Sarah (Gilles Paquet-Brenner, 2010), Lore (Cate Shortland, 2012), La ladrona de libros (Brian Percival, 2013), La profesora de Historia (Marie-Castille Mention-Schaar, 2014), La infancia de un líder (Brady Corbet, 2015), entre otros.

Y hoy llega una película más sobre esta temática, y lo que la infancia perdió en aquella Segunda Guerra Mundial. Una película que comienza con estas palabras impresas, mientras la primera escena nos muestra a distintos niños y niñas que reciben cartas en los jardines de una institución: “Durante la Segunda Guerra Mundial, en Francia, los padres judíos confiaron sus hijos a diversas organizaciones que los acogieron y se encargaron de mantenerlos a salvo de las amenazas… Basado en el relato autobiográfico de Fanny Ben-Ami publicado por ediciones de Seuil”. Así comienza nuestra película de hoy, cuyo título es El viaje de Fanny (Lola Doillon, 2015).

Basada en el libro “Le voyage de Fanny”, la película cuenta la historia de Fanny (Léonie Souchaud), una niña de 12 años de origen judío que, tras la ocupación del territorio francés por parte del ejército alemán en 1943, es confiada por sus padres con sus dos hermanas pequeñas a una institución, al igual que muchos otros niños. En la película realizamos un viaje con ella, sus dos hermanas - Georgette y Erika - y otros cinco niños a través del país, con la intención de escapar de la persecución de los solados nazis y poder atravesar a una frontera sin peligro.

La temática no resulta novedosa y parece haber sido vista otras veces, con la crudeza que reviste el hecho de que sea niños los protagonistas del dolor que deja la guerra de los adultos. Por ello, es El viaje de Fanny un film sencillo y sincero que resalta el valor de la esperanza, pero no obvia el dolor de los totalitarismos nacionalistas. Y que en su temática esta película francesa nos recuerda la temática de la película alemana Lore, pues en ambas las hermanas mayores, Fanny y Lore, adquieren la cruda e impropia responsabilidad de salvar a sus hermanos en medio de la inmundicia del nazismo.

Y por ello en nuestra película de hoy no es de extrañar que los niños se pregunten: “¿Tú ya has visto al monstruo?”. Y mientras cambian de lugar y de residencia temporal, nuestra angelical (y fuerte) Fanny sigue mirando a través de sus prismáticos para recordar la realidad que le abrazaba (la de esos padres que no volverá a encontrar) y en búsqueda de un futuro que desea (ni más ni menos que el que nunca se debiera robar a la niñez)…

Y nuestros pequeños héroes consiguen llegar a su destino a la frontera Suiza, donde ellos salvaguardan la vida y donde los espectadores nos quedamos con el colofón final: “Fanny Ben-Amy vive actualmente en Israel. Las tres hermanas vivieron en Suiza hasta el fin de la guerra. En 1946 regresaron a Francia, pero nunca más volvieron a ver a sus padres. El personaje de la Sra. Forman está inspirado en la Sra. Lotte Schwart (Directora del Castillo de Chaumont) y en la Sra. Weil-Salon. Están entre las numerosas personas dispuestas a dar su vida por salvar a los niños. Desde 1938 a 1944, varios miles de niños fueron salvados de la deportación por la OSE (Ouvre de Secours aux Infants), que los sacó de los campos, los ocultó, los pasó por las fronteras de Italia, de Suiza y de España, desde donde los enviaron a Estados Unidos”.

Es El viaje de Fanny – como el resto de películas reseñadas – una lección de historia y una lección de vida. Más nos valdría aprender bien esta lección para no volver a suspender como sociedad. Porque hay demasiados viajes que no llevan a ninguna parte… o llevan inevitablemente a la confrontación y a la guerra entre civiles. Que los niños padezcan los errores de los adultos es doloroso, pero que los adultos pongan a la infancia en medio de sus objetivos políticos es intolerable, cruel y soez.

Y el que tenga oídos que oiga… una vez más. Y hasta que nos quedemos afónicos.

miércoles, 30 de octubre de 2019

Cómo preparar una comunicación científica


El 33 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria (SEPEAP) que tuvo lugar entre el 17-19 de octubre en Toledo ha sido una oportunidad más para renovar la ciencia, la conciencia y la amistad por nuestra profesión. Y en donde pudimos desarrollar el taller “CÓMO PREPARAR UNA COMUNICACIÓN CIENTÍFICA” con el entusiasmo de 50 asistentes y con ellos debatimos sobre el qué hacer y qué no hacer y entre todos estuvimos de acuerdo, emulando a Federico García Lorca, que “la ciencia no necesita adeptos, necesita amantes”

El taller se dividió en tres partes, cuyo contenido podéis revisar en la presentación adjunta. 

1) Elaborar resúmenes de calidad 
- Normas 
- Redacción 
- Contenido 
- Calidad 

2) Confeccionar buenas diapositivas 
- Grande 
- Simple 
- Claro 
- Progresivo 
- Consistente 

3) Realizar presentaciones científicas efectivas 
- Prepararse para hablar 
- Organizar la charla 
- Adecuar la información al medio audiovisual 
- Practicar 
- Verificar puntos fundamentales 
- Lenguaje verbal y no verbal 
- Responder a las preguntas 
- Manejar el auditorio 
- Mostrar entusiasmo 
- Lo que se debe evitar... 

Y tras las dos horas de taller, todos estuvimos de acuerdo en que para ser un buen amante de la ciencia cabe también aprender a comunicar y a comunicarse. En este enlace podéis ver la presentación completa. 

Y todo ello desde la imperial Toledo, la ciudad de las tres culturas.

domingo, 27 de octubre de 2019

Cien años de Avedis Donabedian y calidad asistencial


Este año se cumplen cien del nacimiento de Avedis Donabedian, considerado universalmente como el principal experto mundial sobre el tema de la calidad de la atención a la salud, padre e impulsor intelectual de la calidad de los servicios sanitarios y de su permanente mejora

Avedis Donabedian, de familia armenia, nació en Beirut en el año 1919 y creció cerca de Jerusalén. En 1954 se mudó a Boston y al año siguiente se graduó en la Universidad de Harvard en Salud Pública. Luego llegó a ser profesor e investigador no clínico en el New York Medical College y de allí pasó a la Escuela de Salud Pública en la Universidad de Michigan en Ann Arbor, donde estuvo hasta el final de su vida profesional y donde desarrolló la mayor la parte de la obra que le dio fama mundial. 

Su aportación en la sistematización de conocimientos dentro de las ciencias de la Salud, especialmente centrada en la mejora de la calidad asistencial, ha sido reconocida mundialmente y es merecedora de varios galardones. Desarrolló el enfoque de estructura, proceso y resultado, que se convirtió en la base para medir y mejorar la calidad de la atención sanitaria. Estas contribuciones están recogidas en Evaluación de la Calidad de la Atención Médica (1966), y se esforzó por definir todos los aspectos de la calidad en los sistemas de salud y los modelos propuestos para su medición; se encuentran en más de 100 artículos y 11 libros. 

También fue un poeta y un apasionado de la literatura, capaz de leer con fluidez en seis lenguas diferentes. De hecho, escribió poesía toda su vida y, cerca de su muerte, escribió que era en su poesía donde se podía apreciar mejor quién era él.  En definitiva – y tal como consta en su perfil de la web de la Fundación Avedis Donabedian - fue una persona extraordinaria, que, con su generosidad, enriquecía las vidas de quienes le conocieron. 

Empezó analizando la escasa bibliografía publicada sobre investigación en servicios de salud hasta ese momento y presentó sus conclusiones en un largo artículo publicado en 1966 bajo el título “Evaluating the Quality of Medical Care”, que luego fue ampliamente citado y reimpreso por The Milbank Quarterly en 2005. En él introdujo una de las primeras definiciones de proceso asistencial, como un continuo que desagrega en: estructura, proceso y resultado, que fue la base del actual paradigma de evaluación de la calidad de la atención sanitaria. Y el resumen de todos sus artículos y libros sugiere siete pilares de la calidad asistencial: eficacia, efectividad, eficiencia, optimización, aceptabilidad, legitimidad y equidad. 

Para muchos fue un visionario y sus ideas supusieron un cambio de paradigma, primando el sentido común. En España estas ideas tuvieron (y tienen) gran influencia, como se constató en 1989 con la creación de la Fundación que lleva su nombre y que influyó en la constitución de la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA) y las revista española en esta área, que ha ido evolucionando por los títulos “Control de Calidad”, “Calidad Asistencial” y que desde 2018 se ha internacionalizado como “Journal of Healthcare Quality Research”. 

Para conocer mejor su trabajo, en este monográfico del año 2001 de Rev Calidad Asistencial, se recopilan algunos artículos paradigmáticos de Donabedian, que vale la pena recordar y revisar, pues son esenciales para entender la calidad: 
- Donabedian A. The quality of medical care: how can it be assessed? JAMA 1988;260:1743-8 
- Donabedian A. The assessment of technology and quality. A comparative study of certainties and ambiguities. IntJ Technol Assess Health Care 1988;4:487-96 
- Donabedian A. The Seven Pillars of quality. Arch Pathol Lab Med 1990;114:1115-8 
- Donabedian A. The Lichfield lecture. Quality assurance on health care: consume's role. Qual Health Care 1992;1:247-51 
- Donabedian A. Quality in Health Care: Whose responsability is it? Am J Med Qua/l993;8:32-6 
- Donabedian A. Quality assessment: The industrial model and the health care model. Clin Perfom Qual Health Care 1993;1:51-2 
- Donabedian A. Prioridades para el progreso y monitorización de la calidad de la atención. Salud Pública Mex 1993;35:94-7 
- Donabedian A. The effectiveness of quality assurance. Int J Qual Health Care 1996;8:401-7 
- Donabedian A. Evaluating physician competence. Bull World Health Organ 2000;78:857-60 
- Donabedian A. El pasado y el futuro a los ochenta añs, Rev Calidad Asistencial1999¡14:78S-7 

Y hablando de calidad – y aprovechando este centenario – os recordamos que acaba de comenzar un curso on line en Continuum sobre esta materia, el Curso Seguridad y Calidad Asistencial.

sábado, 26 de octubre de 2019

Cine y Pediatría (511). “Boys Don't Cry”, pero todos lloramos por la transfobia


Las películas se montan a partir de guiones originales y de guiones adaptados. Los guiones adaptados pueden proceder de la propia literatura o de la propia realidad. Estos últimos son los “basados en hechos reales” y, de antemano, ya nos preparan para un plus de emoción en muchas ocasiones. Nuestra película de hoy se basa en un hecho real acaecido en el año 1993 en Nebraska, entre las ciudades de Lincoln y Falls City. Brando Teena (nacido como Teena Brandon) fue un hombre transgénero que fue golpeado, violado y asesinado brutalmente a los 21 años de edad por dos exconvictos, John Lotter y Marvin Thoman Nissen, por motivo de transfobia, en uno de los crímenes de odio que más conmocionaron a la opinión pública de Estados Unidos en la década de los 90. Porque ese es un país de contrastes, capaz de ofrecer la versión más abierta e integradora del ser humano y, al mismo tiempo, la más cruenta y terrible de la América profunda, la que vive ajena al progreso propio de la sociedad. Y no es mucho desvelar que una de las partes más visibles de la sociedad estadounidense, sus presidentes, son reflejos de esa dualidad, tan paradójica como poco positiva. 

Un hecho así pronto vio la luz como un documental, The Brandon Teena Story (Susan Muska, 1998) y, posteriormente, como la película Boys Don´t Cry (Kimberly Peirce, 1999) protagonizada por una excelsa Hilary Swank en el papel principal, merecedora del Oscar a Mejor actriz y un buen número de otros galardones. Hillary Swank es una actriz todoterreno que en Cine y Pediatría ya hemos conocido en películas como Diarios de la calle (Richard LaGravenese, 2007) y Mary & Martha (Phillip Noyce, 2013), y quien ya antes nos dejó su segundo Oscar a Mejor actriz con Million Dollar Baby (Clint Eastwood, 2004). La cineasta y fotógrafa Kimberly Peirce se embarcó, para su ópera prima, en este proyecto investigando a fondo los acontecimientos reales y elaborando un guión que se centra principalmente en la historia de amor entre Brandon y Lana, una adolescente fascinada por el misterioso chico a la que no le importan los secretos que pueda ocultar. El resultado es un filme estremecedor, de gran dureza, que se erige como manifiesto de denuncia contra el fanatismo, la violencia y la humillación que se ejerce en el llamado primer mundo contra aquellos que se atreven a vivir su diferencia. Y Kimberly Peirce, pese a este buen comienzo, no se ha prodigado en la dirección: solo tres películas en su haber, y la última también ha formado parte de Cine y Pediatría, como fue el remake de Carrie que dirigió en 2013.

Y en esta película, como espectadores, asistimos a las dudas de Brandon, sus tormentos, sus ilusiones, sus deseos y a todo lo que mueve su vida. Un chico que intentaba reasignar su identidad sexual, que no buscó hacer daño a nadie y que terminó por sufrir los daños de la ignorancia de una sociedad bárbara que no tolera las diferencias.

Boys Don´t Cry fue rodada con un bajo presupuesto, propio del cine independiente, pero se convirtió rápidamente en una de las películas clave dentro del cine LGTBI. La enorme cantidad de premios que fue acumulando desde su mismo estreno le han valido entrar también entre las películas más a tener en cuenta de las últimas décadas y ahora que se cumplen 20 años de su estreno su visionado sigue impresionando, especialmente su devastador final, auténtico mazazo para cualquier espectador con sentido común y una mente abierta.

Teena Brandon siempre ha deseado ser un chico. Así que un día decide cortarse el pelo, ocultar sus pechos bajo un vendaje apretado, vestirse como un chico y cambiar el orden de su nombre, pasándose a llamar Brandon Teena. Entonces decide marchar de su natal Lincoln, donde vive atrapada en un mundo que no la acepta, e inicia un viaje en busca de la felicidad, en busca de ese cambio tan ansiado, en busca de oportunidades nuevas. Tratando de escapar de todo lo que su pueblo representa llega a la cercana Falls City, también en el estado de Nebraska, donde podrá quizás dar rienda suelta a sus sueños. Brandon es un joven sensible que no tarda en meterse en el bolsillo a la pequeña población rural, y allí conoce a Lana Tisdel (Chloë Sevigny, una de las musas del cine indie), una bella rubia veinteañera y a su especial familia y amigos.

Brandon vive atrapado en un cuerpo que no acepta y en un mundo que no le acepta, y por ello busca en el amor la manera de redimirse de todo cuanto odia. Y encuentra en Lana ese amor, que comienza con dudas pero se hace incondicional pese a acabar confesándole su secreto mejor guardado: “Soy hermafrodita… Una persona que a la vez es mujer y hombre”. Y por ello la emoción nos desborda cuando Lana visita a Brandon en la cárcel y le dice: "Aunque seas medio hombre o medio mono, voy a sacarte de aquí", mientras suena la canción de The Cure con título homónimo a la película. Porque Lana acaba amando sin importarle que sea Teena o Brandon, porque quiere a esa persona independientemente de su sexo. Pero ese amor incondicional no lo tiene la madre de Lana, quien le espeta “Yo te invito a mi casas y tú expones a mi hija a tu enfermedad”. Ni tampoco lo tiene la policía, quien le pregunta maliciosamente a Brendan, tras ser violado: “¿Por qué andas con chicos si eres una chica?, ¿por qué vas por ahí besando a las chicas?”.

Y aunque la película nos remarca en su título que los chicos no lloran, nosotros seguimos llorando por la transfobia, por no hacer el esfuerzo de entender a esas personas que no solo no encuentran su lugar en el mundo, sino que desean sentirse queridas, por una vez aceptadas y a la vez aceptarse a sí mismas. Y tres mujeres, su directora y sus dos jóvenes actrices, se ponen al frente de esta película independiente de bajo presupuesto para recordarnos que los chicos no lloran. Y este recuerdo permanece - y debe permanecer – con su visionado, por ser una de las películas denuncia emblemáticas para luchar frente a la transfobia.

La transfobia es el miedo, el odio, la falta de aceptación o la incomodidad frente a las personas transgénero, consideradas transgénero o cuya expresión de género no se ajusta a los roles de género tradicionales. La transfobia puede impedir que las personas transgénero y de género no conforme tengan vidas plenas a salvo de daños. Porque la transfobia puede adoptar diferentes formas, incluidas las siguientes: creencias y actitudes negativas, aversión y prejuicios contra las personas transgénero, miedo irracional y malentendidos, falta de aceptación o descarte de los pronombres o la identidad de género preferidos, insultos y lenguaje despectivo, intimidación, abuso y hasta violencia.

La transfobia puede generar formas tanto sutiles como manifiestas de discriminación. Por ejemplo, es posible que a las personas transgénero (o, incluso, que se cree que lo son) se les niegue trabajo, vivienda o cuidado de la salud solo por el hecho de ser transgénero. Algunas personas son transfóbicas por contar con información errónea (o por no tener ninguna información) sobre las identidades trans, incluso es posible que no sepan de los problemas de las personas transgénero, o que no conozcan a una persona trans. Y el resultado de la transfobia es que puede ser muy dañino a las personas que lo sufren, incluyendo depresión, miedo, aislamiento, sentimientos de desesperanza o suicidio.

¿Y qué podemos hacer para ayudar a detener la transfobia? Porque nadie tiene derecho a discriminar ni a herir a una persona física o emocionalmente. Hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a detener la transfobia, como por ejemplo: no usar comentarios infamantes contra las personas transgénero, no hacer preguntas personales sobre los genitales, las cirugías ni la vida sexual de una persona transgénero, no crear estereotipos ni tampoco hacer suposiciones sobre ellas, respetar los nombres y pronombres que las personas trans eligen, etc. Actitudes positivas e integradoras que se soportan en la formación e información adecuada, en el respeto y amor a las personas, sin etiquetas.

No permitamos que nuestro comportamiento haga llorar a nadie… 

miércoles, 23 de octubre de 2019

¿Qué es la Investigación e Innovación Responsable?


Recientemente desde ISABIAL, nuestro Instituto de Investigación Sanitaria y Biomédica de Alicante, se ha realizado formación específica sobre el concepto RRI, que por su relativa novedad, bien vale compartir. 

El concepto de RRI ―el acrónimo de la siglas en inglés de Investigación e Innovación Responsables― tiene como objetivo reducir la brecha que existe entre la comunidad científica y la sociedad, incentivando que distintos grupos de interés (entidades de la sociedad civil, comunidad educativa, comunidad científica, responsables de políticas y el sector empresarial e industrial), trabajen juntos en todo el proceso de investigación e innovación. Así pues, a partir de mecanismos de cooperación entre distintos actores, es posible alinear mejor el proceso de investigación y sus resultados con los valores, las necesidades y las expectativas de la sociedad actual

Aunque el término RRI se acuñó hace una década, recientemente, ha cobrado protagonismo debido a su inclusión en el Programa Science with and for Society (ciencia con y para la sociedad) impulsado por la Comisión Europea en el marco de la estrategia de investigación Horizon 2020 (Horizonte 2020). 

En este contexto, la RRI comprende 6 agendas políticas a tener en cuenta durante todo el proceso de investigación e innovación: 
a) Participación ciudadana, para fomentar que múltiples actores se involucren en el proceso de investigación desde su concepción hasta su desarrollo y obtención de resultados. 
b) Igualdad de género, para promover el equilibro entre hombres y mujeres en los equipos de trabajo. 
c) Educación científica para mejorar los procesos educativos y promover vocaciones científicas entre los más jóvenes. 
d) Ética para fomentar la integridad científica, con el fin de prevenir y evitar prácticas de investigación inaceptables. 
e) Acceso abierto a la información científica, para mejorar la colaboración entre grupos de interés y el diálogo abierto con la sociedad. 
f) Acuerdos de gobernanza, para proporcionar herramientas que fomenten la responsabilidad compartida entre grupos de interés e instituciones. 

Estas agendas políticas son claves para hacer frente a grandes retos sociales actuales a través de una investigación e innovación éticamente aceptable, socialmente deseable y sostenible. 

El Programa Marco de Investigación de la Comisión Europea Horizonte 2020 para la financiación de la investigación Europea, se articula en Siete Grandes Retos Sociales en los que la RRI es transversal
- Salud, cambio demográfico y bienestar. 
- Seguridad alimentaria, agricultura y silvicultura sostenibles, investigación marina, marítima y de aguas continentales y la bioeconomía. 
- Energía segura, limpia y eficiente. 
- Transporte inteligente, ecológico e integrado. 
- Acción climática, medioambiente, eficiencia en la obtención de recursos y materias primeras. 
- Sociedades inclusivas, innovadoras y reflexivas. 
- Libertad y seguridad de Europa y su ciudadanía. 

Es por ello que las siglas RRI ya no pueden dejarnos indiferente...

lunes, 21 de octubre de 2019

Día Nacional de la Pediatría 2019... en Alicante


Desde el año 2014, la Asociación Española de Pediatría (AEP) marcó el 8 de octubre como DÍA NACIONAL DE LA PEDIATRÍA (DNP). Se marcó ese día, 8 de octubre, pues ese día marca las 40 semanas de gestación de un niño o niña que haya sido gestado a primero de año (yo puedo dar fe de ello…). Y se celebra anualmente con el objetivo marcado por la AEP de hacer presente la importante figura de la Pediatría y de los pediatras en nuestra sociedad, como valedores de la salud física, mental y social de la infancia y adolescencia, reivindicando un modelo de asistencia pediátrica modélico y que no pocas veces se cuestiona.

Y un año más lo celebramos en la provincia de Alicante a lo grande - y en nuestra VI edición -, combinando los dos verbos del siglo XXI: sumar y compartir. Este día se celebra el día 8 de octubre (o alrededor de esta fecha) con un acto protocolario en la sede de la AEP. Pero en Alicante lo celebramos con un encuentro científico y personal anual de todos los pediatras de Alicante (de atención primaria y atención especializada, adjuntos y residentes, en instituciones públicas y privadas), así como de todos los profesionales sanitarios vinculados con la atención infanto-juvenil (enfermería, auxiliares, y especialidades médicas relacionadas con Pediatría). Pensar que es el día de la PEDIATRÍA, no del pediatra.

Y lo realizamos con un doble acto, como cada año, un acto científico y un acto social. Y así ha sido este DNP 2019 en Alicante, celebrado el pasado 15 de octubre: 
- El acto científico, de 12 a 14,30 hs, en el que se expusieron 13 ponencias (de todos los centros sanitarios de la provincia que han podido colaborar este año), y en el que se les ha pedido que nos relaten proyectos o actividades relevantes en sus Centros de Salud y Departamentos de Salud. Y este año también contamos con la colaboración de la Sección de UCI Pediátrica del Hospital General Universitario de Alicante.


En este enlace podéis acceder a todas las presentaciones, con temas de gran interés como:
- "La importancia de la genética (y del genetista) en el diagnóstico en Pediatría”. Hospital Vinalopó (Elche)
-"Control de la obesidad infantil mediante seguimiento en Hospital de Día: experiencia piloto". Hospital de Torrevieja (Torrevieja)
- "Estudio de regiones de homocigosidad en niños con TEA”. Hospital Marina Baixa (Villajoyosa)
- "Técnica rápida y sencilla de canalización umbilical”. Hospital Vega Baja (Orihuela)
- "Cribado neonatal de fibrosis quística en la provincia de Alicante”. Hospital Universitario San Juan (San Juan de Alicante)
- "¿Es la relación Pediatría de Atención Primaria-Hospital una relación del siglo XXI”. APEPA (Asociación de Pediatría Extrahospitalaria Provincia Alicante)
- "Servicio de Pediatría Departamental: de la teoría a la práctica”. Hospital MarinaSalud (Denia)
- "ITU en la edad pediátrica: ¿sigue siendo la gentamicina el antibiótico de elección”. Hospital Universitario de Elche (Elche)
- "Abriendo puertas: actualización 3.0”. Sección de UCI Pediátrica, Hospital General Universitario de Alicante (Alicante)
- "Banco de leche de la provincia de Alicante: dos años de funcionamiento”. Hospital General Universitario de Alicante (Alicante)
- “La pobreza infantil en nuestro entorno”. Conferencia extraordinaria

- El acto social correspondió a la comida homenaje al Dr. Fernando Goberna, a quien dedicamos el Premio Pediatra Destacado de Alicante 2019. El premio, en realidad, es nuestro cariño, consideración y abrazo. Pero no hay premio como ese.

Una reunión donde recordamos cuál fue el eslogan del DNP 2019: “Salud del adolescente. PROMESA de la Pediatría”. PROMESA hace referencia a dos cuestiones. Por un lado, responde a las siglas del plan puesto en marcha este año desde la AEP: Plan de Reestructuración y Organización Multidisciplinar Estratégico en Salud del Adolescente. Y por otro, quiere transmitir el mensaje directo a los adolescentes de que los profesionales pediatras estarán siempre a su lado, velando por su salud, vengan o no a la consulta, estén sanos o necesiten ayuda con una patología en concreto o con cualquier cuestión que les inquiete.

Y con todo ello confirmamos que este Día Nacional de la Pediatría en Alicante es científicamente válido y afectivamente necesario. Gracias a todos. Y hasta el próximo año, en la conmemoración del DNP 2020.

sábado, 19 de octubre de 2019

Cine y Pediatría (510). “La telaraña de Carlota”, la telaraña de la amistad y la lealtad


Es habitual que de grandes cuentos, cuentos para la infancia con mensajes para los adultos donde se conjugan la fantasía con la realidad, surjan tarde o temprano la película correspondiente. En Cine y Pediatría ya podemos rememorar unos cuantos, como por ejemplo El señor de las moscas (Peter Brook, 1963), El tambor de hojalata (Volker Schöndorff, 1979), La historia interminable (Wolfgang Petersen, 1984), Matilda (Danny DeVito, 1996), La tumba de las luciérnagas (Isao Takahata, 1998), Un puente hacia Terabithia (Gábro Csupó, 2007), Persépolis (Marjane Satrapi y Vincent Paronnaud, 2007), El niño de marte (Menno Meyjes, 2007), Donde viven los monstruos (Spike Jonze, 2009), La vida de Pi (Ang Lee, 2012), El extraordinario viaje de T.S. Spivet (Jean-Pierre Jeunet, 2013), El principito (Mark Osborne, 2015), Un monstruo viene a verme (Juan Antonio Bayona, 2016), La vida de Calabacín (Claude Barras, 2016), o Wonder (Stephen Chbosky, 2017), entre otros. 

Y hoy regresa una más. Porque “Charlotte’s Web” es un hermoso libro de literatura infantil publicado en 1952 por E. B. White, un libro que debido a su fácil lectura y los grandes mensajes que da es uno de los libros favoritos de niños y adultos, un clásico de la literatura infantil estadounidense y mundial. Y posiblemente uno de los títulos más editados de la literatura para niños, probablemente porque es muy leído en las escuelas del mundo anglosajón, por lo que no hay duda de que ha tenido su versión cinematográfica, dos en concreto: la primera versión fue de animación tradicional producida por Hanna Barbera, bajo el título de Las aventuras de Wilbur y Carlota (Charles A. Nichols e Iwao Takamoto, 1973) y la segunda es la que hoy nos convoca, La telaraña de Carlota (Gary Winick, 2006). 

La narración está situada en una granja donde nace un lechón tan escuálido que el granjero se dispone a sacrificarlo. Pero su hija consigue que se lo regale para criarlo con biberón y que después viva en un establo, entre los otros animales. Y aquí comenzará la historia de una amistad entre la niña, el cerdito Wilbur y una memorable y filosófica araña, Carlota, quien teje en su telaraña palabras para definir a su nuevo amigo. La relación de los amigos pronto tendrá un propósito muy claro: salvar a Wilbur del matadero a través de su éxito en la feria de animales. Pero la mezcla inseparable de la vida y la muerte que consiste en el núcleo duro de la obra toma un nuevo camino cuando, en la misma feria, Carlota sabe que ha llegado al final de su corta vida. Wilbur salvará entonces sus huevos y los llevará de nuevo al establo, donde cada primavera nacerán nuevas arañas que se esparcirán por el campo, aunque siempre se quedarán algunas para renovar el vínculo entre en Wilbur y las descendientes de Carlota. El relato, hecho de diálogos y acciones bien encadenadas, respira la placidez, la aventura y la descripción de sentimientos que hayamos a menudo en la tradición anglosajona de narraciones protagonizadas por animales de la campiña. 

Es esta historia todo un clásico que mantiene todo su encanto, y sus muchas enseñanzas reflejadas en estas frases y pensamientos: “Confía en mí, Wilbur. La gente es muy crédula. Creerán cualquier cosa que vean impreso”, “No escribas sobre el hombre; escribe sobre un hombre”, “Wilbur no quería comida, quería amor”, “Si puedo engañar a un insecto … sin duda puedo engañar a un hombre. La gente no es tan inteligente como los insectos”, “Usted ha sido mi amiga, eso en sí es algo tremendo”, “Es muy satisfactorio ganar un premio frente a mucha gente”, “No lo entiendo, y no me gusta lo que no entiendo”, “Después de todo, ¿qué es una vida? Nacemos, vivimos un poco y morimos. Es el ciclo vital natural”, “¡Nunca te apures y nunca te preocupes!”

La telaraña de Carlota, tanto la novela como la película, resguardan un gran mensaje sobre la amistad, la unidad y el verdadero amor, un libro para niños con mensajes para todas las edades. La película comienza durante la primavera en una granja en el estado estadounidense de Maine. Cuando la niña Fern Arable se da cuenta de que su padre planea matar una cría de cerdo por ser demasiado pequeña, y le convence de que no la haga. Éste da la pequeña cría a Fern, quien lo llama Wilbur y lo cría como su mascota. Pero cuando Wilbur se hace adulto, Fern se ve forzada a llevarlo a la granja de su tío Zuckerman, donde será preparado para una cena de Navidad. 

Y a lo largo de la película vemos desfilar los diferentes animales de la granja (y las voces que lo doblan, de ahí de la importancia – siempre – de la versión original): el cerdo Wilbur (Dominic Scott Kay), la araña Charlotte (Julia Roberts), la rata Templeton (Steve Buscemi), la oveja Samuel (John Cleese), el ganso Gussy (Oprah Winfrey), la vaca Bitsy (Kate Bates), el caballo Ike (Robert Redford)… y la narración de Sam Shepard. Y en el papel de la niña Ferna la adorable actriz Dakota Fanning, quien ya forma parte de la familia de Cine y Pediatría, en películas tan significativas como Yo soy Sam (Jessie Nelson, 2001), El fuego de la venganza (Tony Scott, 2004) y American Pastoral (Ewan McGregor, 2016). 

Y al final de la película se precipitan los mensajes y enseñanzas de esta película sobre el valor de la amista y la lealtad. Porque tras ganar Wilibur el premio, son significativas las palabras del granjero Zuckerman: “¿Qué puedo decir de este cerdo que no hay dicho ya? Sé que muchos de ustedes han venido a la granja a ver las palabras. Muchos me han preguntado cómo puede haber sucedido. No lo sé, pero ha ocurrido en un momento en el cual no vemos muchas cosas milagrosas. O quizás sí. Quizás la tengamos siempre alrededor cada día y no sepamos mirar. No podemos negar que nuestro pequeño Wilbur es parte de algo más grande que todos nosotros. Y la vida en esa granja es mucho mejor con él. Es un cerdo muy especial”

Y al final, tras la muerte de Carlota al dar la vida por su progenie, toda una reflexión en off: “No puede decirse que Carlota se hubiera ido para siempre. Vivía en los corazones de quienes la conocieron y en los de quienes no la conocieron. Algo había cambiado en el condado de Somerset. Era como si la gente supiera que ahora vivía en un lugar especial. Y en pequeños detalles empezaron a ser especiales, un poco más ambles, más comprensivos. Y los animales también se sintieron distintos. Más unidos. El calor de su amistad les ayudó a pasar los largos meses fríos. Lo mostraron en pequeños gestos de amabilidad, de paciencia inusual y promesas cumplidas. Hasta el más duro de los corazones se puso a tono para la ocasión. Y al final, la mayor de todas las promesas: un cerdo de primavera vio su primera nevada. Fue como si propia Carlota hubiera agitado el cielo. Como siempre, la calma del invierno siguió hasta el primer deshielo. Y luego, los primeros brotes de la primavera. Y antes de que te dieras cuenta, la vida había vuelto al punto de partida”. Y este colofón, que bien vale una novela y una película: Este es el milagro de la amistad. No es frecuente encontrar a alguien que sea un buen amigo y escritor. Carlota era ambas cosas”.

 

miércoles, 16 de octubre de 2019

Nuevo Curso en Continuum: Atención integral del neonato


Continuuum...amos con fuerza y continúan los cursos de formación on line. Hoy anunciamos el "Atención integral del neonato", liderado por la Sociedad Española de Neonatología. 

A través del presente curso se propone proporcionar al alumno conocimientos y habilidades necesarios para mantener y mejorar su competencia en el conocimiento de la atención integral del neonato. Para ello, se pretende que el alumno sea capaz de conocer la patología fetal infecciosa más frecuente y de realizar unos cuidados al nacimiento, exploración física por sistemas y aparatos, detectando los parámetros clínicos y fisiológicos alterados y la importancia del asesoramiento genético. 

El curso está dividido en seis módulos, que son: 
- Corioamnionitis. Actitud en la madre y en el recién nacido 
- Retraso de crecimiento intrauterino. Bajo peso para edad gestacional 
- Infecciones antenatales: citomegalovirus, varicela, toxoplasma, lúes 
- Asesoramiento genético 
- Adaptación a la vida extrauterina. Cuidados perinatales inmediatos. Piel con piel 
- Exploración física normal. Parámetros fisiológicos de normalidad. Regulación de la temperatura 

En cada unidad didáctica se ofrece también información complementaria para los alumnos que quieran profundizar en un determinado aspecto. El curso está tutorizado, lo que implica que, a lo largo del curso, estaremos a su disposición para ayudarles a resolver las dudas que se les planteen. 

Al finalizar la actividad, el alumno habrá conseguido una serie de competencias que se recogen en estos objetivos
- Conocer la patología infecciosa más frecuente que puede afectar a la madre y feto y es susceptibles de condicionar la vida extrauterina. 
- Conocer los mecanismos de adaptación a la vida y la exploración normal de un recién nacido. Conocer la fisiología del recién nacido sano y los parámetros de normalidad de la monitorización. 
- Conocer cómo se debe realizar el asesoramiento genético de enfermedades de base genética susceptibles de detectarse en esta época de la vida. 
- Conocer las características del bajo peso y del retraso de crecimiento intrauterino y las repercusiones que puede tener a corto y largo plazo. 

Todo esto en un curso de 72 hs lectivas y 2 meses de duración (comienzo el 7 noviembre 2019 y finalización el 9 enero 2020), acreditado con por la Comisión de Formación Médica Continuada y avalado por un equipo de pediatras con amplia experiencia docente en esta materia. 

Además, todos los socios de la Asociación Española de Pediatría, y en particular, los residentes de pediatría, se beneficiarán de un precio especial, fijado por el Comité Ejecutivo de la AEP, con objeto de que su coste no suponga un obstáculo para su realización en quienes deseen formarse en esta materia. 

Toda la información e inscripciones en la página web de Continuum.

lunes, 14 de octubre de 2019

Lo que aprendimos en el II Curso Nacional de Tabaquismo en Pediatría


El II CURSO NACIONAL DE TABAQUISMO EN PEDIATRÍA celebrado el pasado 4 de octubre de 2019 en el Hospital General Universitario de Alicante reunió a pediatras y expertos en tabaquismo. La calidad, calidez, saber y compromiso de los ponentes llegados de todos los ámbitos profesionales y Comunidades Autónomas de España nos han dejado algunos mensajes clave para la reflexión. 

En este enlace podéis revisar todas las comunicaciones de este curso. 

Y en este post recogemos algunos mensajes clave, a vuelapluma, y en cada una de las cuatro mesas redondas. 

Mesa 1. Inicio, presente y futuro en la prevención del tabaquismo infantil. 
- Las leyes de 2005 y 2011 frente al tabaquismo deben seguir avanzando. Y ello porque el tabaco es la principal causa de años perdidos, muy por delante de la obesidad, hipertensión o diabetes, por citar algunos. 
- Por cada 10 muertes en fumadores activos se produce una muerte entre los fumadores pasivos. 
- En países desarrollados el tabaco y sus consecuencias consume el 15% del gasto sanitario. 
- Las drogas más consumidas son alcohol, tabaco e hipnosedantes; el cannabis es la droga ilegal más consumida. Y hay diferencias de género: porque el consumo de drogas ilegales es más frecuente entre los hombres, mientras que el consumo de drogas legales es mayor entre las mujeres. 
- El círculo del tabaco y las desigualdades sociales están íntimamente relacionadas. 
- En países desarrollados el tabaco consume el 15% de los recursos sanitarios. 
- El cigarrillo electrónico es una droga de diseño a la carta especialmente dirigida a adolescentes. En Estados Unidos es una epidemia y ya en 2018 la mitad de los adolescentes han probado el cigarrillo electrónico, pero en España ya estamos superando el 20%. 
- Especial atención a la promoción directa o solapada del hábito de fumar en el cine y las series de televisión. Ojo a Netflix, donde destaca la serie Stranger Things como la serie con más tabaco. 
- Estamos muy lejos del Objetivo 2040 de que la prevalencia del tabaquismo sea inferior al 5% en la población. La campaña actual en España "Que no te engañen. El tabaco ata y mata" es solo un pequeño paso de lo mucho que resta por hacer de forma coordinada entre profesionales sanitarios, educadores, gestores, políticos y sociedad. 
- El modelo islandés ha sido un milagro en 20 años : Islandia ha pasado de tener el mayor consumo mundial de alcohol, tabaco y cannabis en jóvenes a ser el país con menor consumo mundial. Por ello su modelo Youth Planet debe exportarse: ya presente en 29 países y 100 ciudades de todo el mundo. 
- Se precisa un cambio de paradigma en la lucha frente al trabajo en la infancia y adolescencia (testado en el modelo islandés), un cambio con tres pilares básicos: evidencia científica, enfoque comunitario y diálogo (políticos-clínicos-investigadores).

Mesa 2. Dificultades y posibilidades en el control del tabaquismo infantil. 
-El poder de la nicotina y su entorno cumple con los tres elementos necesarios para una conducta adictiva: sustancia psicoactiva, condicionamiento operante (reforzamiento) y condicionamiento clásico (o pavloniano). 
- Porque fumar no es primariamente una enfermedad, fumar es primariamente una conducta. Una conducta que es un grave factor de riesgo de enfermedad y de trastornos adictivos. 
- En el abordaje del adolescente fumador, cabe preguntarse ¿qué ganará dejando de fumar? (dinero, salud, rendimiento deportivo, rendimiento académico, tranquilidad, autonomía,...), pero también ¿qué pierden dejando de fumar? (espacios de socialización, imagen, estatus, ansiolítico, llamar la atención, canalización de emociones,...) 
- En la entrevista tabáquica con adolescentes hay que saber desterrar mitos y creencias sobre el tabaco y cannabis. Y sobre todo hay que saber abordar la entrevista con el adolescente: intentar escuchar, crear vínculo, vigilar comentarios, no emitir juicios de valor, evitar al máximo escribir en presencia del chico, tener una conversación y no un interrogatorio. 
- El aumento del consumo de tabaco y derivados en cine y televisión puede estar influyendo de manera decisiva en el aumento de consumo en la población española, tanto por aumentar la incorporación de adolescentes como por mantener la adicción en adultos y dificultad en el cese. 
- En España no existe ninguna reglamentación para anular, limitar o contrarrestar las escenas de consumo de nicotina/cannabis en medios. 
- Es una prioridad abordar el tema del tabaquismo en cine y televisión, ya que sin regulación la industria del tabaco tiene completa libertad de promoción y es prácticamente imposible el control del tabaquismo. Las normativas salvan vidas y, en este sentido, desde este curso ha surgido un Documento de compromiso frente al tabaquismo en medios de comunicación. 
- El tabaquismo ambiental (con el humo de segunda, tercera y cuarta mano) es un problema sanitario con elevada morbimortalidad frente al que hay que buscar soluciones. 
- La experiencia del programa TASPI (Tabaquismo ambiental y salud perinatal) incentiva el abordaje del tabaquismo de forma estructurada, coordinada y homogénea en las siguientes etapas de la vida: pre-gestacional, gestacional, postparto y primera infancia. 

Mesa 3. Mesa ilegal. 
- Es importante conocer (y reconocer) el impacto de la exposición prenatal al tabaco y al cannabis en la salud pediátrica (y en todas las edades de la edad pediátrica). 
- Porque la prevalencia de embarazos expuestos al tabaco (activo + pasivo) oscila entre el 40-62% y la prevalencia de embarazos expuestos a cannabis (activo + pasivo) oscila entre el 10-14%. 
- El consumo de cannabis es un facilitador del tabaquismo en la adolescencia y viceversa: el 89-85% de consumidores de cannabis son a la vez consumidores de tabaco. De hecho, el efecto no deseado más frecuente en fumadores de cannabis es la adicción al tabaco. Hay datos que apoyan la "puerta inversa" de inicio o el inicio conjunto. 
- Hay que desterrar las falsas creencias sobre el cannabis, entre ellos: el cannabis es más natural que el tabaco, el cannabis no produce efectos perjudiciales para la salud o el porro es terapéutico. 
- El policonsumo tabaco + cannabis conlleva mayores problemas de salud y podría producir efectos complementarios antagónicos o sinérgicos. 
- Todas las drogas dan problemas, pero curiosamente las que dan más problemas (de salud pública) son las drogas "legales" y no por legales, sino por "normalizadas". 
- Legalizar el cannabis no apoya algo tan importante como la desnormalización de una droga que ocasiona problemas de salud, problemas familiares, problemas sociales, problemas económicos y problemas personales. 
- Por ello, más que legalizar el cannabis, lo que realmente interesa es desnormalizar el consumo. 
- El contrabando de tabaco no mejora este panorama y es especialmente importante en algunas regiones como Andalucía y Galicia.

Mesa 4. Evidencias sobre el tabaquismo pasivo y enfermedad. 
- La exposición pasiva al tabaco es un continuum en la infancia y es mayor cuanto menor es el niño. 
- El tabaquismo de la madre gestante, incluso de segunda mano, tiene efectos deletéreos a nivel cardiovascular en la descendencia tanto a corto como a largo plazo y favorece el desarrollo de la obesidad en la infancia y adolescencia. 
- Existen evidencia de que la exposición al tabaco de segunda mano incrementa en los niños el riesgo de arterioesclerosis y parece que puede incrementar el riesgo de obesidad, dislipemia, hipertensión arterial y síndrome metabólico en la edad adulta. 
- A nivel respiratorio el cigarrillo electrónico no parece más seguro que el tabaco, y a nivel cardiovascular parece lesivo incluso sin nicotina. 
 El tabaquismo pasivo en la infancia y el activo en la adolescencia, puede incrementar el riesgo cardiovascular , incluso si se abandona el hábito en la época adulta. 
- Dentro de la prevención de la enfermedad cardiovascular ha de incluirse un cribado del tabaquismo parental, un consejo claro y favorecer procesos de deshabituación tabáquica. 
- El tabaquismo es responsable de aproximadamente el 30% de todas las muertes por cáncer. Y causa cáncer en todo el cuerpo. 
- Los tres factores ambientales cancerígenos más frecuentes son el tabaco, el alcohol y las infecciones. Hay evidencia de que los carcinógenos ambientales llegan al feto y producen alteraciones relevantes para la carcinogénesis en adultos y son predictivos de aumento del riesgo de cáncer. 
- La asociación cáncer y con el tabaquismo paterno es más consistente que con el tabaquismo materno. 
- La exposición pasiva al humo del tabaco afecta al desarrollo pulmonar y a las enfermedades respiratorias secundarias, con el origen de ciertas enfermedades respiratorias crónicas de adultos que se iniciarán en la infancia. 
- La evolución de la función pulmonar está influida tanto por exposición prenatal al humo del tabaco como por la postnatal.
- La relación entre el tabaquismo pasivo infantil y las enfermedades respiratorias es más que evidente en la práctica clínica y en la investigación: bronquiolitis, bronquitis, asma, etc.

En este enlace podéis encontrar la presentación con las CLAVES del II Curso Nacional de Tabaquismo en Pediatría.